GENOCIDIO

genocidio

Del gr. γένος génos ‘estirpe’ y -cidio.

  1. m. Exterminio o eliminación sistemática de un grupo humano por motivo de raza, etnia, religión, política o nacionalidad. U. t. en sent. fig.

No lo digo yo. Lo dice la RAE. Y como bien expresa en su definición, usado también en sentido figurado, bien podría aplicarse este término a lo que está ocurriendo con millones de fumadores en todo el mundo. Si bien, no un genocidio por acción, sí podría calificarse perfectamente como un genocidio por omisión. Un genocidio motivado por mentiras. Esta entrada es mi opinión personal expresada en mi blog personal y se aleja de lo políticamente correcto. A quien no le guste no tiene más que hacer click en la crucecita de la esquina superior derecha.

Llevamos unos días con terroríficos titulares que todos conocéis. No voy a entrar al detalle clínico puesto que seguro que todos habéis leído ya la letra pequeña y, en mi opinión, hace mucho tiempo que aquí lo que menos pinta es la ciencia. Inhalación en vapeadores de ACEITE de Cannabis procedente de MERCADO NEGRO sin haber pasado controles de calidad. Posibilidad teórica de neumonía lipoidea o,incluso más probable, de neumonitis química motivada por la inhalación de algún componente tóxico o pesticida procedente del propio cultivo de Marihuana, por ejemplo myclobutanil, o de la adulteración para cortar los líquidos. Nada que ver con el mercado regulado de Productos de vapeo con nicotina.

TITULARES EN TODO EL MUNDO: MÁS DE 150 CASOS Y UN MUERTO, POR UNA EXTRAÑA ENFERMEDAD PULMONAR MOTIVADA POR EL VAPEO.

Es un insulto a la inteligencia culpar al frasco por los efectos del veneno, a la vaca por el brote de Listeriosis o al coche por el accidente de tráfico. Sin embargo, esos titulares funcionan y tienen una motivación muy clara. Todos sabemos que utilizar la desinformación como estrategia de control de la población no es algo nuevo. Muchos han aprendido de las tácticas de propaganda de Goebbels en la Alemania nazi.

La desinformación se usa constantemente en todo aquel conflicto donde hay intereses, en este caso, con el vehículo del “Título de Autoridad” y de los medios de comunicación como herramienta; medios que se nutren de sus mecenas e inversores y de los titulares más sensacionalistas posible que aumentan el número de visualizaciones.

Sin embargo, el uso de la desinformación, cuando se trata de asuntos de salud pública, tiene o debería tener implicaciones éticas y morales más profundas para aquellos que la utilizan. Se trata de la vida de las personas. Se trata del juramento hipocrático. Se trata, al menos en el caso de un ser, que se hace llamar humano, de poder dormir por las noches.

En el caso concreto de las herramientas de reducción de daños por tabaquismo en general, sea tabaco calentado, productos de nicotina sin humo y especialmente en el caso del cigarrillo electrónico, los niveles de desinformación ya llegan a un punto que sólo puede calificarse como surrealista. Y los efectos de semejantes titulares son automáticos. El terror de la población al producto y, por tanto, que los fumadores sigan fumando y, en definitiva, muertes. Millones de muertes, dolor y sufrimiento. ¿Por qué motivo? No es difícil tirar del hilo. ¿Quién se lucra con la muerte y la enfermedad? Ya hay varios artículos de fuentes importantes dando vueltas por las redes que podéis leer con el traductor.

Pero quiero señalar la evolución de algunos hechos desde Septiembre del año pasado, tanto a nivel mundial, como en España. Justo el día que acabamos el primer THR Summit Spain, que a pesar del intento de boicoteo conseguimos realizar con éxito, nos despertamos con este precioso video que muchos habréis visto y que ilustraba el anuncio de “epidemia de vapeo adolescente” en EEUU justo pocos días antes de la celebración del COP8 de la OMS; qué casualidad. Sólo como dato, esta es la evolución de las tasas de tabaquismo adolescente desde que apareció el vapeo en EEUU. Sin comentarios:

usa

Todos conocemos además la caída histórica en la prevalencia de tabaquismo en Reino Unido desde que se promociona el cigarrillo electrónico, llevando a su Ministerio de Sanidad a anunciar que utilizando los productos de reducción de daños en su plan integral de control del tabaco, pretenden alcanzar el estatus de País Libre de Humo para 2030. Similares pasos están siguiendo otros países como Nueva Zelanda, Canadá, Islandia o Francia afrontando con valentía sus propios problemas al respecto. Euromonitor estima que en 2021 el mercado mundial de vapers alcanzará los 55 millones, con un crecimiento exponencial.

Desde septiembre del año pasado, la ofensiva desinformativa se ha incrementado de manera igualmente exponencial.

Y mientras tanto…en el mundo sigue habiendo 8 millones de muertos anuales a causa del tabaco…y subiendo. 8 millones frente a un brote de 150 personas y un muerto supuestamente por culpa del vapeo que, como hemos explicado, no es tal.

En España, 52000 muertos al año, con tasas de tabaquismo similares a las previas a las leyes antitabaco.

¿Y por qué la desinformación es especialmente intensa ahora en España? Porque lo primero que va a ocurrir cuando haya nuevo gobierno, a nivel de políticas sanitarias, es la reapertura de la ley antitabaco, de manera que el actual marco regulatorio sobre los productos de reducción de daños puede cambiar muchísimo y a peor. Leyes que alejarán a los fumadores de herramientas que pueden salvarles la vida. ¿Qué nombre le ponemos a esto?

Por supuesto, seguiremos intentando lucharlo con uñas y dientes a pesar de TODO (este TODO incluye multitud de variables internas y externas al pequeño mundo del vapeo). A pesar de que somos sistemáticamente silenciados y boicoteados por una u otra causa cercana o lejana, el esfuerzo de las Asociaciones, y de nuevas entidades como la Plataforma Médica española por la Reducción de Daños por Tabaquismo, que nació también gracias a las Asociaciones, continúa; seguiremos haciendo de David contra Goliat.

Sólo como dato. La Plataforma, a pesar de estar integrada por médicos, científicos y catedráticos de prestigio, ya desde su nacimiento hace sólo cinco meses ha sido vetada por varios medios de comunicación, en varias publicaciones y eventos “científicos”, varios de sus integrantes han sufrido incluso amenazas por adherirse a su decálogo. Este es solo un pequeño ejemplo de en qué condiciones tenemos que trabajar… y lo seguiremos haciendo.

Seguimos; tanto los médicos, científicos e instituciones que nos apoyan, que son muchos y cada vez más, como las Asociaciones tanto nacionales, como internacionales, porque todos vamos a una. A pesar de que nos silencien, de que no tengamos suficientes manos, de que el día no tenga 48 horas y no podamos publicar a los cuatro vientos lo que pasa, lo que se hace y cómo son las cosas detrás de la barrera y, sobre todo, gracias a los vapers. Los que realmente habéis experimentado en vuestro cuerpo lo que es no tener que morder el aire para respirar. Sois vosotros los que tenéis el mayor poder y lo sabéis; tanto delante como detrás del mostrador. Seguid hablando con los fumadores, seguid desmintiendo toda la basura que se publica con argumentos que permitan al fumador tomar una decisión informada. Sois imparables y eso es lo que ellos más temen. Como decía el proverbio, “Quien salva una vida, salva al mundo entero”. Seguid salvando vidas.

 

CONTEXTO ACTUAL EN LA APLICACIÓN DE POLÍTICAS DE REDUCCIÓN DEL DAÑO POR TABAQUISMO EN LA SALUD PÚBLICA. LA EVIDENCIA CIENTÍFICA SOBRE EL CIGARRILLO ELECTRÓNICO 2019.

Hace bastante que no he podido dedicarme a escribir entradas de este mi blog personal, sin embargo, mi tiempo está ampliamente centrado en trabajar por la Reducción de Daños por Tabaquismo y, ahora que tengo un ratito, quiero proporcionar aquí también información que considero muy valiosa y que ha surgido a consecuencia del trabajo de los últimos meses.

La labor de las Asociaciones, de las que me siento muy honrada de formar parte contribuyendo con mi granito de arena, ha servido para conseguir cosas muy importantes tanto en España, como a nivel internacional. Quiero ahora compartir con vosotros toda la información útil y en español que sucede a esos eventos, para que la tengáis localizada y podáis usarla a conveniencia, tanto en España, como especialmente en los países de latinoamérica, que tanto están sufriendo últimamente con los ataques indiscriminados a la Reducción de Daños por Tabaquismo.

Por un lado, el pasado septiembre y como todos sabréis, conseguimos organizar el primer congreso científico sobre Reducción de Daños por Tabaquismo en España. El THR SUMMIT SPAIN, que se celebró en Barcelona el pasado septiembre y contó con la presencia de Doctores clave en la ciencia de la Reducción de Daños a nivel mundial. El congreso íntegro puede visualizarse en vídeo, tanto en español como en inglés, así como las diapositivas de las ponencias en este enlace. En él se tocan todas las materias más importantes sobre THR, desde los efectos del vapeo en la salud, el vapeo pasivo, la toxicidad de la nicotina, la teoría de puerta de entrada, o las políticas públicas, todo ello directamente en boca de grandes expertos que es un auténtico placer escuchar.

Por otro lado y, a consecuencia precisamente del SUMMIT, informaros de que el pasado marzo, se creó la primera Plataforma Médica española para la defensa de la Reducción de Daños por Tabaquismo, integrada por médicos, científicos, catedráticos y profesionales sanitarios españoles. La Plataforma, con el tiempo, también tendrá una labor de divulgación de la ciencia sobre THR en español que podréis utilizar.

Finalmente, y sirviendo además para la actualización del blog, he realizado el siguiente informe, que analiza el estado de las cosas sobre las políticas THR a nivel internacional y hace una pequeña revisión del estado actual de la evidencia científica sobre el cigarrillo electrónico. Se trata de un análisis de más de 40 páginas en español que he decidido publicar en abierto, ya que en mi opinión, la información que se recoge en él debe ser de dominio público para que todo defensor de la THR pueda utilizarlo libremente para ilustrar la evidencia actual en multitud de situaciones, desde simples conversaciones, hasta reuniones con políticos y autoridades de distintos países. Espero de corazón que toda esta información resulte de utilidad para ayudar a que por fin la THR se considere por las instituciones como una herramienta clave para acabar con la mayor causa de muerte evitable; el tabaquismo.

INFORME DE LA COMISIÓN DE CIENCIA Y TECNOLOGÍA DEL PARLAMENTO BRITÁNICO. PENSAMIENTO CRÍTICO Y THR SUMMIT SPAIN.

El Comité de Ciencia y Tecnología del Parlamento de Reino Unido, Organismo compuesto por médicos expertos independientes cuya función es asesorar al gobierno en materias de ciencia y tecnología aplicadas a la salud y su regulación, publicó el pasado viernes su nuevo informe sobre los E-cigarrillos. El Informe revisa la base de evidencia actual sobre la nocividad de los cigarrillos electrónicos en comparación con los cigarrillos convencionales y analiza las políticas actuales en el país sobre los cigarrillos electrónicos, incluso en las unidades de salud mental del Servicio Nacional de Salud (NHS) y en las prisiones. El Comité concluye que los cigarrillos electrónicos no deben tratarse del mismo modo que los cigarrillos convencionales.

De hecho, estos médicos aseveran que los cigarrillos electrónicos pueden ser “el arma clave contra el tabaco” y piden que las regulaciones sobre los e-cigarrillos se relajen para que puedan ser usados ampliamente y aceptados en la sociedad, pidiendo:

-Mayor libertad para la publicidad y promoción por parte de la industria.

-Menores impuestos que reflejen su perfil de riesgo y potencial beneficio real a la salud de los fumadores.

-Una revisión anual pública sobre sus efectos sobre la salud.

-Un debate sobre las prohibiciones en espacios públicos que incluya transporte público, lugares de trabajo y los propios centros del NHS.

-La concesión a los cigarrillos electrónicos de licencia como medicamento.

-Una revisión de los límites de volumen en los envases de recarga y los tanques así como de la concentración máxima de nicotina.

-El fin de la prohibición del SNUS.

Miremos ahora hacia España. Si hay algo que está meridianamente claro es que, al menos, importantes instituciones médicas, científicas, políticas y parlamentarias en el mundo y, no sólo en Reino Unido, se plantean la Reducción de Daños como el motor para una de las mayores intervenciones en salud pública de todos los tiempos.

Sólo por ello, conocer de primera mano y evaluar la ciencia y los conocimientos actuales sobre Reducción de Daños por Tabaquismo debería ser prioridad para todo aquel científico, médico, investigador, sanitario o autoridad política que se precie de tener pensamiento crítico. El pensamiento crítico debe definir a todo científico, independientemente de que ya tenga una opinión formada (y a veces no informada) sobre el cigarrillo electrónico.

El próximo 19 de Septiembre, y organizado con un enorme esfuerzo por ANESVAP y MOVE, se celebra el primer congreso internacional sobre ciencia de la Reducción de Daños por Tabaquismo en España (THR SUMMIT SPAIN). Como puede observarse en la página web, a él acudirán los mayores expertos internacionales en el campo donde expondrán todo lo que sabemos hasta ahora sobre THR, así como nuevos resultados e importantes avances en sus investigaciones. El Congreso está mostrando una magnífica acogida entre muchos médicos, autoridades políticas y medios de comunicación que ya han confirmado su asistencia, lo que nos llena de ilusión para seguir.

Sin embargo, lo que deseamos de corazón, y por ello se han enviado cientos de invitaciones a estas personas y asociaciones, es que asistan especialmente aquellos que creen tenerlo todo claro acerca de la reducción de daños y que la rechazan por principio. Ellos especialmente son los que deberían tener mayor interés en este tipo de evento. Lo que dicta la ciencia es que, para poder evaluar algo, lo primero que se debe hacer es conocer todas sus facetas, de manera objetiva, sin prejuicios y sin dejarse llevar por el sensacionalismo. Normalmente, lo que se acaba descubriendo, es que todas las facetas tienen más puntos en común de lo que parece.

Esperemos que todos estos profesionales y Sociedades médicas que históricamente se han posicionado en contra de la THR, demuestren verdadero interés en, al menos, conocer con plenitud aquello que evalúan. Es lo mínimo, que debe hacer un científico.

Ojalá tengamos una avalancha de confirmaciones de los médicos que no apoyan la Reducción de Daños. Sería una magnífica noticia y un gran avance para todos.

Os dejo con un resumen del Informe del Parlamento británico, recordando una vez más que Reino Unido es país líder en políticas de prevención y Control del Tabaquismo con una de las menores tasas de tabaquismo del mundo. Espero que lo disfrutéis.

Imagen1

Según el informe, los cigarrillos electrónicos son estimados como un 95% menos dañinos que los cigarrillos convencionales y, a pesar de ser el país del mundo más aperturista en la inclusión del cigarrillo electrónico como herramienta de salud pública, con demasiada frecuencia, no es lo suficientemente considerado por el NHS como una herramienta más para dejar de fumar. El informe invita a que las reglamentaciones se flexibilicen en relación con la concesión de licencias (Notificaciones TPD), la prescripción de estos para dejar de fumar y la publicidad de los cigarrillos electrónicos con respecto a sus beneficios para la salud, a la vez que su nivel de impuestos y restricciones de uso en lugares públicos debe ser reconsiderado.

Menos dañino que los cigarrillos convencionales

Además de estimarse como un 95% menos dañinos que los cigarrillos convencionales, el Comité asevera que los cigarrillos electrónicos no son una “puerta de entrada al tabaquismo” significativa, incluso para los jóvenes no fumadores, y no representan un riesgo significativo a través de la inhalación de segunda mano o vapeo pasivo.

Actualmente, alrededor de 2,9 millones de personas en el Reino Unido usan cigarrillos electrónicos, se estima que unas 470,000 personas los usan como una ayuda para dejar de fumar, y decenas de miles se inician y los usan para dejar de fumar con éxito cada año.

Menos impuestos y más libertad para anunciar cigarrillos electrónicos

El Comité hace un llamamiento al Gobierno para que considere una regulación basada en el riesgo real de estos dispositivos, permita más libertad para publicitar los cigarrillos electrónicos como una opción relativamente menos dañina, y proporcione incentivos financieros, en forma de niveles más bajos de impuestos, para que los fumadores pasen de los cigarrillos a alternativas menos dañinas, como los cigarrillos electrónicos.

Además, pide una reconsideración de: su uso en lugares públicos, límites en los volúmenes y concentración de nicotina de los recipientes de recarga y tamaños de los tanques y su aprobación como terapia para dejar de fumar.

Programa de investigación a largo plazo

El Comité considera que el riesgo de que los fumadores sigan consumiendo cigarrillos convencionales es mayor que la incertidumbre sobre el uso a largo plazo de los cigarrillos electrónicos.

Para reunir pruebas independientes sobre los cigarrillos electrónicos y los productos de tabaco sin combustión, el Comité hace un llamamiento al Gobierno para que respalde un programa de investigación a largo plazo supervisado por Public Health England y el Comité sobre Toxicidad de Productos Químicos en los Alimentos, Productos de Consumo y Medio Ambiente y poner su investigación a disposición del público y de los profesionales de la salud.

El Comité también examinó la evidencia de que las personas con problemas de salud mental fuman significativamente más que el resto de la población y podrían beneficiarse considerablemente del uso de cigarrillos electrónicos, pero muchos responsables de los Servicios de salud mental están mal informados sobre los peligros de los cigarrillos electrónicos y están implementando innecesarias e inapropiadas prohibiciones dentro de sus instalaciones.

Comentarios del Presidente del Comité

Norman Lamb MP, Presidente del Comité de Ciencia y Tecnología:

“Fumar sigue siendo una crisis nacional de salud y el Gobierno debería considerar formas innovadoras de reducir la tasa de tabaquismo. Los cigarrillos electrónicos son menos dañinos que los cigarrillos convencionales, pero las políticas y regulaciones actuales no reflejan suficientemente esto y las empresas, los proveedores de transporte y los lugares públicos deben dejar de ver los cigarrillos convencionales y electrónicos como una sola cosa. No existe un fundamento de salud pública para hacerlo”.

 “Las preocupaciones de que los cigarrillos electrónicos podrían ser una puerta de entrada al tabaquismo convencional, incluso para los jóvenes no fumadores, no se han materializado. Si se usan correctamente, los cigarrillos electrónicos podrían ser un arma clave en el arsenal para ayudar a dejar de fumar del NHS”.

 “Los cigarrillos electrónicos son una herramienta comprobada para dejar de fumar y, si bien persisten las incertidumbres sobre su impacto a largo plazo en la salud, no explorar el uso de cigarrillos electrónicos podría llevar al uso continuo de cigarrillos convencionales, que actualmente matan a unas 79,000 personas en Inglaterra cada año. Los cigarrillos electrónicos con licencia médica les facilitarían a los médicos recomendarlos como una herramienta para para ayudar a quienes dejan de fumar. Los sistemas de aprobación para prescribir estos productos deben ser revisados ​​urgentemente”.

“El porcentaje de fumadores entre las personas con afecciones de salud mental sigue siendo obstinadamente alto, mientras que está disminuyendo en la población general. Las personas con problemas de salud mental tienen casi 2,5 veces más probabilidades de fumar en comparación con la población general. Por lo tanto, es extraordinario que un tercio de los Servicios de salud mental prohíban el uso de cigarrillos electrónicos por completo, mientras que tres cuartas partes de los Servicios del NHS se preocupan erróneamente por el vapor de cigarrillo electrónico de “segunda mano”. Esto es inaceptable. Las personas con problemas de salud mental están siendo maltratadas y el NHS parece haber dejado de darle prioridad. La política predeterminada del NHS debería ser que los cigarrillos electrónicos deberían permitirse en las unidades de salud mental”.

El Comité recomienda que:

-El Gobierno, la MHRA (Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios) y la industria del cigarrillo electrónico deberían revisar cómo los sistemas de aprobación de terapias para dejar de fumar podrían simplificarse para que los fabricantes de cigarrillos electrónicos presentaran un producto para licencia médica.

-Debería haber un debate más amplio sobre cómo se deben tratar los cigarrillos electrónicos en nuestros lugares públicos, para ayudar a llegar a una solución que, al menos, comience por la evidencia en lugar de conceptos erróneos sobre su impacto en la salud.

-El Gobierno debería continuar revisando anualmente las pruebas sobre los efectos en la salud de los cigarrillos electrónicos y extender esa revisión a los productos de tabaco sin combustión. Además, debe respaldar un programa de investigación a largo plazo supervisado por Public Health England y el Comité sobre Toxicidad de Productos Químicos en Alimentos, Productos de Consumo y Medio Ambiente con una herramienta online que ponga a disposición evidencia para el público y los profesionales de la salud.

-Debe revisarse el límite de volumen y concentración de nicotina en los e-líquidos, ya que los fumadores empedernidos pueden posponer el cambio a los cigarrillos electrónicos y la persistencia en el tabaquismo a causa de los mismos. La restricción del tamaño del tanque no parece estar basada en pruebas científicas y, por lo tanto, debe revisarse urgentemente.

-La prohibición de presentar reclamos o publicidad asociados a los beneficios sobre la salud de dejar de fumar usando cigarrillos electrónicos ha impedido que los fabricantes informen a los fumadores de los beneficios potenciales del producto y debe revisarse para identificar el alcance del cambio post-Brexit.

-Debería haber un cambio hacia un entorno regulatorio más proporcionado al riesgo; donde las reglamentaciones, las reglas publicitarias y las tasas impositivas reflejen la evidencia de los daños relativos de los distintos cigarrillos electrónicos, el tabaco sin combustión y los productos de tabaco disponibles.

-El NHS debe establecer una política de instalaciones de salud mental que permita el uso del cigarrillo electrónico por los pacientes a menos que los responsables puedan demostrar razones basadas en la evidencia para no hacerlo.

-El gobierno debería revisar la evidencia que respalda la prohibición actual del consumo de snus como parte de un movimiento más amplio hacia un marco regulatorio más consciente de los riesgos para los productos de tabaco y nicotina.

Igualito que en España… ¿Verdad?

ACTUALIZACIÓN PHE 2018: LOS CIGARRILLOS ELECTRÓNICOS ESTÁN ACELERANDO LA CAÍDA DE LAS TASAS DE TABAQUISMO EN REINO UNIDO

El Ministerio de Sanidad de Reino Unido acaba de publicar la actualización del informe PHE realizando la revisión 2018 de toda la evidencia científica disponible acerca del cigarrillo electrónico y los dispositivos Heat not Burn.

El informe llevado a cabo por expertos independientes y sin nexo alguno con la industria tabaquera o del cigarrillo electrónico, tales como los Profesores Robert West, Ann McNeil, Linda Bauld, Lion Shahab, John Britton o Peter Hajek, entre otros, nos presenta una actualización del PHE 2015 cubriendo campos como el uso de cigarrillos electrónicos en jóvenes y adultos, la percepción pública del producto, el impacto en la cesación tabáquica, la evaluación de los riesgos para la salud y el papel de la Nicotina.

Los hallazgos clave de la actualización son los siguientes:

  • El vapeo plantea sólo una pequeña fracción de los riesgos de fumar y cambiar completamente de fumar a vapear transmite sustanciales beneficios para la salud;
  • Los cigarrillos electrónicos podrían estar contribuyendo al menos a 20,000 nuevos casos de éxito en la cesación por año y posiblemente muchos más;
  • El uso de cigarrillos electrónicos se asocia con mejores tasas de éxito de abandono en el último año y una caída acelerada en las tasas de tabaquismo en todo el país;
  • Muchos miles de fumadores creen incorrectamente que vapear es tan dañino como fumar; alrededor del 40% de los fumadores ni siquiera han probado un cigarrillo electrónico;
  • Hay muchos malentendidos públicos sobre la nicotina. Menos del 10% de los adultos entienden que la mayoría de los daños a la salud por fumar no son causados por la nicotina;
  • El uso de cigarrillos electrónicos en el Reino Unido se ha estancado en los últimos años en poco menos de 3 millones;
  • La evidencia no respalda la preocupación de que los cigarrillos electrónicos son una puerta de entrada al tabaquismo entre los jóvenes. Las tasas de fumadores jóvenes en el Reino Unido continúan disminuyendo. El uso regular es raro y se limita casi por completo a las personas que han fumado.

La revisión de evidencia de PHE se produce unas semanas después de que un informe de las Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina de EE. UU. informe sobre los cigarrillos electrónicos. Su conclusión sobre la seguridad de los cigarrillos electrónicos también apoya que, de acuerdo con la evidencia disponible, “es probable que los cigarrillos electrónicos sean mucho menos dañinos que los cigarrillos de tabaco combustibles”.

Declaraciones:

El Profesor John Newton, Director de Salud en PHE dijo:

“Cada minuto alguien ingresa en el hospital por fumar, con alrededor de 79,000 muertes al año solo en Inglaterra.

“Nuestra nueva revisión refuerza el hallazgo de que el vapeo implica sólo una fracción del riesgo de fumar, al menos un 95% menos dañino, y un riesgo insignificante para terceras personas. Sin embargo, más de la mitad de los fumadores o creen falsamente que el vapeo es tan dañino como fumar o simplemente no lo saben”.

“Sería trágico que miles de fumadores que podrían dejar de fumar con la ayuda de un cigarrillo electrónico se estén retrasando en la cesación debido a los falsos temores sobre su seguridad”.

La Profesora Ann McNeill, autora principal y catedrática de Tobacco Addiction en el King’s College de Londres, dijo:

“Es motivo de gran preocupación que los fumadores todavía tengan una comprensión tan pobre sobre qué causa el daño de fumar. Cuando las personas fuman cigarrillos de tabaco, inhalan una mezcla letal de 7.000 componentes del humo, 70 de los cuales se sabe que causan cáncer”.

“La gente fuma por la nicotina, pero al contrario de lo que la gran mayoría cree, la nicotina causa poco o nada de daño. El humo tóxico es el culpable y es la causa abrumadora de todas las enfermedades y muertes relacionadas con el tabaco. Ahora hay una mayor variedad de formas alternativas de obtener nicotina como nunca antes, incluida la goma de mascar de nicotina, el aerosol nasal, las pastillas y los cigarrillos electrónicos “.

La Profesora Linda Bauld, autora y catedrática de Política de Salud de la Universidad de Stirling y presidenta del Instituto de Investigación Conductual para la Prevención del Cáncer, Cancer Research UK dijo:

“Se ha expresado la preocupación de que el uso de cigarrillos electrónicos llevará a los jóvenes a fumar. Pero en el Reino Unido, la investigación muestra claramente que el uso regular de cigarrillos electrónicos entre los jóvenes que nunca han fumado sigue siendo insignificante, menos del 1%, y el consumo de tabaco entre los jóvenes sigue disminuyendo a un ritmo alentador. Necesitamos seguir de cerca estas tendencias, pero hasta ahora los datos sugieren que los cigarrillos electrónicos no están actuando como una vía para fumar regularmente entre los jóvenes “.

Llamamientos de PHE:

PHE hace un llamamiento a los fumadores y a varios organismos para que actúen sobre la evidencia:

Fumadores: cualquier persona que haya tenido problemas para dejar de fumar debería intentar cambiar a un cigarrillo electrónico y obtener ayuda profesional. El mayor éxito de abandono se da entre aquellos que combinan el uso de un cigarrillo electrónico con el apoyo de un servicio local para dejar de fumar.

Los servicios locales para dejar de fumar y los profesionales de la salud: deben brindar apoyo conductual a los fumadores que desean dejar de fumar con la ayuda de un cigarrillo electrónico. Un nuevo curso de capacitación sobre cigarrillos electrónicos para profesionales de la salud por parte del Centro Nacional para Dejar de Fumar ya está en marcha.

MHRA (Agencia de Medicamentos y Productos del Cuidado de la Salud): debe continuar trabajando en la regulación y licencia de productos de cigarrillos electrónicos y apoyar a los fabricantes para agilizar la concesión de licencias de cigarrillos electrónicos como ayuda medicinal para dejar de fumar. PHE cree que hay evidencia convincente de que los cigarrillos electrónicos estarán disponibles para los pacientes del NHS.

Instituciones del NHS: para convertirse en verdaderas Instituciones libres de humo, los cigarrillos electrónicos, junto con las terapias de reemplazo de nicotina, deberían estar disponibles para la venta en las tiendas de todos los hospitales; nuestras políticas sobre el vapeo ayudan a los fumadores a dejar de fumar y mantenerse libres de humo; se deben eliminar las zonas para fumadores; y el personal de primera línea debería aprovechar cada oportunidad para alentar y apoyar a los pacientes a dejar de fumar.

El nuevo Plan gubernamental de control del tabaco para Inglaterra incluye el compromiso de “maximizar la disponibilidad de alternativas más seguras al tabaco” y deja claro que los cigarrillos electrónicos tienen un papel importante que desempeñar para lograr la ambición de una generación sin humo.

 

 

¡PASEN Y VEAN LA NUEVA PELI DE TERROR! CÁNCER 2 SECUELA DE FORMALDEHÍDO 1 PATROCINADA POR …

Ayer y hoy hemos amanecido con preciosos titulares en periódicos de todo el mundo. Para muestra un botón:

https://www.elespanol.com/ciencia/salud/20180130/cigarrillo-electronico-no-corazon-puede-provocar-cancer/281222363_0.html

Hyun-Wook Lee, de la Universidad de Nueva York y, agárrate que vienen curvas, para la Academia Nacional de Ciencias de EEUU (por lo del patrocinador y tal) firma un estudio sobre el impacto del vapeo (más correcto decir aerosol muy caliente de nicotina a altas concentraciones), en células y ratones, que se publica en su prestigiosísima revista PNAS.

Según los autores del estudio, descubrieron que el aerosol de e-liquid sin nicotina no daña el ADN de las células, pero que un aerosol de e-liquid con nicotina sí causa daños en las células. Al final de este experimento, los científicos encontraron daños en el ADN de los pulmones, la vejiga y las células del corazón de estos animales, así como una reducción en el nivel de reparación del ADN de las células en estos órganos, en comparación con los ratones que habían estado respirando aire filtrado durante el mismo período.

Lo curioso es que, para variar, se han olvidado de que el tabaco también lleva nicotina; y mucha más y, además, en combustión, lo que provoca una liberación brutal de nitrosaminas entre miles de otras cosas más. ¿Por qué en este tipo de estudios nunca se utiliza el control positivo natural del cigarro electrónico? Se han gastado una pasta en kits de nitrosaminas comerciales para decir que tienen un control positivo. ¿No habría sido más fácil utilizar el tabaco como control positivo obvio? Supongo que será cuestión de estética. Las gráficas no les habrían quedado tan bonitas y, los ratones, probablemente no habrían sobrevivido los tres meses a esas concentraciones de humo.

Por otro lado, los autores describen que el daño observado en estas dosis masivas (al menos lo reconocen) de nicotina para un ratón sería equivalente a los observados en humanos expuestos a tabaquismo pasivo, de hecho, los ratones fueron expuestos durante doce semanas al vapor de nicotina equivalente en dosis y duración a diez años para los humanos (o eso dicen en el artículo de prensa). Reconocen que, con estos datos, “aún no podemos decir nada sobre posibles consecuencias cancerosas. No podemos simplemente adivinar con la información que tenemos”. No obstante, los autores concluyen “Los cigarros electrónicos contienen menos sustancias cancerígenas que los cigarros convencionales, sin embargo, el vapor incrementaría el riesgo de contraer un cáncer pulmonar o de la vejiga, así como de desarrollar enfermedades cardíacas”.

¿Sí, pero no, pero no, pero sí?

Ahora me voy a la parte más diver del estudio; el material y métodos, y me encuentro con esto:

“Mice were exposed to ECS (10 mg/mL), 3 h/d, 5 d/wk, for 12 wk. ECS was generated by an E-cig machine, as previously described (64). An automated three-port E-cigarette aerosol generator (eAerosols) was used to produce E-cigarette aerosols from NJOY top fill tanks (NJOY, Inc.) filled with 1.6 mL of e-juice with 10 mg/mL nicotine in a propylene glycol/vegetable glycerin mixture (50/50 by volume; MtBakerVapor MESA). Each day the tanks were filled with fresh e-juice from a stock mixture, and the voltage was adjusted to produce a consistent wattage (1.96 A at 4.2 V) for each tank. The puff aerosols were generated with charcoal and high-efficiency particulate filtered air using a rotorless and brushless diaphragm pump and a puff regime consisting of 35-mL puff volumes of 4-s duration at 30-s intervals”.

El estudio proporciona los detalles de las dosis de nicotina administradas, pero sin entrar mucho al detalle de los niveles concretos de exposición (lo cual no es muy ortodoxo): Sin embargo, por lo que puedo inferir, hablamos de tres reservorios de 1,6 ml por día llenos con e-liquid a 10 mg / ml de nicotina, 5 días a la semana, durante 12 semanas. Es decir, y por lo que entiendo, están sometiendo a ratones de 20 gramos a concentraciones de 10 mg/ml, que usaría un humano de 80 kg.

Por otro lado, respecto al régimen de caladas, estamos sometiendo a ratones con pulmones de un gramo a un aerosol generado con un cigalike NJoy que contiene e-liquid a 10 mg/ml de nico, al que sometemos a un régimen de caladas de 4 segundazos a 4,2 voltios, lo que indudablemente va a provocar el sobrecalentamiento del dispositivo y la desestabilización de la molécula de nicotina por las altas temperaturas.

Las N-nitrosaminas procedentes de la nitrosación de la nicotina, como explican los autores, serían las causantes del daño genético observado en los ratones.

Ha sido ampliamente documentado, especialmente en industria alimentaria, que las Nitrosaminas pueden surgir mediante formación exógena (al someter un producto nitrogenado a diversos procesos, en el caso de los alimentos, el más importante es el tratamiento térmico aplicado en el cocinado, fritura, asado, cocción, etc.) y por síntesis endógena (en el organismo, fundamentalmente en la saliva y el estómago, debido a su pH ácido).

Y ahora yo me pregunto, ¿No será el haber sometido altísimas concentraciones de nicotina al sobrecalentamiento del dispositivo lo que ha provocado la liberación en exceso de Nitrosaminas que dañan el ADN?.

Lo lógico es esperar que si sometemos pulmones de un gramo y células en cultivo (ya transformadas e inestables por definición), que en ningún caso pueden extrapolase al comportamiento en el cuerpo humano, a una sopa saturada de nitrosaminas (sean endógenas o exógenas), aparezca obviamente daño en el ADN.

Lo que no es justificable de ningún modo, es que las declaraciones de los autores concluyan que vapear puede provocar cáncer y que precisamente ese sea el titular que aparece en todos los periódicos del mundo. Eso mata gente.

A continuación, expongo los comentarios al respecto del paper de marras por los “otros” Doctores:

El profesor Peter Hajek, director de la unidad de investigación de la dependencia del tabaco de la Universidad Queen Mary de Londres (QMUL), declaró: “En este estudio, las células humanas se han sumergido en la nicotina y las nitrosaminas cancerígenas disponibles en el mercado y, por supuesto, no es sorprendente que esto dañe las células, pero esto no tiene nada que ver con los efectos del vapeo en las personas”.

“En la otra parte de este estudio, los animales estuvieron expuestos a lo que para ellos son dosis extremadamente grandes de nicotina y lógicamente esto también generó daños. No se ha realizado ninguna comparación con los cigarrillos convencionales, pero en el texto del artículo, los autores reconocen la información clave y de crucial importancia en esta historia: los vapers muestran una reducción de estos productos químicos del 97% en comparación con los fumadores, que es comparable al nivel que los no fumadores presentan como consecuencia de la interacción con la nicotina ambiental”. 

El Dr. Ed Stephens , investigador principal de la Universidad St Andrews, quien realizó el metaanálisis del riesgo carcinogénico del vapeo el año pasado , afirma:

” Esta nueva investigación es una valiosa contribución para comprender los mecanismos del daño en el ADN causado por aerosoles que contienen nicotina al fumar o vapear.  Midiendo los signos del daño del ADN en varios órganos del ratón, los autores observaron diferencias significativas entre los experimentos que utilizan vapores de cigarrillos electrónicos que contienen nicotina y los que usan aire filtrado. Desafortunadamente, no se ha realizado ninguna comparación directa con el humo del tabaco y, en su lugar, los autores citan otro estudio que encontró un biomarcador clave relacionado con dicho daño genético en cantidades mucho más pequeñas (97% menos) en la orina de los vapers, que en los fumadores. Este estudio y esta nueva investigación son consistentes con la opinión generalizada de que el vapeo no está exento de riesgo de cáncer (como no lo está el aire) y otras enfermedades, pero este riesgo suele ser mucho menor que fumar (referencia del 97%)“.

Por otro lado, el Profesor Riccardo Polosa, de la Universidad de Catania declaró:  “El método descrito por los autores no imita las condiciones normales de uso de los productos de vapeo. Las condiciones reproducidas en estos experimentos son exageradas y promueven la producción de sustancias tóxicas de la misma forma que una “tostadora” que quema el pan. Nuestros estudios en pacientes que padecen enfermedades pulmonares demuestran, no solo la ausencia de daño, sino que muestran las mismas mejoras que se pueden lograr al dejar de fumar”.

El Profesor Fabio Beatrice de la Universidad de Turín: “Estas son noticias que se basan en un malentendido fundamental, primero cultural y luego científico, por lo que es necesario identificar la perspectiva correcta desde la cual analizar el escenario del vapeo. El e-cig produce una cantidad de carcinógenos significativamente menor en comparación con el tabaquismo tradicional. La producción de carcinógenos en el vapeo se ha estudiado ampliamente y, cuando esta cantidad se analiza correctamente, y se compara con la producción de carcinógenos en los cigarrillos tradicionales, se demuestra que el vapeo produce al menos un 95% menos de sustancias nocivas que el humo normal de los productos de tabaco tradicionales. La verdadera noticia es que el vapeo es una gran alternativa para los grandes fumadores que no pueden o no quieren dejar de fumar. Se trata de la reducción del riesgo, y no al revés. – Nos debemos centrar en si realmente queremos ofrecer una alternativa aceptable al tabaco y tratar de manera pragmática, no ideológicamente, la verdadera tragedia relacionada con el tabaquismo: 80 000 muertes al año causadas en Italia por los cigarrillos tradicionales, que no tal vez ser un poco “adictos”, y ahora corremos el riesgo de no crear nuevas alternativas”.

El Doctor Jacques Le Houzec , farmacólogo y experto en tabaco, recuerda  un estudio similar anterior que contradice totalmente estos resultados: “Las ratas fueron expuestas a una concentración de aerosol de nicotina dándoles el doble de concentración de nicotina de la observada en los fumadores empedernidos durante 20 horas por día, 5 días a la semana, durante un período de 2 años. No se observó un aumento en la mortalidad, aterosclerosis o frecuencia tumoral en estas ratas en comparación con el grupo control, en particular, ningún tumor pulmonar microscópico o macroscópico ni células pulmonares endocrinas aumentadas. El peso de las ratas expuestas a la nicotina fue menor que el de las ratas de control “.

Toca aquí comentar un importante principio clave de toxicología. Jamás se pueden atribuir los efectos obtenidos de ensayos de toxicidad aguda (altas dosis a corto plazo) como este, a efectos tóxicos por dosis repetida a largo plazo, y mucho menos, en otra especie. Es absolutamente anticientífico.

Finalmente, el Profesor B. Dautzenberg neumólogo del hospital Salpetriere (París), declara: ” No estamos en la verdad científica, sino en la manipulación. En primer lugar, las condiciones en las que se lleva a cabo la experimentación no son representativas de exposición humana, mostrando anormalidades celulares al exponer a los ratones a cantidades muy significativas de nicotina, mucho más de lo que se puede obtener con un cigarrillo electrónico regular, y luego extrapolan los resultados del ratón a los humanos, y finalmente, no comparan el efecto del vapeo con el del humo de tabaco. Hoy en día, sabemos que la nicotina es tóxica, irritante para las vías respiratorias y adictiva. Motivo por el cual no hay e-líquidos de más del 2% en nicotina. En las cantidades consumidas por un vaper, hay una leve toxicidad, pero infinitamente menor que la del tabaco tradicional. En general, estamos inundados con noticias falsas de este tipo. Las revistas científicas también quieren hacer ruido. Llaman a los periódicos escribiendo comunicados de prensa que a veces contradicen los propios estudios. Es una forma de tener presencia mediática y aumentar sus ingresos. El resultado es que algunas personas dejarán de vapear y volverán al tabaco. Una noticia como esta puede matar gente. Esto es totalmente contrario a la salud pública. El trabajo de los investigadores es salvar vidas; no matar gente “. 

Nada más que añadir.

MINIMIZACIÓN DEL DAÑO Y SORDERA

Esta entrada no es para los vapers. Nada de lo que un vaper pueda leer aquí le va a resultar nuevo (aunque tal vez sí de interés). Todo vaper, y me atrevería a decir, ser humano sensato, sabe intrínsecamente que todo lo que se expone a continuación es una obviedad del tipo “blancoyenbotellaleche”.

Sin embargo, muchas de las actuales Autoridades del Control del Tabaco son incapaces, por diferentes y variopintos motivos, de aceptar tales obviedades. Afortunadamente, la otra mitad de las Autoridades, con profunda urgencia, tratan, muchas veces dándose contra un muro, de plantear modelos óptimos para hacerlo entender.

Cuando se plantea un conflicto difícil de resolver, muchas personas se ciñen a la queja o negación, sin aporte de soluciones, o a pintorescas “soluciones” del tipo “cantemosjuntoselcumbayá” y del tipo “¡Vengaquetúpuedes!”. En el conflicto de los millones de muertes por tabaquismo, hay modelos de solución más que establecidos, con previsiones más que optimistas y a la espera de aplicación. Este es uno de ellos.

Esta vez, las casi 20 páginas de este escrito no van dirigidas a los vapers, sino a aquellas “Autoridades” tanto Políticas (dos Partidos Políticos en concreto; leyendo las últimas noticias no hay que ser muy listo para saber cuáles), como de Salud Pública (lo mismo) en nuestro país, que están haciendo denodados y sorprendentes esfuerzos por alejar las estrategias de reducción de daños de la población fumadora.

El presente artículo es una traducción integral adaptada (hasta ese punto me lo he currao para que no les cueste leerlo) de la última publicación en Annual Review of Public Health de la revisión titulada: Minimización de daños y Control del tabaco: Reformulando las Perspectivas Sociales del uso de la nicotina para salvar vidas rápidamente, dirigida por el Doctor David B. Abrams del College of Global Public Health de la Universidad de Nueva York.

Esta revisión, reflejo del reciente cambio de posicionamiento de la FDA respecto a la Reducción de Daños, tomando ahora una postura más que positiva, propone un sencillo e interesante enfoque para la aplicación de regulaciones destinadas a la integración de la Minimización del Daño en las Políticas de Control del Tabaco y ¡Oh hallazgo! Resulta que ¡la unión hace la fuerza!

Los modelos de previsión calculan que “si la mayoría de los fumadores estadounidenses cambiaran a cigarrillos electrónicos durante los próximos 10 años, se podrían prevenir hasta 6,6 millones de muertes prematuras y 86,7 millones de años de vida”.

En el primer apartado, tenéis el Artículo en Medical Express sobre la revisión y, a continuación, la traducción de la revisión. Con gran esperanza…espero que sirva de algo.

Hacer menos daño: los cigarrillos electrónicos son una opción más segura que fumar, dice un estudio reciente

Un creciente enfoque de investigación apunta a usar la nueva perspectiva de Minimización de Daños para dejar de fumar. La Minimización de Daños reconoce que, si bien dejar de fumar es ideal, es beneficioso reducir la exposición al humo dañino del cigarrillo cambiando a productos de nicotina más seguros como los cigarrillos electrónicos.

Un nuevo artículo publicado en el último volumen de la Revisión Anual de Salud Pública se centra en la Minimización de Daños en la cesación tabáquica y los productos alternativos de nicotina, que se perfilan como una vía prometedora para las personas que quieren dejar de fumar. En comparación con el vapeo, fumar es mucho más dañino y mata prematuramente a más de la mitad de los fumadores de por vida.

“Los estudios muestran que, si la mayoría de los fumadores estadounidenses cambiaran a cigarrillos electrónicos durante los próximos 10 años, se podrían prevenir hasta 6,6 millones de muertes prematuras y 86,7 millones de años de vida”, dijo el Doctor David Abrams, PhD, Profesor del College of Global Public Health de la Universidad de Nueva York y autor principal de la revisión.

“El camino más seguro es dejar de fumar o, mejor, nunca comenzar. Pero un enfoque de minimización de daños reconoce que exigir la perfección absoluta a la sociedad a menudo es contraproducente y que, cuando un comportamiento dañino no puede eliminarse, podemos reducir drásticamente las consecuencias adversas para la salud”.

Cuando las personas fuman cigarrillos, consumen nicotina en una mezcla letal de monóxido de carbono y 70 sustancias químicas conocidas que causan cáncer; contrariamente a lo que algunos pueden creer, sin embargo, la nicotina causa poco o ningún daño a la salud por fumar. El humo tóxico inhalado es el culpable y es la causa abrumadora de las enfermedades relacionadas con el tabaco y la muerte.

Se han desarrollado muchos productos de nicotina alternativos, incluidos cigarrillos electrónicos y gomas de mascar de nicotina, parches y pastillas, que no queman tabaco y, por lo tanto, son sustancialmente menos dañinos.

Los autores piden la corrección de las creencias erróneas de que el vapeo es tan dañino o más dañino que fumar cigarrillos. La mayoría de las revisiones de evidencia toxicológica, clínica y epidemiológica muestran que los químicos encontrados en los cigarrillos electrónicos son mucho menos y están muy por debajo de los niveles observados en el humo del cigarrillo. De hecho, el Royal College of Physicians en el Reino Unido y otras revisiones sistemáticas de todas las pruebas hasta la fecha estiman que los cigarrillos electrónicos son aproximadamente un 95% menos dañinos que fumar.

¿Qué hace que alguien use, y continúe usando, diferentes productos de nicotina? Además de considerar el daño que pueden causar, los autores también consideran el atractivo y la satisfacción de los productos que contienen nicotina.

Los cigarrillos son los productos de nicotina más atractivos, más adictivos y más tóxicos, mientras que las terapias de reemplazo de nicotina, como los chicles o los parches, son los menos perjudiciales, pero son más caros y menos atractivos para los consumidores.

Los cigarrillos electrónicos caen en un “punto dulce” de gran atractivo y satisfacción, pero de poco daño, convirtiéndolos en una herramienta prometedora para dejar de fumar para los fumadores que quieren usar nicotina pero que quieren evitar el humo mortal. Como evidencia de su atractivo, los cigarrillos electrónicos ahora se utilizan con más frecuencia que las terapias de reemplazo de nicotina cuando los fumadores intentan dejar de fumar, tanto en los Estados Unidos como en el Reino Unido.

“Un fumador que encuentra que un cigarrillo electrónico es agradable puede cambiar a éste. Muchos vapeadores exitosos han cambiado, de forma rápida o lenta, tras un período de vapeo conjuntado con reducción del consumo de tabaco y el paso a un sabor distinto al tabaco”.

El gobierno de EE.UU. está notando la evidencia sobre la minimización de daños. En julio de 2017, la Administración de Alimentos y Fármacos (FDA) anunció un cambio importante en su estrategia de tabaco, que incluye reconocer el papel de los productos menos nocivos, como los cigarrillos electrónicos, para los fumadores que desean una alternativa satisfactoria a fumar cigarrillos. El comisionado de la FDA Scott Gottlieb dijo: “La nicotina, aunque no es benigna, no es directamente responsable del cáncer, la enfermedad pulmonar y la enfermedad cardíaca causados por el tabaco que matan a cientos de miles de estadounidenses cada año”.

“Los sistemas alternativos de administración de nicotina, como los cigarrillos electrónicos, tienen el potencial de alterar el dominio de 120 años del cigarrillo de tabaco y desafiar el campo sobre cómo la pandemia del tabaco podría revertirse si la nicotina se desacopla del humo inhalado letal”. “Los cigarrillos electrónicos podrían proporcionar un medio para competir e incluso reemplazar el consumo de cigarrillos, salvando más vidas más rápidamente de lo que era posible hasta ahora”, añadió Abrams.

Fuente: medicalexpress.com

REVISIÓN

Minimización de daños y Control del tabaco: Reformulando las Perspectivas Sociales del uso de la nicotina para salvar vidas rápidamente

RESUMEN

La inhalación del humo tóxico producido por la combustión de productos de tabaco, principalmente cigarrillos, es la causa abrumadora de las enfermedades relacionadas con el tabaco y la muerte en los Estados Unidos y en todo el mundo. Una clase diversa de alternativas se han desarrollado recientemente, Los Sistemas de Administración de Nicotina (ANDS) que no queman tabaco y son sustancialmente menos nocivos que los cigarrillos. Los ANDS tienen el potencial de interrumpir el dominio de 120 años del cigarrillo tradicional y desafiar el campo de investigación sobre cómo podría revertirse la pandemia del tabaco si la nicotina está desacoplada del humo inhalado letal. Los ANDS pueden proporcionar un medio para competir con, e incluso reemplazar, el uso de cigarrillos combustibles, salvando más vidas más rápido que lo previamente posible. Sobre la base de la evidencia científica en ANDS, exploramos los beneficios y los daños a la salud pública para guiar la práctica, política y regulación. Un replanteamiento del uso de la nicotina en la sociedad a través de la lente de la Minimización de Daños es una oportunidad extraordinaria para mejorar el impacto de los esfuerzos de control del tabaco.

 INTRODUCCIÓN

A nivel mundial, las muertes anuales causadas por el tabaquismo aumentarán a 8 millones para 2030 si las tendencias actuales continúan. Es imperativo encontrar formas adicionales para acelerar el declive en el hábito de fumar porque, si nada cambia, se perderán mil millones de vidas antes de 2100 y, por ahora, los esfuerzos realizados por el Control del Tabaco no son suficientes.

El término sistemas alternativos de administración de nicotina (ANDS) abarca una clase diversa de productos no combustibles, productos de tabaco sin humo o productos que contienen nicotina, principalmente ejemplificados por los cigarrillos electrónicos, que no producen humo (Figura 1).

El Comisionado de la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA) respaldó la necesidad de lograr un equilibrio apropiado entre la regulación y el estímulo del desarrollo de nicotina innovadora o productos de tabaco no combustible que son menos peligrosos que los cigarrillos y agregar enfoques nuevos e incluso radicales.

Los ANDS plantean preguntas fundamentales para la sociedad:

¿Podrían los ANDS aprovecharse para competir eficazmente con los cigarrillos y acelerar la obsolescencia del tabaquismo?

¿Pueden todos estos tipos de ANDS, desacoplados de las toxinas mortales del humo, ser aceptados por el público y por las Instituciones Sanitarias y Regulatorias como una oportunidad extraordinaria para salvar vidas en lugar de verlos como una amenaza para el éxito de los esfuerzos anteriores del Control del Tabaco?

Estas preguntas son polémicas y sus respuestas son complicadas. El direccionamiento de las oportunidades para los ANDS requiere un reexamen del papel que desempeña la nicotina en el mantenimiento del tabaquismo y el papel que puede desempeñar en la reducción del tabaquismo cuando se administra de una manera más segura, pero atractiva.

En base al enfoque de la FDA, reducir la adicción a los cigarrillos (disminuyendo la concentración de nicotina en el tabaco combustible) podría ayudar a los usuarios a dejar de fumar más fácilmente y ayudar a evitar que los usuarios que están experimentando, en especial los jóvenes, se acaben convirtiendo en fumadores habituales. Por otro lado, la disponibilidad de productos de tabaco potencialmente menos dañinos podría reducir el riesgo a la vez que proporciona niveles de nicotina suficientes para adultos que aún la necesitan.

Por tanto, el reexamen del papel de la nicotina en la sociedad requiere reconsiderar la perspectiva de la minimización del daño dentro del control del tabaco.

figura 1

mini

Debemos tener en cuenta que, a veces, nuestro uso del término ANDS también puede abarcar clases sustancialmente menos dañinas como los modos no combustibles de administración de nicotina (es decir, terapia de reemplazo de nicotina medicinal), TSNs con bajo contenido de nitrosamina, snus sueco, cualquier tabaco sin humo, cigarrillos electrónicos, etc.

El panorama cambiante de los productos innovadores de reducción de daños exige un reenfoque las estrategias del control del tabaco, concentrándose específicamente en el control del tabaquismo. Algunas estrategias tradicionales continuarán siendo efectivas, mientras que otras pueden volverse ineficaces o posiblemente iatrogénicas (daño en la salud, causado o provocado por un acto médico involuntario) si deceleran en vez de acelerar la progresión hacia la desaparición del tabaquismo.

redu

RE-CONTEXTUALIZANDO EL CONTROL DEL TABACO Y EL USO DE NICOTINA

Décadas de intervenciones de control del tabaco (por ejemplo, restricciones de compra por edad, impuestos, campañas en los medios, servicios para dejar de fumar) han disminuido significativamente la prevalencia del tabaquismo, pese a no ser suficiente. Un marco regulatorio adecuado y una correcta estrategia de gestión de la Nicotina complementa los esfuerzos del Control del Tabaco, al entregar a las Autoridades la potestad de regular tanto el tabaco como los ANDS.

La regulación debe incluir un estándar de salud pública que requiere que los reguladores consideren el impacto neto de los productos de tabaco en la población como un todo, incluidos los fumadores y los no fumadores. Las Autoridades, a su vez, tienen en su mano el poder de regular y controlar tanto los medicamentos relacionados con la cesación tabáquica, como la fabricación, distribución y comercialización del tabaco y los ANDS, es decir, tanto a nivel recreativo como medicinal.

Considerando que las Autoridades Sanitarias tratan de proteger al público de productos que podrían dañar la salud pública, éstas también pueden promover la salud pública mediante el apoyo al uso de productos y fomentar conductas que maximicen los beneficios netos de la población al desplazar el hábito de fumar.

La educación pública por parte de las Autoridades Sanitarias puede cambiar el comportamiento informando a los fumadores sobre los daños de diferentes clases de productos de nicotina (Figura 1), en comparación con fumar (riesgo relativo) y no usar (riesgo absoluto) estos productos.

Tanto la aparición de los productos ANDS, como las Autoridades Sanitarias, brindan la oportunidad de enriquecer el control del tabaco con un marco de minimización de daños. Los cigarrillos electrónicos son ejemplo principal de aplicación de estrategias de minimización de daños seleccionadas.

Desacoplando Nicotina de humo inhalado para la Minimización del Daño

La lógica de minimizar el daño al fumar es simple y convincente. Como Michael Russell dijo, “las personas fuman por la nicotina, pero mueren por el humo”.

Al obtener la nicotina que buscan, los fumadores están expuestos a un daño enorme que provoca enfermedades cardiovasculares, cáncer y enfermedades pulmonares debido a la inhalación del humo tóxico de la combustión del tabaco.

Para la mayoría de los fumadores, hay poca evidencia de que la nicotina en sí misma cause alguna de estas clases de enfermedades cuando están desacopladas del humo. Aunque el uso de nicotina represente un riesgo para los grupos vulnerables (por ejemplo, con enfermedades cardiovasculares o durante el embarazo), este riesgo es sustancialmente menor que el riesgo que supone seguir fumando cigarrillos.

La nicotina en sí misma no parece causar cáncer, incluso en exfumadores que usan snus bajo en nitrosaminas durante décadas. La evidencia también indica que la nicotina en sí es relativamente segura cuando se obtiene de TSNs aprobadas por la Autoridades Sanitarias, que se usan ampliamente para dejar de fumar.

Los cigarrillos electrónicos entregan nicotina sin ningún tipo de tabaco en forma de aerosol (vapor). Los fumadores que se cambian al vapeo han experimentado una capacidad pulmonar mejorada y son menos frecuentes los eventos de asma.

En las dosis que los fumadores experimentan, la nicotina en sí misma conlleva un daño mínimo, por lo tanto, si los fumadores pudieran pasar de fumar a consumir nicotina limpia (es decir, sin fumar), se salvarían muchas vidas. El curso más seguro es dejar de fumar o, mejor, nunca comenzar. Pero un enfoque de minimización de daños reconoce que exigir la perfección absoluta es a menudo contraproducente y que, cuando un comportamiento dañino no puede eliminarse, es necesario reducir sus consecuencias adversas para la salud.

Para aquellos que fuman y no pueden o no quieren dejar de usar nicotina, pasar a los ANDS, más limpios, incluidos los cigarrillos electrónicos, NRT o snus bajo en nitrosaminas, reduciría el daño relativo al fumar.

ANDS y el Continuo del Daño: ¿Cómo de dañinos son los cigarrillos electrónicos?

El Continuo de minimización de daños (Figura 1) postula que todos los productos que contienen nicotina no son igualmente dañinos y, en cambio, varían desde daños excepcionalmente bajos (por ejemplo, NRT) hasta excepcionalmente altos (cigarrillos, cigarros, hookah). El tabaco sin humo está mucho más abajo en el continuo de riesgo que los productos quemados pero, a su vez, el riesgo varía dentro de la clase (por ejemplo, el snus bajo en nitrosamina sueco versus otro tabaco sin humo con altos niveles de nitrosamina).

Cuando la nicotina se desacopla de las toxinas mortales en el humo inhalado, el producto es sustancialmente menos nocivo. La mayor parte del daño se debe a la inhalación de productos de combustión (aproximadamente 70 carcinógenos humanos y otras toxinas en partículas a veces llamadas “alquitranes”) y monóxido de carbono.

El aerosol del cigarrillo electrónico es muy diferente. Los cigarrillos electrónicos no contienen tabaco y no producen monóxido de carbono. El continuo de daños (Figura 1) enfatiza un punto clave: no es que los cigarrillos electrónicos sean completamente seguros, ni siquiera el producto más seguro que contenga nicotina disponible es inocuo, pero sí son mucho más seguros que fumar.

Las TSN son lo suficientemente seguras como para que las Autoridades las hayan aprobado para el uso del consumidor sin receta desde hace más de dos décadas. El uso a largo plazo de TSNs ha sido respaldado como una estrategia aceptable para reducir la morbilidad y la mortalidad por fumar. Incluso, la CDER actualizó el etiquetado de las TSNs en 2013 en EEUU para permitir el uso de éstas mientras se fuma (también conocido como uso dual) como parte del proceso hacia la cesación, y permite el uso sostenido para la prevención de recaídas si es necesario.

La mayoría de las revisiones de evidencia toxicológica, clínica y epidemiológica indican que los químicos encontrados en los cigarrillos electrónicos, cuando se usan según lo previsto, son mucho menores y están muy por debajo de los niveles que se ven en el humo del cigarrillo. De acuerdo con el Royal College of Physicians los datos disponibles sugieren que es poco probable que excedan el 5% de los asociados con productos de tabaco quemado.

Los estudios en humanos también han documentado una mejora de resultados fisiológicos, incluyendo presión arterial reducida, función pulmonar mejorada y síntomas de enfermedad más bajos, entre los fumadores que cambiaron a cigarrillos electrónicos. Además, los e-cigarrillos producen mucha menos dependencia que los cigarrillos. Por lo tanto, los cigarrillos electrónicos caen en el rango bajo en el continuo del daño potencial.

Los niveles de daño difieren entre los cigarrillos electrónicos. Los estudios de laboratorio han documentado algunos constituyentes potencialmente tóxicos en algunos dispositivos, e-líquidos y sabores, especialmente cuando por un uso inadecuado en laboratorio se sobrecalientan, pudiendo producir aldehídos (como la acroleína y el formaldehído). Sin embargo, es improbable que los usuarios reales toleren una “condición de calada en seco”. No obstante, la prudencia en las normas del producto puede eliminar fácilmente estos riesgos innecesarios y garantizar un control de calidad de los dispositivos y líquidos.

En resumen, el estatuto de Gottlieb & Zeller de la FDA dice: “La Nicotina, aunque no es benigna, no es directamente responsable del cáncer causado por el tabaco, la enfermedad pulmonar y enfermedad del corazón que mata a cientos de miles de estadounidenses cada año “.

Repensando la nicotina: un marco tridimensional para minimizar los daños

Los productos de nicotina y tabaco pueden caber en un espacio conceptual tridimensional (Figura 2): (a) nocividad, (b) atractivo, y (c) satisfacción, incluida la dependencia. La figura 2 proporciona un mapa con el que visualizar cómo optimizar el uso del producto ANDS para competir con éxito y reemplazar el tabaquismo, minimizar el riesgo y hacer que tanto un individuo como una población neta sean beneficiados en el impacto en la salud.

continuo

Como ya se describió en la Figura 1, la toxicidad de los ANDS difiere sustancialmente de la de fumar (Figura 2, eje x). El atractivo o la popularidad de varios tipos de ANDS también difieren, al igual que su grado de satisfacción y, por lo tanto, su capacidad para desplazar el tabaquismo (Figura 2, eje z), que contribuye a la probabilidad de que el ANDS se adoptará y su uso se mantendrá a una escala lo suficientemente grande como para afectar a los resultados a nivel poblacional. El atractivo es una función compleja de las características sensoriales y la satisfacción subjetiva (incluido el nivel de nicotina, sabor y aromas), así como las creencias de los consumidores sobre el daño relativo, costo, accesibilidad y prácticas de marketing.

Un producto con satisfacción mínima no será atractivo y es poco probable que se adopte o use ampliamente, como ha demostrado ser el caso de las TSNs de venta libre. Idealmente, los productos menos dañinos deben ser lo suficientemente atractivos. El producto ANDS también se debe publicitar como mucho menos dañino que fumar para alentar el cambio de los productos de alto a bajo daño.

La Dependencia (Figura 2, eje y) se refiere a la posibilidad de que el producto brinde satisfacción y, de manera relacionada, su potencial para inducir adicción, que es una función tanto de su farmacología como de sus propiedades subjetivas gratificantes y sensoriales. La dependencia también puede reflejar una respuesta a consecuencias negativas de dejar de fumar (abstinencia) y desear lo positivo y deseable de los efectos que la nicotina puede tener para algunos usuarios (p. ej., la satisfacción relacionada con el estado de alerta mejorado, atención, concentración, memoria o estado de ánimo). Un cierto grado de satisfacción, beneficio, e incluso la dependencia de los ANDS mucho menos dañinos debe de ser aceptable para la sociedad (es decir, el uso recreativo de nicotina limpia ha de ser similar a la aceptación social del consumo de alcohol en adultos e incluso el uso de marihuana recreativa de uso legal, en lugar de la prohibición de todas las formas de nicotina principalmente debido a su responsabilidad en la adicción, como un medio para acelerar la desaparición del tabaquismo y los daños masivos que conlleva. La evidencia disponible sugiere relativamente poco daño en el vapor de segunda mano, en comparación con el humo de segunda mano. La sociedad necesitará desarrollar políticas separadas para el vapor de segunda mano como se hizo en el Reino Unido.

Los cigarrillos y los productos de tabaco quemado son los más atractivos, más adictivos y la mayoría tóxicos de todos los productos de administración de nicotina y por lo tanto han dominado su uso durante más de un siglo. Son la tormenta perfecta, ocupando el espacio al más alto nivel en las tres dimensiones (más alto en todos los ejes en la Figura 2).

Surge la pregunta: ¿dónde encajan los ANDS? El espacio dimensional representado en la Figura 2 puede ser útil para localizar lo que puede ser el punto ideal de un cigarrillo electrónico ideal o una innovación futura de un ANDS. Este punto dulce está representado por ANDS y por el éxito del snus en el desplazamiento de los cigarrillos en Suecia. Sabores atractivos, entrega eficiente de nicotina y menor costo en comparación con todos los cigarrillos desempeñan un papel importante en la mejora del atractivo global de los ANDS menos dañinos en un marco a gran escala. Los fumadores que han cambiado por completo a los cigarrillos electrónicos informan que los sabores les ayudaron a mantener el uso exclusivo del cigarrillo electrónico.

Los productos de TSNs, aunque son mínimamente dañinos y causan dependencia, carecen de gran atractivo entre los fumadores. Las TSNs han demostrado una capacidad débil para desplazar a los cigarrillos, a pesar de su uso aprobado como terapia de cesación y su fuerte apoyo en las políticas de control del tabaco durante más de 20 años.

En contraste, algunas nuevas innovaciones en cigarrillos electrónicos comienzan a ocupar el lugar ideal en este espacio tridimensional porque muchos fumadores han encontrado un cigarrillo electrónico con un atractivo suficiente para que puedan mantener el uso y dejar de fumar. Como evidencia de su atractivo, los cigarrillos electrónicos son utilizados por los fumadores con más frecuencia que las TSNs dejar de fumar tanto en los Estados Unidos como en el Reino Unido.

El espacio tridimensional proporciona una hoja de ruta para ayudar a formar un marco de minimización de daños y para guiar la investigación, la política y la práctica. Se pueden considerar diferentes productos en este espacio y ser comparados unos con otros. Clases de productos que contienen nicotina (por ejemplo, combustibles versus no combustible; nitrosamina alta versus baja; entrega de nicotina rápida versus lenta; aromatizado versus no aromatizado) se puede evaluar en términos de seguridad comparativa, atractivo e impacto en la prevalencia de tabaquismo.

El desafío es identificar los productos que mueven la mayor proporción de usuarios de nicotina a un punto de estas tres dimensiones que minimice el daño neto y maximice los beneficios netos. La estrategia de control del tabaco debe alinearse para que los ANDS menos dañinos puedan competir con, y en última instancia reemplazar por completo, el tabaco combustible para adultos que quieren usar nicotina.

Integración de sistemas: optimización de los beneficios poblacionales por encima de los daños

La exposición neta de la población a tóxicos perjudiciales depende de los patrones reales y la prevalencia de uso del producto, que varía a lo largo del continuo del daño (Figuras 1 y 2). La figura 3 presenta un modelo de transición usando el ejemplo de los cigarrillos y ANDS para ilustrar los posibles estados y vías que deben considerarse para optimizar los beneficios de una estrategia de minimización de daños para controlar el tabaquismo.

figura 3

Las personas comienzan en el estado de no uso corriente (una variante de nunca usar) y pueden permanecer en ese estado o hacer la transición al uso exclusivo corriente de cigarrillos, uso exclusivo corriente de ANDS o uso dual. Una vez en un estado de uso corriente, las personas pueden mantener el uso, hacer la transición a uno de los dos estados alternativos o cesar el uso de ambos productos. Los antiguos usuarios también pueden mantener el no uso o iniciar la recaída al estado exclusivo o dual.

El estándar de salud pública implica una consideración integrada de los daños del producto y los beneficios a nivel individual y de la población (incluidas las probabilidades de iniciación y cese).

La salud de la población podría mejorarse mediante cambios en el uso de productos que contengan nicotina que resulten en transiciones a estados de uso menos dañinos. Estos cambios incluyen preservar el estado de no uso corriente (es decir, evitar el inicio de cualquier uso de productos de nicotina por parte de personas que no la usan) y aumentar el alejamiento del uso del cigarrillo (quizás mediante el uso dual) hacia el uso exclusivo de ANDS menos dañinos y / o una mayor transición al no uso anterior y una recaída reducida en el hábito de fumar.

Cada estrategia de control del tabaco (por ejemplo, impuestos, campañas en los medios, disponibilidad de tratamiento, precisión en el conocimiento del consumidor de daños relativos, regulaciones) influenciará los flujos de un estado a otro. La prevención de la iniciación de la juventud y el apoyo en la cesación mantendrán la preservación del estado de no uso corriente y prevendrán las recaídas (representado por flechas verdes y círculos en la Figura 3). Las estrategias de minimización del daño facilitan el alejamiento del hábito de fumar (representado por la flecha azul en la Figura 3) regulando y administrando productos según sus daños relativos.

Los resultados serán determinados empíricamente mediante la estimación de las tasas de prevalencia dentro de los estados y las tasas de transición entre estados según la vigilancia de la población en el tiempo. Modelar simulaciones de los efectos de las políticas y las regulaciones sobre las tasas de transición pueden indicar dónde los daños pueden exceder los beneficios, sobre los diferentes escenarios de uso del producto.

Tres ejemplos de estos enfoques podrían ser (a) imponer un impuesto diferencial sobre la nicotina que sea proporcional a su grado de daño, con productos menos dañinos mínimamente gravados y todos los productos sometidos a combustión muy gravados; (b) reduciendo la adicción del tabaco combustible a través de la reducción de la nicotina, garantizando al mismo tiempo una respuesta adecuada y satisfactoria en entrega de nicotina mediante los ANDS; y (c) reducir el atractivo del tabaquismo prohibiendo el mentol y otros sabores en productos combustibles pero no en los ANDS. Haciendo el tabaco combustible más caro y menos atractivo al tiempo que hacemos que los ANDS sean más atractivos, menos dañinos, y menos costosos somos plenamente consistentes con la implementación de la minimización de daños para alejar a los usuarios de fumar como el objetivo final primario.

DOS DESAFÍOS PRINCIPALES PARA LOS ANDS COMO ESTRATEGIA DE MINIMIZACIÓN DEL DAÑO

Las preocupaciones sobre una estrategia de minimización de daños basada en ANDS derivan principalmente de las posibles consecuencias dañinas involuntarias y del hecho de que la abstinencia de todo el tabaco y toda la nicotina es siempre lo más seguro. La preocupación principal, es que la disponibilidad de cigarrillos electrónicos o cualquier otro ANDS podría atraer a algunos jóvenes que de otra manera no fumarían o que fumadores que de otro modo habrían dejado de fumar por completo, adopten los cigarrillos electrónicos o ANDS o incluso podrían seguir fumando.

¿Atraen los cigarrillos electrónicos a los jóvenes y los llevan a fumar o a una adicción de por vida?

En consonancia con la minimización de daños, el control del tabaco debería esforzarse por evitar que todos los jóvenes se inicien en el consumo de nicotina, (por ejemplo, prohibiendo la venta de productos que contienen nicotina a aquellos jóvenes por debajo de la edad legal, evitando la comercialización predatoria).

Esta aspiración debe ser entendida en el contexto del comportamiento adolescente. El comportamiento temerario en la adolescencia es normativo y resulta de la competencia entre la fuerte red socioemocional en el cerebro y el inmaduro control cognitivo. La asunción temprana de riesgos con cualquier producto de tabaco o nicotina, como un cigarrillo electrónico, puede ser el resultado de recompensas sociales o emocionales por probar un producto, incluida la aprobación de compañeros o la mejora del estado de ánimo. Por lo tanto, eliminar toda experimentación puede no ser un objetivo realista, al igual que no lo ha sido con los cigarrillos.

Los estudios existentes muestran que el uso actual de cigarrillos electrónicos por los jóvenes consiste en gran medida en la experimentación, no en la adopción a largo plazo. Hasta el 70% de los jóvenes que usan cigarrillos electrónicos informan que solo usan sabores sin nicotina. El uso de muchos productos a la vez es común. Los hallazgos son consistentes con asunción de riesgos por parte de los adolescentes y vulnerabilidades compartidas.

En los Estados Unidos, mientras que las tasas de consumo de cigarrillos electrónicos en los últimos 30 días en jóvenes aumentaron entre 2011 y 2014, ésta se estabilizó o cayó en 2015-2016; contemporáneamente, la prevalencia del consumo de cigarrillos en los últimos 30 días disminuyó rápidamente en los jóvenes a los niveles más bajos en la historia. Estos patrones son consistentes con los datos del Reino Unido.

Estudios longitudinales de jóvenes que nunca habían usado cigarrillos muestran que algunos usuarios de e-cigarrillos prueban los cigarrillos durante un período de seguimiento, lo que aumenta un poco la preocupación por los denominados efectos de puerta de entrada (es decir, uso de cigarrillos electrónicos que conduce directamente al tabaquismo). Pero pocos estudios examinan la transición opuesta: del uso de cigarrillos al uso de cigarrillos electrónicos, un movimiento hacia la reducción del daño (flecha azul en la Figura 3).

Datos recientes muestran que el 87% de los usuarios de cigarrillos electrónicos en los últimos 30 días había usado previamente un producto de tabaco, y el 63% usó un producto de tabaco en los últimos 30 días. Kozlowski y Warner concluyeron que, aunque la sociedad debe estar atenta a la hora de rastrear a los jóvenes en sus tendencias de uso, los temores de daños debido a los efectos de puerta de entrada parecen ser exagerados y es poco probable que socaven los mucho mayores beneficios de desalentar el comportamiento de fumar en la población general.

Las jurisdicciones han adoptado prohibiciones sobre la venta de cigarrillos electrónicos a los jóvenes. Estudios que comparan las tasas de consumo de cigarrillos combustibles en jóvenes en los estados de EE. UU. con y sin prohibiciones de ventas a menores, encontró que la prevalencia de tabaquismo fue mayor cuando el acceso de los jóvenes a los cigarrillos electrónicos estaba restringido. Estos datos ilustran que la aplicación de algunas políticas precautorias y bien intencionadas pueden tener efectos nocivos.

Simulaciones de modelos con análisis de sensibilidad que examinan todas las vías de transición entre los estados (Figura 3) muestra que el efecto de puerta de entrada tendría que ser inusitadamente grande para aumentar el daño neto a la salud pública.

En general, las evidencias más potentes hasta la fecha no apoyan la preocupación de que los cigarrillos electrónicos son una amenaza tan grave como para socavar 50 años de éxito de control del tabaco, renormalizar el tabaquismo y desencadenar el ciclo de la adicción durante otra generación de la juventud.

¿Los cigarrillos electrónicos ayudan a los fumadores a dejar de fumar o inhiben la cesación?

Los beneficios de salud pública de los cigarrillos electrónicos mejoran si éstos promueven el cese completo de consumo de tabaco. Cuatro ensayos controlados aleatorios (ECA) y estudios observacionales bien diseñados muestran que los cigarrillos electrónicos son efectivos para ayudar a algunos fumadores adultos a dejar de fumar exitosamente. Las tasas de abandono del uso de cigarrillos electrónicos son similares o mayores que las tasas de abandono de los ensayos clínicos previos de TSNs.

A pesar de que algunos estudios con las medidas de uso poco definidas (haber probado alguna vez o uso sostenido en el tiempo), selección de muestra y grupos de comparación inadecuados, incapacidad para descartar factores de confusión (multicolinealidad) o con sesgo de selección, han informado que el uso del cigarrillo electrónico puede estar asociado con correlaciones negativas en el cese, es decir, que el e-cig no ayuda a dejar de fumar, aquellos estudios con medidas más robustas de cómo se utilizaron los cigarrillos electrónicos (p. ej., duración del uso, tipo de dispositivo, uso específico para dejar de fumar) sugieren que el vapeo puede facilitar intentos de abandono y cese. Débiles estudios de observación que no cumplían con los criterios mínimos de rigor científico también se excluyeron de dos revisiones que emplearon los criterios Cochrane para la inclusión en revisiones sistemáticas y metaanálisis. Otros metaanálisis no emplearon los estándares Cochrane, incluidos la mayoría de los estudios débiles, e informaron de una asociación negativa entre el uso de cigarrillos electrónicos y dejar de fumar, concluyendo que los cigarrillos electrónicos inhiben el cese.

El Manual Cochrane advierte: “El metaanálisis de estudios que están en riesgo de sesgo puede ser seriamente engañoso. Si el sesgo está presente en cada uno (o algunos) de los estudios individuales, el metaanálisis simplemente asume los errores y producen un resultado “incorrecto” que puede interpretarse como que tiene más credibilidad siendo falso.

Las nuevas innovaciones en modelos de cigarrillos electrónicos (por ejemplo, sistemas de tanques, mods, etc) proporcionan una entrega de nicotina más efectiva, por lo que los estudios en dispositivos antiguos, ya obsoletos y que muy pocos usuarios utilizan, pueden no ser tan útiles como las evaluaciones recientes del efecto positivo de salud pública de los cigarrillos electrónicos.

Cuatro estudios publicados recientemente que usan grandes conjuntos de datos nacionales de EE. UU. Presentan evidencia científica de que los cigarrillos electrónicos están asociados con dejar de fumar. El desplazamiento completo de los cigarrillos combustibles por parte de los fumadores puede llevar tiempo. Para muchos, un período de uso dual es esperable y aceptable en el camino para dejar de fumar. Un período de transición del uso dual con cigarrillos electrónicos y cigarrillos es consistente con el uso dual de TSNs aprobado por la CDER en EEUU.

No conocemos ninguna evidencia que indique que el vapeo haya contribuido a reducir el interés en dejar de fumar, haya disminuido la tasa de cesación o haya promovido una recaída en un gran número de exfumadores a largo plazo que habían dejado de fumar durante 5 años o más, lo que, a su vez, es inconsistente con la teoría de puerta de entrada.

En las encuestas, los usuarios de cigarrillos electrónicos indican consistentemente que, para la mayoría de los fumadores, dejar de fumar es una razón importante para el uso de ANDS, incluso entre jóvenes. En los años en que el uso del cigarrillo electrónico ha aumentado más, los estudios revelaron un aumento en los intentos de dejar de fumar, junto con una caída constante o más rápida en el uso del cigarrillo combustible entre jóvenes y adultos en lugar de disminuir la reducción de la prevalencia.

Los estudios sugieren que los usuarios diarios de cigarrillos electrónicos durante un mes o más tienen seis veces más probabilidades de dejar de fumar cigarrillos dos años después; los ex fumadores que dejaron de fumar hace menos de un año tienen cuatro veces más probabilidades de ser usuarios diarios de cigarrillos electrónicos que fumadores actuales; y estudios del Reino Unido sugieren que los cigarrillos electrónicos han aumentado las tasas de abandono y, por lo tanto, reducido la prevalencia del tabaquismo por encima de lo que, de otro modo, se hubiera esperado.

En 2014, más de seis millones de fumadores en la Unión Europea dejaron de fumar con cigarrillos electrónicos. La evidencia científica disponible no respalda la afirmación de que los cigarrillos electrónicos no se usan a diario específicamente para dejar de fumar, inhiban el cese o estén socavando los esfuerzos del control histórico del tabaco. Los productos ANDS mucho menos dañinos como los cigarrillos electrónicos, podrían ayudar a desplazar los cigarrillos combustibles en una escala mayor que las TSNs debido al atractivo diferencial, los sabores, el menor costo general e impositivo y la facilidad de acceso en comparación con el tabaco.

IMPLICACIONES POLÍTICAS

El enfoque de minimización de daños arroja claras implicaciones para las políticas de control del tabaco, que exige una reorientación de estas políticas comenzando con un retorno a sus raíces de minimización de daños. El principio básico de minimización del daño es que la política, la regulación y la defensa se basen en la evidencia científica y de manera proporcional al grado de daño del producto, con las estrategias más restrictivas aplicadas a los productos más nocivos.

vidas

Reafirmando la minimización de daños en el control del tabaco

La minimización de daños fue una estrategia aceptada al comienzo de los esfuerzos del control del tabaco en los años 60. Estaba y todavía está implícita en el soporte del control del tabaco como es el uso de TSNs como productos seguros de nicotina. Los defensores de la salud pública ahora son a menudo escépticos sobre los productos de daño reducido debido a la desconfianza de la industria tabacalera y las entidades comerciales en general, dada la experiencia de la promoción altamente engañosa de los cigarrillos “light” con bajo contenido de alquitrán que, de hecho, no eran productos de daño reducido.

Este escepticismo se ha generalizado hasta el punto de negar todas las estrategias y datos de minimización de daños, incluido el éxito bien documentado con el snus sueco. El tabaco sin humo sigue siendo visto por la Organización Mundial de la Salud y la mayoría de los países como “una alternativa no segura para fumar”, incluso si es mucho menos dañino, y los cigarrillos electrónicos también están prohibidos en muchos países.

Los enfoques de minimización de daños a menudo se han resistido en muchas áreas de comportamiento debido a los temores al riesgo de consecuencias dañinas involuntarias. Pero cuando se implementan cuidadosamente, estos enfoques han reducido drásticamente el daño a nivel individual y de la población (por ejemplo, el uso del condón) y los programas de intercambio de agujas para la prevención del VIH.

Consideraciones sobre la Industria

En el control del tabaco, existe una trepidación comprensible en las alternativas de apoyo que ofrece la industria y que pueden poner en riesgo y socavar 50 años de esfuerzos de control del tabaco, dado el comportamiento pasado de la industria tabaquera y documentado por el Royal College of Physicians.

Mientras se considera a la industria tabaquera tradicional y, por defecto colateral, a las industrias más nuevas de los ANDS, especialmente a la del cigarrillo electrónico, como estrictamente responsables de aquello, por exceso de precaución, las estrategias de control del tabaco no abarcan completamente el movimiento hacia productos menos nocivos (o lo desalientan activamente) y el resultado podría ser perjudicial para los fumadores que no pueden o no quieren dejar de fumar o de usar nicotina por completo.

Una pregunta clave es si la combinación de los avances tecnológicos (es decir, los ANDS) y la regulación puede alinear a los fabricantes productos de nicotina más segura con los defensores del control del tabaco para eliminar el tabaco combustible como producto defectuoso e inaceptable para uso humano.

Educación Pública y Comunicación

La información pública precisa es una parte crucial de la política de control del tabaco. El impacto positivo de los cigarrillos electrónicos puede haberse ralentizado por afirmaciones exageradas de sus daños y los daños de la nicotina en general. Sólo el 5.3% de los estadounidenses cree correctamente que los cigarrillos electrónicos son “mucho menos perjudiciales” que los cigarrillos combustibles, el 37% cree que son iguales o peores que el tabaco, y el 34% no lo sabe.

Las percepciones erróneas de los daños de la nicotina y los cigarrillos electrónicos han aumentado recientemente socavando todo su potencial para desplazar el tabaquismo. Un público desinformado carece de la información requerida para tomar medidas de protección de la salud por sí mismos. La Educación pública precisa contrarrestar las percepciones erróneas del daño de la nicotina y los ANDS, para comunicar el continuo de riesgo relacionado con el uso de los diferentes productos del tabaco y los ANDS (Figura 1), y enfatizar la importancia de dejar de fumar.

Los ANDS siempre deben ser comparados con los productos de tabaco combustible respecto a sus daños relativos y las creencias públicas erróneas de que la nicotina es la causa de la enfermedad y el cáncer, más que el humo de la combustión, deben disiparse. Temer que la nicotina causa cáncer, desalienta del uso de TSNs aprobadas por las Autoridades Sanitarias, así como de los cigarrillos electrónicos y otros ANDS como formas viables para dejar de fumar cigarrillos.

CONCLUSIONES

La minimización de daños es un enfoque pragmático que puede complementar los esfuerzos de prevención y cese del control del tabaco actual. Su objetivo principal es desplazar a toda la población de fumadores de productos de tabaco con combustión tóxica, al uso exclusivo de productos mucho más seguros, tan rápido y tan pronto como sea posible.

Prudentemente regulados, los cigarrillos electrónicos y el snus sueco brindan una gran oportunidad para interrumpir la pandemia de enfermedades relacionadas con el tabaquismo en los Estados Unidos y en el mundo y ofrecer una prueba inicial del rol potencial de las nuevas innovaciones en ANDS para mejorar la salud pública.

Esta oportunidad depende de fomentar una mayor innovación tecnológica y encontrar el equilibrio apropiado entre la seguridad del producto, el atractivo del consumidor y las regulaciones dirigidas específicamente para disminuir el uso de productos de tabaco combustible convencionales.

La regulación, la política, la práctica y la promoción de los enfoques de minimización de daños tienen el potencial para realinear las fuerzas del mercado y los incentivos económicos para aquellos dispuestos a fabricar y comercializar productos ANDS mucho menos dañinos para los consumidores adultos.

Incluso si el riesgo de daño a algunos jóvenes que de otro modo no habrían fumado aumenta marginalmente, tales riesgos deben sopesarse en contraste con los beneficios sustanciales e inmediatos de desplazar el hábito de fumar hacia productos de nicotina más seguros entre jóvenes y adultos.

Salvo en los escenarios más inverosímiles, los modelos de simulación a nivel poblacional estiman millones de años de vida ahorrados mediante el empleo de los principios de minimización de daños y el cambio de los fumadores a productos ANDS más seguros. El reemplazo de la mayor parte del consumo de cigarrillos por el uso de cigarrillos electrónicos durante un período de 10 años prevendría hasta 6.6 millones de muertes prematuras y 86.7 millones de años de vida perdidos.

Estados Unidos y el mundo necesitan un Champion sincero en el control del tabaco: alguien como C. Everett Koop, el cirujano general de EEUU durante los primeros ocho años de la epidemia de SIDA, para obtener la última información precisa sobre reducción de daños aplicada a productos ANDS que podrían salvar millones de vidas de fumadores, que exija ética e integridad en la interpretación responsable de la evidencia científica, con rigor y con sentido común.

Puntos Clave

futuro

EMISIONES DE ALDEHIDO EN CIGARRILLOS ELECTRÓNICOS: REPLICACIÓN DE ESTUDIOS DESAFIANDO RESULTADOS PREVIOS

Hace unas semanas se me remitieron dos estudios desde Argentina, a la vez que varios preocupados vapers de este país nos preguntaban qué estaba pasando con respecto a las declaraciones en prensa, derivadas de dichos estudios.

Los titulares de los periódicos argentinos y de otros países anunciaban a bombo y platillo la demostración de que sí existía el vapeador pasivo. Para muestra un botón:

Imagen1

Inmediatamente me dirigí a quien más investigaciones y papers ha publicado sobre la toxicidad del vapor de los cigarrillos electrónicos, cómo no, el Dr. Farsalinos. Su respuesta fue clara. Estamos trabajando en la replicación de dichos estudios y pronto publicaremos las conclusiones. 

Quiero subrayar aquí, aunque parezca que no viene al caso, la importancia que tiene la publicación de un estudio peer review, independientemente de dónde provenga la financiación de dicho estudio. Digo esto, porque he tenido que vivir la situación en primera persona, de comentar la ciencia del cigarrillo electrónico ante médicos españoles pertenecientes a sociedades médicas marcadamente antivape, y me he encontrado con una respuesta tristemente argumentada en muchas ocasiones “Los estudios a favor del ecig no son válidos porque están financiados por la industria tabaquera o la del cigarrillo electrónico” (ojalá añadiría). Sí la eterna falacia ad hominem; un uso absolutamente a conveniencia de la postverdad. Como si todo pudiera financiarse con dinero público. Como si los estudios sobre medicamentos no los financiaran las propias farmacéuticas, como ocurre de manera habitual con cualquier otra industria. ¿Alguien cree que se me tomaría en serio si yo dijera que el Champix no vale porque toda su investigación se financió con dinero de Pfizer?. No es la primera ni la última vez que leemos en twitter a grandes exponentes de las sociedades médicas españolas entrar en la descalificación, incluso a nivel personal, de los doctores que se postulan a favor del ecig utilizando este argumento y lo más triste, es que en la mayoría de las ocasiones, además es falso.

Pues bien; cuando se publica un paper que ha pasado un proceso peer review, además de haber pasado el escrutinio de los revisores de la publicación, se somete a su vez al escrutinio de toda la comunidad científica internacional. ¿Cómo? Pues muy sencillo. Todos los papers llevan un apartado titulado “Material y Métodos” en el que se describe hasta el máximo detalle qué materiales, condiciones y técnicas exactos se han utilizado en el desarrollo de la investigación. De este modo, cualquier laboratorio del mundo, puede dedicarse a replicar de manera fehaciente la investigación publicada, examinar si pueden reproducirse los resultados, comentar y criticar constructivamente los ensayos realizados. Precisamente, el Doctor Farsalinos es uno de los más atacados por los antivape y el único que se ha molestado en realizar este ejercicio de replicación de resultados, obteniendo conclusiones que desafían los resultados previos.

Su reciente entrada en e-cigarette research, presenta la publicación de los papers que realizan la replicación de los estudios que comentaba anteriormente y os la ofrezco a continuación. Espero que resulte de vuestro agrado.

EMISIONES DE ALDEHIDO EN CIGARRILLOS ELECTRÓNICOS: REPLICACIÓN DE ESTUDIOS DESAFIANDO RESULTADOS PREVIOS

Por el Dr. Farsalinos

El 15 de diciembre de 2016, me preguntaron sobre mis predicciones para 2017 sobre el futuro del vapeo y mencioné que: “Los estudios de mala calidad acompañados por declaraciones de prensa alarmista son cada vez más frecuentes … pronto veremos algunos avances interesantes en este aspecto“.

Nos llevó unos meses, pero ahora es el momento de cumplir esa promesa. Todos ustedes recuerdan la publicación sobre el “formaldehído oculto“, que incluía una declaración de que los cigarrillos electrónicos son de 5 a 15 veces más cancerígenos que fumar. Esta publicación fue acompañada por una impresionante cobertura mediática a través de un comunicado de prensa y de un premio posterior para el grupo de investigación que la realizó de $ 3.5 millones para desarrollar una mayor investigación sobre este tema.

Hace algunos días, publicamos un estudio de replicación (Los cigarrillos electrónicos emiten niveles muy altos de formaldehído solo en condiciones desagradables para los usuarios: un estudio de replicación en condiciones de uso realistas y verificadas) utilizando exactamente los mismos dispositivos, baterías y líquido que en la publicación mencionada. Sin embargo, además les pedimos a los vapers que probaron el dispositivo (un atomizador CE4 muy antiguo, testado en incrementos de 0,2 Voltios) e informaran cuando notaran caladas en seco (lo que todos conocemos como dry puff con ese horrible sabor a quemado). Las caladas en seco se detectaron a 4,2 V, por lo que 4,0 V fue el voltaje máximo de uso realista. Luego probamos el dispositivo en el laboratorio con diferentes ajustes de voltaje (condiciones de uso realistas y caladas en seco) y encontramos, como se esperaba, un aumento exponencial de las emisiones de formaldehído en condiciones de dry puff. De hecho, a 5.0 V encontramos niveles mucho más altos de formaldehído que la publicación original. Ni siquiera nos atrevimos a pedirles a los vapers que probaran ese dispositivo a 5.0 V. Por lo tanto, concluímos que los cigarrillos electrónicos pueden generar enormes niveles de formaldehído, pero esto ocurre sólo en condiciones en las que ningún vaper vapearía y, por tanto, jamás sería expuesto. Aclaramos además, que la afirmación de que el riesgo de cáncer es de 5 a 15 veces mayor es incorrecta. A su vez, también recomendamos que los vapers no utilicen estos dispositivos (CE4) porque, incluso en condiciones de vapeo normales, el nivel de emisiones de formaldehído era bastante alto y muy superior al de los dispositivos recientes. Es de destacar que los CE4 ya no están disponibles en la Unión Europea.

En 2016, otro estudio encontró niveles enormes de emisiones de aldehído de los cigarrillos electrónicos. Usaron nuevamente un atomizador CE4 (CE4v2) a 3.8 V y 4.8 V pero con 5 segundos de inhalación (la duración de la calada es igualmente importante para la potencia o el voltaje porque la energía = potencia x tiempo). Reportaron emisiones extremas (hasta 48,000 ug / g de formaldehído). Calculamos la exposición relativa del consumo de líquido de 5 ml (uso diario supuesto) en comparación con los cigarrillos de tabaco y encontramos que 5 ml de líquido equivaldrían a 3200 cigarrillos de tabaco. Los autores ampliaron publicando un segundo estudio , en el que realizaron un análisis de evaluación de riesgo para los vapers y la exposición pasiva utilizando los hallazgos anteriores.

Hoy, publicamos una réplica del estudio usando el mismo equipo, configuración de energía y duración de la calada. Dos vapers experimentados identificaron caladas en seco tanto a 3.8 V (obviamente debido a la larguísima duración de la calada) como a 4.8 V (de hecho, incluso a menor duración de la calada, las caladas en seco fueron demasiado horribles a 4.8 V). Esta vez, el problema no fueron sólo las caladas en seco; los resultados publicados también fueron muy sobreestimados. Encontramos niveles de aldehídos de 6 a 25 veces más bajos en las mismas condiciones de dry puff. Además, para evaluar las emisiones de aldehído a partir de un patrón de uso realista, probamos un atomizador relativamente nuevo (Nautilus Mini, que de hecho tiene alrededor de 3 años pero tiene una mecha de algodón como todos los atomizadores de nueva generación). Los niveles de emisiones de aldehído eran tan bajos que un consumo de líquido de 5 ml por día expondría a los vapers a niveles de aldehído 94.4-99.8% más bajos en comparación con fumar 20 cigarrillos de tabaco. Además, se debe tener en cuenta que la comparación se refiere a 5 ml de consumo de líquido; cuanto más se consuma, menor será la diferencia en comparación con fumar. La asociación es lineal.

Ambos estudios muestran claramente que es muy importante evaluar la generación de caladas en seco al medir en laboratorio las emisiones de cigarrillos electrónicos. Aunque esto los vapers lo conocen desde hace años y se lleva mencionando en la literatura científica desde 2013, todavía muchos, si no la mayoría de estudios, fallan en sus protocolos al examinar esto.

El campo de la investigación del e-cigarrillo tiene un número inusualmente alto de estudios que informan de resultados “extraños” (por decirlo de alguna manera). Un principio básico que debería seguirse, sobre todo en ciencia, es que, si los datos no tienen sentido, no culpe al sentido común, sino revise los datos para detectar posibles errores. Sin embargo, muchos (si no la mayoría) de estos estudios están acompañados por declaraciones en prensa y campañas de medios generalizadas. Como resultado, hoy, después de tantos años de investigación, la mayoría de los fumadores piensan que los cigarrillos electrónicos son igual o más dañinos que fumar. Será interesante ver cómo las revistas y los editores que publican estos estudios reaccionarán cuando vean que los hallazgos de sus publicaciones no pueden replicarse.

Sugeriría que todos estén atentos. Este NO es el final de nuestros estudios de replicación. Pronto vendrán más, como prometí en el pasado.

ENTREVISTA CON EL DOCTOR JOAN GRIMALT

Hace ya bastante tiempo un grupo de vapers en colaboración de Anesvap con el Instituto de Investigación Ambiental y del Agua (IDAEA-CSIC), estuvimos participando en un estudio dirigido por el Catedrático de Química Ambiental Doctor Joan Grimalt, donde se trataba de determinar compuestos orgánicos e inorgánicos que son inhalados y exhalados por los vapeadores activos y pasivos. Previamente, el equipo del Doctor Grimalt ya había desarrollado un método para analizar y comparar los compuestos que se absorben al fumar cigarrillos de tabaco y cigarrillos electrónicos. El trabajo se publicó en la revista Journal of Chromatography y en él se demostraba la enorme diferencia que existe entre el perfil químico del humo del tabaco y el vapor de los cigarrillos electrónicos.

En esta ocasión, nos prestamos de muy buen grado a ayudar al Doctor y a su amable equipo a continuar sus investigaciones, vapeando como lo hacemos en nuestro día a día normalmente, en un entorno aislado, mientras sus instrumentos medían las emisiones de nuestros dispositivos durante 12 horas. Ya que estábamos, aprovechamos este largo y divertido encierro para charlar con este magnífico investigador sobre sus impresiones a lo largo de sus investigaciones y, una vez más, gracias a Julio poder ofreceros esta magnífica entrevista.

Los resultados de este nuevo estudio en el que participamos, fueron presentados por el propio Dr. Grimalt, que amablemente accedió a compartirlos con nosotros en una ponencia magistral ofrecida en la pasada Vapexpo de Barcelona, con el Dr. Jacques Le Houezec presentando la conferencia. Desgraciadamente no podemos ofrecer documento gráfico de la ponencia, pero esperamos que muy pronto los fantásticos resultados obtenidos, con importantes implicaciones para determinar la existencia o no del vapeo pasivo, se harán públicos en una publicación peer review.

 

 

ESTUDIO SOBRE LA SEGURIDAD A LARGO PLAZO DE LOS CIGARRILLOS ELECTRÓNICOS

El estudio, “Nicotine, Carcinogen, and Toxin Exposure in Long-Term E-Cigarette and Nicotine Replacement Therapy UsersA Cross-sectional Study” fue publicado el pasado 6 de febrero, por investigadores del University College de Londres, dirigidos por el Dr. Lion Shahab, en la revista Annals of Internal Medicine, analizó muestras de saliva y orina de usuarios de cigarrillos electrónicos a largo plazo y de NRTs (chicles, parches), así como de fumadores, y comparó los niveles de sustancias químicas clave encontradas en sus cuerpos.

Se encontró que los fumadores que cambiaron completamente a cigarrillos electrónicos o NRT tenían niveles significativamente más bajos de productos químicos tóxicos y carcinógenos, en comparación con las personas que continuaron fumando cigarrillos de tabaco. Aquellos que usaron e-cigarrillos o NRT, pero no dejaron completamente de fumar, no mostraron la misma caída en los niveles de toxinas. Esto subrayó que se necesitaba un cambio completo para obtener los beneficios a largo plazo para la salud de dejar el tabaco.

Declaraciones del Dr. Lion Shahab, director de la investigación:

“Nuestro trabajo amplía las evidencias que muestran que los cigarrillos electrónicos y las terapias sustitutivas de nicotina son mucho más seguros que fumar, sugiriendo además que hay un riesgo muy bajo asociado con su uso a largo plazo. Hemos observado que los niveles de compuestos químicos tóxicos en el organismo por el empleo de los e-cigarrillos son considerablemente inferiores a los sugeridos por otros estudios previos en los que se llevaron a cabo experimentos simulados. O, dicho de otra manera, nuestros hallazgos dan a entender que algunas de las dudas generadas en torno a la seguridad de estos productos podrían ser erróneas. Nuestros hallazgos también sugieren que la cantidad de nicotina que proporcionan los e-cigarrillos apenas difiere de la que se logra con los cigarrillos convencionales. Esto podría ayudar a la gente a dejar de fumar al poder lidiar con su ‘abstinencia’ de nicotina de una manera más segura”.

Declaraciones de Alison Cox, de Cancer Research UK, organismo británico dedicado a la investigación del cáncer y responsable de la financiación de este estudio:

“En torno a una tercera parte de todas las muertes causadas por el tabaco se deben al cáncer, por lo que queremos ver cómo cada vez más de los 10 millones de fumadores en Reino Unido acaban rompiendo con su adicción. Este estudio refuerza la evidencia de que los e-cigarrillos constituyen una alternativa mucho más segura que el tabaco, y sugiere que los efectos a largo plazo de estos productos son mínimos. Conocer y divulgar los beneficios del reemplazo de nicotina, caso de los e-cigarrillos, es un importante paso para la reducción del número de muertes asociadas al tabaco en todo el mundo”.

El estudio tuvo una enorme repercusión mediática:

http://www.abc.es/salud/habitos-vida-saludable/abci-demostrada-seguridad-largo-plazo-e-cigarrillos-frente-tabaco-201702070100_noticia.html

http://www.infosalus.com/salud-investigacion/noticia-cigarrillos-electronicos-mas-seguros-fumar-20170207070242.html

http://www.reuters.com/article/us-health-ecigarettes-toxins-idUSKBN15L2J7

https://www.eurekalert.org/pub_releases/2017-02/cru-est020317.php?utm_content=bufferdd39a&utm_medium=social&utm_source=twitter.com&utm_campaign=buffer

http://sante.lefigaro.fr/article/e-cigarette-les-vapoteurs-moins-exposes-aux-substances-toxiques-que-les-fumeurs

 

 

CLEARING THE AIR: REVISIÓN INTEGRAL 2017 DE LOS INSTITUTOS CANADIENSES DE SALUD

“Clearing the Air” es un proyecto de síntesis de conocimiento financiado por los Institutos Canadienses de Salud, que examina el debate en torno a los dispositivos de vapor a través de una síntesis y revisión de todas las pruebas científicas existentes hasta enero de 2017.

Se trata de un documento de revisión muy extenso, pero podemos resumir sus conclusiones de la siguiente manera:

-En general, hay pruebas alentadoras de que los dispositivos de vapor pueden ser al menos tan eficaces como otros sustitutivos de la nicotina como ayuda a los fumadores para abandonar el tabaco.

No existe evidencia de ningún efecto puerta de entrada, por el cual los jóvenes que experimentan con dispositivos de vapor pasarán luego, con mayor probabilidad, a consumir tabaco. La evidencia disponible es que el consumo de tabaco por los jóvenes ha estado disminuyendo, mientras que el uso de dispositivos de vapor ha estado aumentando.

La exposición al vapor de segunda mano o vapeo pasivo, es más transitoria que la exposición al humo del tabaco. Sí se ha demostrado que crea una exposición medible, pero pequeña, a la nicotina, pero no a carcinógenos como los que se encuentran en el humo del tabaco. No se espera que la exposición a niveles tan bajos de nicotina pueda entrañar algún riesgo para la salud.

El vapor de los e-cigarrillos contiene substancialmente menos tóxicos que el humo de los cigarrillos de tabaco, sin embargo, se debe investigar más por si algún carcinógeno pudiera estar presente.

En palabras de la investigadora principal Dra. Marjorie MacDonald: “Los temores de un efecto de puerta de entrada son injustificados y exagerados”. “Desde la perspectiva de la salud pública, es positivo ver a los jóvenes avanzando hacia un sustituto menos dañino del tabaco”.

En conclusión, la recomendación de los expertos sobre la regulación y legislación de los dispositivos de vapor es que debe estar basada siempre en la mejor evidencia científica disponible, con el fin de apoyar la mejora de los resultados en materia de salud pública. La política no debe ser impulsada por temores no fundados de un “efecto de puerta de entrada”, sino, más bien, estar orientada a ayudar a los fumadores de tabaco a dejar de fumar, garantizando que sólo los dispositivos más seguros estén legalmente disponibles, reduciendo así los daños tanto directos como indirectos.

 

 

 

LA VERDAD SOBRE EL VAPEO. GFN 2016.

Gracias a la colaboración de Julio Ruades y a su trabajo como portavoz de Anesvap  conseguimos realizar el siguiente documento gráfico en el GFN 2016, siendo el que todavía hoy considero como el más importante de todo el material audiovisual que hemos generado desde las asociaciones hasta la fecha.

En el vídeo se pueden ver con subtítulos en español insertados, 15 entrevistas cortas con grandes Doctores y activistas, referentes del vapeo a nivel mundial, sobre problemáticas  que nos preocupan a todos. Antes de cada entrevista se muestra una pequeña Bio de cada uno de ellos en español y en inglés. Os recomiendo que lo mantengáis como uno de vuestros documentos de cabecera.

 

LA VERDAD SOBRE EL VAPEO. GFN 2016.

Una vez más…

Ayer, Vivek H. Murthy, Cirujano General de Estados Unidos y jefe del servicio público de salud de ese país, publicó un nuevo informe sobre los cigarrillos electrónicos, que pretendía proporcionar un resumen científico de las pruebas relativas a los cigarrillos electrónicos y los productos de vapeo.

El informe, para variar, está causando una enorme controversia a la que se están agarrando como lapas los detractores del cigarrillo electrónico. Además, cómo no, está dando pie a titulares tan divertidos como estos:

cnnyeuronews

Lógicamente, acompañados además de videos de terribles explosiones de “baterías” que aterrorizarían hasta al más “echao pa lante”.

Para explicar la controversia, recurro esta vez a la respuesta del Dr. Michael Siegel en su magistral blog, “The rest of the Story”.

El Dr. Siegel es profesor en el Departamento de Ciencias de Salud Comunitaria, en la Escuela de Salud Pública en la Universidad de Boston. Tiene 25 años de experiencia en el campo del control del tabaco. Anteriormente trabajó dos años en el Departamento de Tabaquismo y Salud del CDC, donde realizó investigaciones sobre el tabaquismo pasivo y la publicidad del tabaco. Ha publicado cerca de 70 artículos relacionados con el tabaquismo. Fue testigo clave en la demanda de Engle contra las grandes tabaqueras, que dio lugar a un veredicto sin precedentes de 145 mil millones de dólares contra la industria. Enseña ciencias sociales y del comportamiento, comunicación de masas y salud pública, y promoción de la salud pública en el programa de Doctorado en Salud Pública de la Universidad de Boston.

Os muestro a continuación su entrada al respecto de esta terrorífica noticia:

EL INFORME DEL CIRUJANO GENERAL DE EEUU SOBRE LOS CIGARRILLOS ELECTRÓNICOS ES CIENTÍFICAMENTE DESHONESTO

Hoy, el Cirujano General, publicó un nuevo informe sobre los cigarrillos electrónicos, pretendiendo proporcionar un resumen científico de las pruebas relativas a los cigarrillos electrónicos y los productos de vapeo. Sin embargo, el informe es científicamente deshonesto y esencialmente miente acerca de un simple y muy importante hecho, que el público debe entender acerca de los cigarrillos electrónicos y los productos de vapeo: Estos productos no contienen tabaco y, por lo tanto, el vapeo no es una forma de uso del tabaco.

El resto de la historia…

Esencialmente, toda la premisa del informe es una mentira. El informe alerta repetidamente al público de que el vapeo es una “forma de uso del tabaco” y que los cigarrillos electrónicos son una “forma de tabaco”. Esta declaración tantas veces repetida, no podría estar más lejos de la verdad. El vapeo no es una forma de uso del tabaco. Los cigarrillos electrónicos no son una forma de tabaco. La verdad es que los cigarrillos electrónicos no contienen tabaco. Una persona que vapea (pero no fuma) no es un usuario del tabaco. Tal persona no está usando ninguna forma de tabaco. Un “vaper-no fumador” está de hecho “libre de humo” y “libre de tabaco”.

Las repetidas declaraciones del Cirujano General son un insulto a la inteligencia del público. Al parecer suponen que el público es tan estúpido que tenemos que ser engañados con el fin de apreciar el hecho de que el vapeo podría estar asociado con algunos riesgos para la salud. En lugar de decir la verdad e informarnos de que, si bien los cigarrillos electrónicos no contienen ni queman tabaco, los componentes de los e-líquidos pueden degradarse en sustancias químicas que potencialmente podrían llevar algunos riesgos con el uso a largo plazo, el informe nos informa deshonestamente de que los cigarrillos electrónicos aparentemente contienen tabaco y representan una forma de uso del tabaco.

Si alguien realmente se cree este informe, va a hacer mucho daño a la salud pública. Los vapers que lean el informe serán alentados a volver a fumar. “Después de todo, si los cigarrillos electrónicos son sólo otra forma de tabaco y si el consumo de tabaco en cualquier forma es peligroso, ¿por qué molestarme en dejar de fumar? Debería volver a fumar cigarrillos de tabaco”. Afortunadamente, la mayoría de los vapers parecen estar mucho más educados que el Cirujano General y conocen los hechos básicos sobre el vapeo y las diferencias entre vapear y fumar.

No hay que profundizar mucho en el informe antes de que te mientan. En el prólogo mismo, el informe dice: “Estos productos son actualmente la forma de tabaco más utilizada entre los jóvenes de los Estados Unidos, superando a los productos convencionales del tabaco, como los cigarrillos, los cigarros, el tabaco de mascar y los narguiles”. Lo que el informe no dice al público es que mientras los cigarrillos, los cigarros, el tabaco de mascar y las cachimbas son una forma de consumo de tabaco porque contienen tabaco, los cigarrillos electrónicos son distintos de todos estos otros porque no contienen tabaco. Tal vez la oficina del Cirujano General necesita una lección de recordatorio de “Busca la diferencia”.

También en el prefacio, el informe recomienda estrategias para “desalentar el uso del tabaco en cualquier forma, incluyendo los cigarrillos electrónicos” y enfatiza la necesidad de prevenir el “uso del tabaco en cualquier forma”. De nuevo, esto es enormemente engañoso, ya que vaping no es una forma de consumo de tabaco.

De hecho, el informe no sólo da por hecho que los cigarrillos electrónicos contienen tabaco, sino que en ningún momento informa al público de que los cigarrillos electrónicos no contienen tabaco. Incluso en el capítulo que pretende proporcionar un “fondo” detallado a la cuestión de los cigarrillos electrónicos, el Cirujano General no informa a los lectores de que, a diferencia de los cigarrillos, los e-cigarrillos no contienen tabaco. Incluso en la sección que debe describir lo que es un cigarrillo electrónico, no se menciona el hecho de que los cigarrillos electrónicos no contienen tabaco y, por tanto, son distintos de todos los demás “productos del tabaco” del mercado.

Seamos claros. Si el Cirujano General va a afirmar que el vapeo es una forma de uso del tabaco, también lo es la terapia de reemplazo de nicotina. Y si el Cirujano General es serio al afirmar que “cualquier forma de uso del tabaco” es peligrosa, entonces ¿por qué no advierte a las personas que están usando pastillas, chicles y parches de nicotina?

Obviamente, sería terriblemente engañoso y mentiroso decirle al público que los parches de nicotina son una forma de uso del tabaco. Estaría mintiendo al decir al público que las personas que usan el parche de nicotina son usuarios del tabaco. La nicotina de un parche de nicotina deriva del mismo tabaco que la nicotina de los cigarrillos electrónicos. El Cirujano General no haría tal declaración porque engañaría a los fumadores induciéndoles a pensar que las NRTs son sólo otra forma de uso del tabaco. El Cirujano General tendría entonces que reconocer que los ex-fumadores que todavía están usando NRTs no están “libres de tabaco”. Siguen siendo usuarios del tabaco, y el uso del tabaco en cualquier forma es peligroso.

¿Cómo puede ser menos engañoso, entonces, decirle al público que el vapeo es una forma de uso del tabaco?

Lo que es profundamente inquietante en este informe es, que mientras éste gasta una cantidad excesiva de tiempo atacando a la industria del tabaco por, históricamente, haber engañado al público sobre los riesgos relativos de los diferentes tipos de productos de tabaco (por ejemplo, los cigarrillos light), a su vez, el informe cae en engañar al público sobre los riesgos relativos de las diferentes formas de productos que contienen nicotina: a saber, los productos libres de tabaco y los productos que realmente contienen tabaco.

Si el Cirujano General no reconoce la diferencia sustancial entre un producto que está matando a más de 400,000 personas al año en EEUU y un producto simplemente “no inocuo”, entonces tenemos un gran problema en nuestro enfoque de salud pública federal.

Y si no somos capaces de comunicar los muy diferentes riesgos asociados con un producto que está matando a más de 400.000 personas al año y un producto que es simplemente “no inocuo”, entonces tenemos un gran problema en nuestra capacidad de comunicación de riesgos.

Michael Siegel

A su vez, el Doctor Farsalinos en ECR, ha lanzado su comentario al respecto de este informe, donde abunda de nuevo en la profunda manipulación que supone incluir al cigarrillo electrónico en la clasificación de tabaco. Añado a continuación algunos de los párrafos de su entrada:

El informe está lleno de reclamaciones sobre el daño, mientras que no hay hechos reales sobre cualquier daño causado por los e-cigarrillos a cualquier persona (usuario o viandante). Las declaraciones sobre compuestos nocivos y potencialmente dañinos no son más que declaraciones emocionales sin contenido real en términos de riesgo realista. En todas las afirmaciones relacionadas con los cigarrillos electrónicos y el daño, se puede sustituir fácilmente el término “cigarrillo electrónico” por términos como “aliento humano” (emite aldehídos potencialmente dañinos), “aire interior” (es probable que esté expuesto a más Formaldehído por quedarse en casa en comparación con vaping), “caminar por las calles”, “medicamentos” (no conozco ningún medicamento sin efectos secundarios o cualquier intervención médica sin complicaciones potenciales), o cualquier cosa que se pueda imaginar. Para aclararlo, no estoy sugiriendo que los cigarrillos electrónicos sean libres de riesgo o tan seguros como el aire interior o la respiración humana. Sólo estoy diciendo que tal presentación es altamente engañosa y no proporciona ninguna información útil sobre el riesgo.

Otro caso típico de una declaración puramente emocional, es la sección donde se “criminalizan” los sabores en los cigarrillos electrónicos por atraer a los jóvenes. Las mismas declaraciones sobre el chocolate, los caramelos, los ositos de gominola, etc se podrían mencionar en este informe. No conozco a ningún adulto que coma algo sin sabor u olor y pueda obtener cierta satisfacción de ello.

El informe ignora por completo los beneficios potenciales de los cigarrillos electrónicos. En primer lugar, no hay análisis sobre cómo las recomendaciones sobre el gravamen con impuestos o posibles restricciones sobre los sabores podrían afectar a los fumadores adultos que tratan de dejar de fumar con la ayuda de los cigarrillos electrónicos. Supongo que el Cirujano General se preocupa por la salud de toda la población. También existe el caso de los jóvenes fumadores. ¿No preferiríamos que los adolescentes fumadores usen cigarrillos electrónicos en lugar de productos de tabaco combustibles? Bueno, por supuesto, no usar nada es la mejor opción. Pero no hace falta ser cirujano general para decir eso. Pero me pregunto, ¿por qué el informe no menciona los estudios que demuestran que las restricciones de los cigarrillos electrónicos podrían aumentar el tabaquismo entre los jóvenes?

El informe es desafortunadamente unilateral y seguramente será seguido por otra campaña pública de temor a los “e-cigarrillos malvados”. Esto resultará en una idea errónea más amplia acerca de los riesgos del cigarrillo electrónico en comparación con el tabaquismo y disuadirá a más fumadores de hacer el cambio. Y luego, culparemos al e-cigarrillo por el alto uso dual observado en los EE.UU …

Curiosamente, el informe se publicó junto con un sitio web muy bien diseñado, con secciones como “Conozca los riesgos”, “Analice los hechos” y “Entre en acción”. Las preguntas son:

¿Conocer qué riesgos?

¿Analizar qué hechos?

¿Tomar qué acciones?

Mi comentario…

Una vez más, observamos cómo se utiliza la “patente de corso” para instaurar una campaña perfectamente organizada que provoque el absoluto terror de la población al cigarrillo electrónico. Una vez más, miles de fumadores verán esa perfectamente diseñada web y leerán los acojon… titulares de la CNN y de Euronews y se reafirmarán en la postura que a todas luces parece correcta para el lobby anti-vapeo.  “Sigamos Fumando. Sigamos necesitando medicamentos. Sigamos enfermando. Sigamos muriendo. Sigamos haciendo ricos a todos aquellos que se lucran con nuestra desgracia” ¿Cuántas vidas se quedarán por el camino?.

Afortunadamente hay PERSONAS que conocen y experimentan la realidad de lo que está pasando y que luchan día a día, vaper a vaper, doctor a doctor, tienda a tienda para arrancar una vida y otra y otra de las garras del tabaco y de las mentiras… y eso es imparable.

Va por ti Santi

6 Millones de europeos han dejado de fumar con cigarrillos electrónicos. Otros 9 millones han reducido su consumo.

En palabras del Dr. Farsalinos: “Estas son probablemente las tasas más altas de abandono y reducción del tabaquismo que jamás se han observado en un estudio a gran escala”

Más de seis millones de fumadores en la Unión Europea han dejado de fumar y otros 9 millones han reducido su consumo de tabaco con el uso de cigarrillos electrónicos, según el último estudio publicado por los Doctores Farsalinos, Poulas, Voudris y Le Houezec en la revista Addiction.

addi

Estos científicos de la Universidad de Patras-Grecia, del Centro Onassis de Cirugía Cardiaca de Grecia, del Centro de Estudios del Tabaco y el Alcohol de la Universidad de Nottingam (Reino Unido) y del Instituto Nacional de Salud e Investigación Médica de Francia, analizaron los datos del Eurobarómetro 2014 sobre el tabaquismo y el uso de los cigarrillos electrónicos.

De acuerdo con los hallazgos del estudio, 48,5 millones de europeos han probado alguna vez los cigarrillos electrónicos, pero hay 7,5 millones de usuarios habituales (datos de 2014; la estimación actual podría ser muchísimo mayor). Basado en los datos del Eurobarómetro, el estudio presenta un tamaño muestral de 27,460 usuarios de la UE. El 35,1% de los usuarios de e-cigarrillos (intervalo de confianza 30,7-39,5%) dejaron de fumar completamente gracias a estos dispositivos, mientras que un 32,2% más (I.C. 29,9-36,5%) informó de una reducción en el consumo de tabaco. Además, la práctica totalidad de ellos, se corresponde con fumadores o exfumadores, desmintiendo una vez más, por activa y por pasiva, la teoría de puerta de entrada al tabaquismo.

Declaraciones del investigador principal del estudio, el Dr. Konstantinos Farsalinos:

“Estas son probablemente las tasas más altas de abandono y reducción del tabaquismo que jamás se han observado en un estudio a gran escala”“Los datos de la Unión Europea muestran que el uso de cigarrillos electrónicos parece tener un impacto positivo en la salud pública por dos razones principales: 1. Se observan altas tasas de reducción y cesación tabáquica 2. El uso de cigarrillos electrónicos se limita en su práctica totalidad a los fumadores y exfumadores, con un uso mínimo de los no fumadores”.

Existe una gran controversia sobre el uso de los cigarrillos electrónicos por parte de no fumadores, pero las investigaciones son tranquilizadoras. El Dr. Jacques Le Houezec, neurólogo e investigador del Instituto Nacional de Salud e Investigación Médica de Francia, aclara: “En los no fumadores se observó cierta experimentación con los cigarrillos electrónicos, pero su uso regular es mínimo. Sólo el 1,3% de los no fumadores informó de un uso ocasional de cigarrillos electrónicos que contienen nicotina y sólo el 0,09% reportaron un uso diario. Prácticamente, no existe un uso regular de cigarrillos electrónicos con nicotina por no fumadores, por lo que la preocupación de que los cigarrillos electrónicos puedan ser una puerta de entrada al consumo de tabaco, queda rechazada en gran medida por nuestros hallazgos.”

El Profesor Konstantinos Poulas de la Universidad de Patras, mencionó la importancia de la encuesta del Eurobarómetro para evaluar el uso del cigarrillo electrónico en la Unión Europea. “El cuestionario del Eurobarómetro es probablemente uno de los más detallados que se ha utilizado en el análisis de uso del cigarrillo electrónico a nivel poblacional. Se proporciona información detallada acerca de la frecuencia de uso, la diferencia entre la experimentación y el uso regular, y examina el uso de cigarrillos electrónicos que contienen nicotina. Por otra parte, la encuesta abarca una amplia muestra poblacional europea, que es representativa de la población total de la UE. Un diseño similar se debe utilizar en todos los estudios de población “.

El Eurobarómetro es una encuesta realizada por la Comisión Europea, que evalúa, entre otros, el tabaquismo y los patrones de uso de cigarrillos electrónicos en los 28 estados miembros de la Unión Europea. Este estudio es un análisis profundo de dichos datos.

Profundizamos ahora en el desarrollo y resultados del estudio:

Sobre el diseño experimental de los ensayos controlados aleatorios para establecer la eficiencia en el abandono del tabaco con vaporizadores personales:

La enorme variabilidad y número de dispositivos y e-líquidos disponibles en el mercado, que satisfacen la demanda de los consumidores permitiéndoles elegir, basados en sus preferencias personales, hace inaplicables los métodos tradicionales para diseñar ensayos controlados aleatorios, en los cuales, un único producto es testado en todos los participantes.

Los estudios sobre “el mundo real” que reflejen de manera realista el uso de estos productos son más apropiados para definir sus efectos sobre la salud y la prevalencia de tabaquismo. Brown et al 2014, ya habían demostrado en este tipo de estudio, que los usuarios de ecigs tenían un 60% de probabilidades más de abandonar el tabaco que aquellos que lo intentaron usando NRTs o que lo intentaron sin ayuda.

Principales objetivos del estudio:

  • Análisis de la prevalencia de uso y experimentación pasada, entre los que alguna vez han usado, usan o usaban cigarrillos electrónicos.
  • Prevalencia del uso de cigarrillos electrónicos que contienen nicotina.
  • Cambios reportados por los usuarios encuestados en su estado de fumador debido al uso de e-cigarrillos.
  • Correlaciones entre uso anecdótico y habitual de cigarrillos electrónicos.

Estructura y resultados del estudio:

Se trata de un estudio transversal sobre la encuesta Special Eurobarometer 429, realizada en 28 Estados Miembros por la Comisión Europea, entre el 29 de Noviembre de 2014 y el 8 de Diciembre de 2014. Europeos con 15 años o más, de diferentes estratos sociales y demográficos, fueron entrevistados de manera presencial en sus hogares y en su lengua nativa.

En cada país, un número de puntos de muestreo fue dibujado con probabilidad proporcional al tamaño de la población (para una cobertura total del país) y para su densidad de población.

Característicamente, la gran mayoría (77,2%) de los no fumadores que han utilizado cigarrillos electrónicos, informó sólo de experimentación pasada.

De la población total de usuarios diarios de e-cigarrillos que contienen nicotina, el 70,4% eran fumadores actuales, el 27,7% eran ex fumadores y el 1,9% eran no fumadores de los cuales sólo el 0,09% reportaron un uso diario.

De los que alguna vez habían utilizado un ecig, un 14,0% (IC del 95%: 12,7-15,3%) reportó cesación completa, mientras que un 21,2% (IC del 95% adicional: 19.7-22,7%) reportó reducción de consumo. La extrapolación a toda la población de la UE, se estima en 6,1 millones de europeos que han dejado de fumar con el uso de cigarrillos electrónicos, mientras que otros 9,2 millones han reducido su consumo de tabaco.

Profundizando en los datos, más de 2 de cada 3 de los usuarios diarios de vaporizadores personales, reportaron cesación completa o reducción de consumo.  El uso prolongado de ecigs mostró una tasa combinada de cesación/reducción de más del 40%. Entre los usuarios habituales de e-cigarrillos, la tasa de abandono del tabaco y de reducción combinada fue del 67,3%.

La frecuencia de uso de la nicotina fue evaluada colectivamente para usuarios tanto diarios como pasados de los ecigs.

Los usuarios diarios de cigarrillos electrónicos que contienen nicotina, reportaron una tasa de cesación total del 30,6% (95% CI: 27.1-34.0%), mientras que una proporción adicional significativa reportó reducción del consumo 28.5% (95% CI: 25.1-31.9%).

La experimentación pasada con cigarrillos electrónicos que contenían nicotina se asoció con bajas tasas de cesación/reducción, y la mayoría no reportó cambios en el consumo.

Tras analizar los datos por edad y género, los participantes vapers y exvapers mostraron un incremento significativo de la probabilidad de haber dejado de fumar, comparado con aquellos que habían reportado sólo experimentación pasada.

Todos los grupos de edad más jóvenes correlacionaron con el uso anecdótico del ecig, pero sólo el grupo de 40 a 54 años presentó correlación con el uso habitual.

Por otro lado, una percepción de baja peligrosidad del ecig entre los encuestados, se correlacionó tanto con la experimentación como con el uso habitual de ecigs.

Discusión

Esta encuesta del Eurobarómetro es de gran importancia para evaluar el uso del e-cigarrillo por la población de la UE por dos razones; en primer lugar, es representativa de toda la región de la UE (28 países) y, en segundo lugar, se hizo una clara distinción entre el uso actual, uso en el pasado y experimentación pasada, entre el uso regular y ocasional, y entre uso de e-cigarrillos que contenían o que no contenían nicotina.

En muchas de las encuestas publicadas hasta ahora, la experimentación en los últimos 30 días (dar una calada en una o dos ocasiones) se ha considerado como uso habitual, arrojando datos erróneos sobre el consumo. Otros estudios (Tackett et al 2015, Hitchman et al 2015) han demostrado que el uso diario del e-cigarrillo, es un fuerte predictor de la cesación o reducción tabáquica.

El primer resultado importante de esta encuesta del Eurobarómetro, es que se estima que 48,5 millones de personas han utilizado los cigarrillos electrónicos en todos los estados miembros de la UE.

Los datos analizados por Vardavas et al. en el Eurobarómetro de 2012 (realizado en 27 estados miembros) encontraron que, aproximadamente, 29,3 millones de europeos habían utilizado los cigarrillos electrónicos en ese momento. Por lo tanto, hay un aumento sustancial en la prevalencia del uso en menos de 2 años.

Sin embargo, al igual que en el Eurobarómetro 2012, en recientes encuestas realizadas en Reino Unido (PHE, Eastwood et al 2015), ser fumador o exfumador presentaba de lejos la mayor correlación independiente con el uso del cigarrillo electrónico, mientras que la adopción de estos dispositivos por no fumadores resultó ser muy baja.

La encuesta del Eurobarómetro también es innovadora por la introducción de la pregunta sobre el uso de cigarrillos electrónicos que contienen nicotina. Otros estudios han demostrado que el uso de nicotina en los e-cigarrillos es importante para conseguir el éxito como sustituto del tabaco con el fin de dejar de fumar (Farsalinos et al 2014 y 2013). Sin embargo, el consumo de nicotina por los no fumadores podría suponer un potencial problema debido a la posibilidad de causar dependencia, especialmente si se usa diariamente.

Los presentes resultados mostraron que casi el 80% de los usuarios que habían probado cigarrillos electrónicos lo habían hecho con nicotina, sin embargo, la mayoría de ellos eran fumadores y exfumadores mientras que, sólo el 0,09% de no fumadores reportó el uso diario de e-cigarrillos con nicotina.

Otros estudios fallaron en diferenciar entre el uso regular y ocasional o la experimentación pasada (Arrazola et al 2015, Reid et al 2015), dando lugar a una sobreestimación de la prevalencia del consumo de cigarrillos electrónicos y a una subestimación de su eficacia en el abandono o reducción del tabaco.

Por otro lado, la percepción de una baja nocividad del cigarrillo electrónico entre los encuestados, mostró correlación con el uso tanto anecdótico como habitual de estos dispositivos. Varios estudios, a su vez, han demostrado que los usuarios duales (aquellos que continúan fumando a la vez que consumen cigarrillos electrónicos) tienen la percepción de que los ecigs son más nocivos (Farsalinos et al 2014); esta percepción de riesgo, a su vez muestra una fuerte correlación independiente con el uso dual (Farsalinos et al 2015).

Un análisis reciente de la Encuesta Internacional de Control del Tabaco de Holanda, describió que, considerar que los ecigs son menos dañinos que el tabaco, era una de las motivaciones principales para los usuarios habituales de estos dispositivos (Hummel et al 2015).

Otros estudios reportaron un sustancial y creciente número de fumadores que falsamente creen que los cigarrillos electrónicos son igual o más dañinos que el tabaco convencional (Tan et al 2014, Amrock et al 2015, Brose et al 2015). Es razonable esperar que, si los fumadores no creen que el ecig sea menos dañino que el tabaco, nunca estarán motivados a probarlo como sustituto de este.

La publicidad del e-cigarrillo es probablemente una forma de aumentar la conciencia sobre los cigarrillos electrónicos entre la población, y fue significativamente asociada con el uso del e-cigarrillo (especialmente el uso habitual). Esto puede ser beneficioso para los fumadores, pero podría resultar en un mayor uso por la población no fumadora (desde una perspectiva de salud pública). Teniendo en cuenta que el uso habitual del e-cigarrillo es poco frecuente entre los no fumadores, parecería aceptable permitir la publicidad de cigarrillos electrónicos de una manera controlada de modo que se comercialicen únicamente como sustitutos del tabaco para fumadores, en lugar de publicitarlos como un nuevo “hábito de moda” para cualquier persona.

Una edad más joven (especialmente 15-24 años) también se asoció con haber utilizado alguna vez un e-cigarrillo. Un hallazgo similar se observó en un análisis de la encuesta Eurobarómetro 2012 (Ooms et al 2016). Este grupo de edad está generalmente más familiarizado con los productos de tecnología como los e-cigarrillos y dicho recurso podría tener efectos beneficiosos significativos porque, aunque dejar de fumar a temprana edad puede reducir significativamente el riesgo de futuras enfermedades asociadas al tabaquismo (Doll et al 2014, Pirie et al 2013, Jha et al 2013), pocos fumadores jóvenes tratan o buscan ayuda para dejar de fumar y muchos recaen en sus intentos (Husten 2007). Sin embargo, sólo la franja de edad 40-54 años se asoció con un uso habitual del e-cigarrillo, lo que implica que los grupos de edad más jóvenes están simplemente experimentando con los e-cigarrillos.

Los resultados de la encuesta Eurobarómetro NO sugieren que los cigarrillos electrónicos son la creación de una nueva generación de usuarios adictos a la nicotina. Esto es apoyado por los hallazgos sobre que el uso regular de e-cigarrillos entre personas que nunca habían fumado es raro, mientras que una proporción muy pequeña informó de que los cigarrillos electrónicos fueron el primer producto relacionado con el tabaco que utilizaban.

A su vez, este estudio también mostró que los cigarrillos electrónicos tienen una tasa de éxito sustancial en el abandono y la reducción del consumo de tabaco. Esto es atribuible al hecho de que los cigarrillos electrónicos satisfacen mejor las necesidades y preferencias de los fumadores y a que, hasta ahora, han sido de fácil acceso. La situación actual puede cambiar cuando los estados miembros de la UE adopten la Directiva Europea de Productos de Tabaco (TPD).

Queda por ver cómo afectará esta política a la disponibilidad del producto, accesibilidad y aceptación de su uso, sobre todo, cuando el uso del e-cigarrillo está asociado con la efectividad de la publicidad y promoción, y con fomentar la percepción en los fumadores de que se trata de un producto de baja nocividad comparado con el tabaco.

La publicidad va a ser regulada estrictamente a través de la implementación de la TPD mientras que el cambio de percepción del público a una postura negativa ya se ha destacado como una barrera para el uso de los cigarrillos electrónicos en el reciente informe de Salud Pública de Inglaterra. Otros efectos de la regulación serán un aumento en el precio y una reducción en la variabilidad del producto debido a los costes de conformidad. Por otro lado, la regulación TPD introducirá algunos criterios de calidad y seguridad, lo que podría aumentar la confianza en los productos por los consumidores.

RCP Y PHE: EL ARGUMENTARIO VAPER

Tras el informe del Ministerio de Sanidad inglés (PHE) publicado el pasado agosto, recientemente el Real Colegio de Médicos de Reino Unido (RCP) ha publicado un nuevo informe demoledor acerca de los vaporizadores personales que supone una vez más, junto con el informe PHE, un antes y un después en la ciencia y la proyección en salud pública de estos dispositivos y su potencial como herramienta de reducción de daños por tabaquismo.

Ambos informes son extremadamente extensos y complejos por lo que, en esta entrada, trataré de dar información general y ofrecer una visión rápida de las conclusiones de ambos informes para que estén a mano para todos los vapers, conformando su criterio y argumentario en un único documento.

Royal College of Physicians (RCP)

RCP

El Real Colegio de Médicos es una organización profesional británica dedicada a mejorar la práctica de la medicina, principalmente a través de la acreditación de los médicos por examen. Fundado en 1518, estableció la primera norma internacional en la clasificación de las enfermedades, y su biblioteca contiene textos médicos de gran interés histórico y valor incalculable.

El Colegio alberga cuatro facultades de formación: la Facultad de Medicina Legal y Forense, la Facultad de Medicina Farmacéutica, la Facultad de Medicina del Trabajo y la Facultad de Médicos Asociados. El Colegio se define a veces como el Real Colegio de Médicos de Londres para diferenciarla de otras entidades con nombres similares. Su sede en Regent Park es uno de los pocos edificios de la posguerra al que se le concedió la categoría grado I de edificio de estado.

El RCP desempeña un papel destacado en la entrega de atención al paciente de alta calidad, mediante el establecimiento de estándares de la práctica médica y la promoción de la excelencia clínica. Proporciona a los médicos en más de 30 especialidades médicas educación, formación y apoyo a lo largo de sus carreras. Como una organización benéfica independiente que representa a más de 32.000 profesionales y miembros de todo el mundo, el RCP asesora y trabaja con el gobierno, los pacientes, los profesionales de la salud y el público para mejorar la salud y la asistencia sanitaria.

Por tanto, se trata de una una Institución que por su carácter histórico y su nivel de excelencia e independencia representando a más de 32000 profesionales de la medicina, tiene legitimidad total a la hora de dictar las pautas para la proyección en salud pública.

El informe RCP, tiene 200 páginas y está redactado por Doctores y Catedráticos clave en la lucha contra el tabaquismo sin absolutamente ningún conflicto de interés (declaraciones en la página IX) y con total independencia.

Realiza una vez más un análisis riguroso y exhaustivo de toda la ciencia publicada acerca de los vaporizadores personales y su aplicación como herramienta de reducción de daños, sobre la genética, bioquímica, farmacología y toxicología de la adicción a la nicotina. Estas extensas secciones están desarrolladas de una manera magistral, por lo que aprovecharé para hacer subsiguientes entradas de vapor y ciencia que espero disfrutéis, puesto que sería imposible sacarle el jugo sólo en esta entrada.

El informe, además analiza las tendencias de los usuarios de vaporizadores personales y la potencial influencia de estos dispositivos en la salud pública, incidiendo sobre el impacto que las políticas de regulación de estos dispositivos tendrán sobre su potencial como herramienta de reducción de daños por tabaquismo.

El texto tiene tal relevancia, que ha sido publicado en la primera plana de las secciones de ciencia de los medios más importantes en distintos países, tales como The Telegraph, The New York TimesThe IndependentNBC, Der Spiegel, o la revista Forbes. Desgraciadamente y por razones desconocidas, las secciones de ciencia de los medios españoles no han considerado relevante esta noticia para su publicación, por lo que a continuación trataré de ofreceros, al menos un comentario y las conclusiones resumidas, ya que lo considero imprescindible para todos. No sólo para los vapers.

RCP: NICOTINA SIN HUMO. LA REDUCCIÓN DE DAÑO POR TABACO.

rcpi

Basándome en los comentarios del Dr. Farsalinos al respecto en E-Cigarette Research, el informe aborda la importante cuestión de la reducción de daños por tabaquismo; concepto descrito por primera vez en 1976 por el profesor Michael Russell.

El RCP ya había publicado un informe previo promoviendo la reducción de daños por tabaco en 2007, donde se afirmaba claramente que este enfoque, como complemento de las políticas de control del tabaco convencionales, podría ofrecer un medio para prevenir millones de muertes por tabaquismo. Lo que es nuevo en el informe actual es la adición de los cigarrillos electrónicos en el arsenal de la reducción del daño del tabaco.

El informe comienza por reconocer dos hechos sobre los cigarrillos electrónicos. Por un lado, son muy populares entre los fumadores pero, por otro lado, han sido muy controvertidos, dando como resultado diferentes respuestas de los organismos reguladores en diferentes países.

En el informe, los cigarrillos electrónicos se caracterizan como “un producto de reducción de daño del tabaco ideal“. Esto es debido a la entrega eficaz de nicotina y la auto-gestión del consumo de nicotina en ausencia (o presencia en niveles insignificantes) de la gran mayoría de los componentes nocivos del humo de tabaco y la importancia de la semejanza psico-conductual con el cigarrillo (irritación sensorial, simulación motora, etc).

Los autores realizan una extensa revisión de la literatura sobre la seguridad de los cigarrillos electrónicos. Si bien reconoce que los cigarrillos electrónicos no están libres de riesgo, presentan evidencia de que los niveles de emisiones nocivas son muy bajos.

Repiten la estimación reportada en el informe PHE, y se expanden al decir: “A pesar de que no es posible cuantificar los riesgos para la salud a largo plazo asociados con los cigarrillos electrónicos, los datos disponibles sugieren que es poco probable que supere el 5% de los asociados al tabaco, y bien puede ser sustancialmente inferior a esta cifra”.

También reconocen como mejor la eficacia de los dispositivos de nueva generación en la entrega de la nicotina, haciéndolos más satisfactorios para los fumadores.

Por último, reconocen que no hay ninguna evidencia de que los cigarrillos electrónicos hayan renormalizado el acto de fumar y que no hay ningún efecto de puerta de entrada al tabaquismo y, por supuesto, el informe reconoce el valor de la regulación para asegurar la buena calidad de los productos y evitar la promoción del uso del e-cigarrillo a los jóvenes y los no fumadores.

El informe es muy importante y se espera que sea muy influyente. Proporciona un enfoque válido y sin prejuicios a las pruebas actualmente disponibles, presenta cualquier incertidumbre sobre el riesgo a largo plazo sin histeria e intimidación, y acepta el enorme potencial de los cigarrillos electrónicos en la reducción del riesgo de enfermedad relacionada con el tabaco entre los fumadores y la falta de evidencia de que los cigarrillos electrónicos están actuando como puerta de entrada al consumo de tabaco.

Conclusiones rápidas del informe RCP

  • El tabaquismo es la principal causa evitable de muerte, discapacidad y desigualdad sociosanitaria en el Reino Unido.
  • La mayor parte del daño a la sociedad y a los individuos causado por el tabaquismo a medio plazo, se producirá en las personas que están fumando hoy.
  • La implementación de las políticas de control del tabaco convencionales alienta a los fumadores a dejar de fumar.
  • Sin embargo, dejar de fumar es muy difícil y la mayoría de los adultos que fuman hoy seguirán fumando durante muchos años.
  • La gente fuma porque son adictos a la nicotina, pero se ven perjudicados por los otros componentes del humo del tabaco.
  • El suministro de nicotina a la que los fumadores son adictos, sin los componentes nocivos del humo del tabaco, puede prevenir la mayor parte del daño del tabaquismo.
  • Hasta hace poco, los productos de nicotina han sido comercializados como medicamentos para ayudar a la gente a dejar de fumar (NRTs tipo parches y chicles).
  • Los NRTs son más eficaces para ayudar a la gente a dejar de fumar cuando se utilizan junto con el apoyo de profesionales de la salud, pero mucho menos cuando se utilizan por sí solos.
  • Los E-cigarrillos se comercializan como productos de consumo y están demostrando ser mucho más populares que los NRTs, como sustituto y competidor con los cigarrillos de tabaco.
  • Los E-cigarrillos parecen ser eficaces cuando los fumadores los usan como una ayuda para dejar de fumar.
  • Los E-cigarrillos no se fabrican actualmente bajo los estándares de los medicamentos y son probablemente más peligrosos que los NRTs.
  • Sin embargo, el riesgo para la salud a largo plazo derivado de la inhalación del vapor de los cigarrillos electrónicos disponibles en la actualidad, es poco probable que supere el 5% del daño asociado al tabaquismo.
  • Los avances tecnológicos y la mejora de los estándares de producción podrían reducir el riesgo a largo plazo de los cigarrillos electrónicos.
  • Existe la preocupación de que los cigarrillos electrónicos aumenten el consumo de tabaco por la renormalización del acto de fumar, pudiendo actuar como puerta de entrada al consumo de tabaco en los jóvenes, que podrían utilizarlo de manera temporal, pero no alcanzarían una abstinencia permanente.
  • Hasta la fecha, no hay evidencia de que cualquiera de estos procesos se esté produciendo en un grado significativo en el Reino Unido.
  • Por el contrario, la evidencia disponible hasta hoy, indica que los cigarrillos electrónicos se utilizan casi exclusivamente como alternativas más seguras que la combustión de tabaco, por fumadores confirmados, que están tratando de reducir el daño a sí mismos o a otros, o tratando de dejar de fumar por completo.
  • Hay una necesidad de regulación para reducir los efectos adversos directos e indirectos que pudiera tener el uso del e-cigarrillo, pero esta regulación no debe dirigirse de manera que impida el desarrollo y uso de productos de reducción de daños para los fumadores.
  • Una estrategia regulatoria debe, por lo tanto, adoptar la búsqueda de un enfoque equilibrado para garantizar la seguridad del producto, permitir y alentar a los fumadores a utilizar el producto en lugar del tabaco, y detectar y prevenir los efectos que contrarresten los objetivos generales de la política de control del tabaco.
  • La industria del tabaco se ha involucrado en el mercado del e-cigarrillo y se puede esperar que trate de explotar estos productos para promocionar los cigarrillos de tabaco convencional y así socavar el trabajo de las políticas del control del tabaco.
  • Sin embargo, en interés de la salud pública, es importante promover el uso de los cigarrillos electrónicos, las NRTs y otros productos de nicotina sin tabaco, lo más ampliamente posible como sustituto del tabaco.

 

Public Health England (PHE)

phe

Por otro lado y como todos sabéis, el Ministerio de Sanidad de Reino Unido publicó el pasado agosto su informe al respecto de los vaporizadores personales, removiendo por primera vez a nivel mundial la percepción sobre estos dispositivos con conclusiones lapidarias y revolucionarias. El informe también realizaba un extenso análisis de toda la evidencia científica disponible por reputados doctores y científicos y creo imprescindible exponeros a continuación un recordatorio de sus conclusiones rápidas:

  • Los fumadores que no pueden o no quieren dejar de fumar deberían ser incentivados para que prueben el cigarrillo electrónico en los servicios de salud para dejar de fumar, ofreciéndoles apoyo conductual.
  • Animar a los fumadores a que migren al cigarrillo electrónico podría ayudar a reducir las enfermedades y muertes asociadas al tabaquismo.
  • No existe evidencia de que el cigarrillo electrónico esté aumentando las tasas de tabaquismo en adultos ni en jóvenes y, de hecho, puede estar contribuyendo a un descenso de las mismas.
  • A excepción de un ligero afán experimental entre adultos y jóvenes no fumadores, los casos de uso mantenido del cigarrillo electrónico en este grupo poblacional se reducen a un número muy bajo. La práctica totalidad de usuarios del cigarrillo electrónico en cualquier grupo poblacional son fumadores o exfumadores. No existe por tanto evidencia de que el cigarrillo electrónico suponga una puerta de entrada al tabaquismo ni en adultos ni en jóvenes.
  • Recientes estudios apoyan las evidencias descritas en la revisión Cochrane acerca de que los cigarrillos electrónicos ayudan a la gente a dejar de fumar o a reducir su consumo de tabaco. También existe evidencia de que este abandono o reducción ocurre incluso entre fumadores que no tenían intención de dejar de fumar. Se requiere mayor investigación en esta área.
  • Realizando un uso correcto, la utilización de cigarrillos electrónicos no supone un riesgo de envenenamiento con nicotina para los usuarios. Los e-liquids deben proveerse en envases “a prueba de niños”. La precisión en el etiquetado sobre el contenido de nicotina debería ser suficiente y no suponer mayores preocupaciones.
  • Ha habido un cambio general de percepción sobre los cigarrillos electrónicos hasta el punto de que la opinión pública considera que éstos son más dañinos que los cigarrillos convencionales. Actualmente, la estimación de los expertos es que usar cigarrillos electrónicos es aproximadamente un 95% más seguro que fumar.
  • Proteger a niños no fumadores y garantizar que los productos en el mercado son tan seguros y eficaces como sea posible son claramente las metas más importantes. Las nuevas regulaciones deben programarse para maximizar el potencial de salud pública de los cigarrillos electrónicos. La investigación y vigilancia sostenida deben continuar.

Espero que toda esta información unificada sea de utilidad para todos vosotros, vapers y no vapers, y sirva para abrir los ojos de muchos y concienciar a muchos otros. Al final la verdad, por mucho que trate de disfrazarse y ocultarse, siempre se abre camino.

LO QUE DEBERÍA SER LA SALUD PÚBLICA

El pasado 14 de Abril, el Profesor Gerry Stimson, profesor emérito del Imperial College de Londres y adalid mundial de la reducción de daños, recibió la prestigiosa medalla de la libertad de la ciudad de Londres, por sus inestimables años de servicio a la salud pública y a la reducción de daños.

Tanto desde mi persona, puesto que tras casi tres años de lucha no puedo más que considerarle un ser humano excepcional y un gran maestro y amigo, como desde MOVE puesto que ésta no existiría si no fuera por la inestimable ayuda de Gerry, quiero humildemente y desde mi blog personal, darle mi más sincera enhorabuena por ese merecidísimo y prestigioso reconocimiento y asegurarle que nuestra lucha continuará siempre con él como referente, a su lado y hasta el final.

No contentos con eso, tras este acto Gerry nos deleitó con una lectura pública celebrada en el ayuntamiento de Londres (video), en el marco del London Drug & Alcohol Policy Forum, donde contrastaba el increíble éxito de la Salud Pública en la respuesta al terrible VIH/SIDA en los años 80, con la tremendamente ineficiente respuesta dada por la Salud Pública a las oportunidades que se ofrecen a través de los cigarrillos electrónicos y el vapeo (ponencia).

La reducción de daños por drogas, como respuesta al VIH/SIDA, incluyó la adopción de un amplio rango de intervenciones radicales de reducción de daños y fue un auténtico éxito para la salud pública. En los primeros 20 minutos, Gerry nos explica cómo se adoptaron estas medidas para reducción de daños por drogas a mitad de los años 80. Muchas de ellas permanecen en una parte establecida de los profesionales de la salud pública desde entonces. 30 años después, la Salud Pública responde a los e-cigarrillos como herramienta de reducción de daños por tabaquismo, de una manera que va desde lo cauteloso hasta lo absolutamente negativo.

A continuación, Gerry describe el auge de los cigarrillos electrónicos (aproximadamente en 20 minutos), la respuesta inicial de los organismos de Salud Pública y el reciente informe del Ministerio de Sanidad inglés (PHE), que ha resultado determinante para el cambio de concepción sobre los cigarrillos electrónicos. En su conclusión (a partir del minuto 49), Gerry explica que el movimiento social hacia productos de nicotina más seguros, es inusual en sí mismo y supone una intervención inesperada y no planificada de Salud Pública que se ha producido sin ningún tipo de coste para los contribuyentes.

“Los fabricantes del sector, las tiendas de vapeo, los foros de vapeo y los vapers son la nueva primera línea para ayudar a la gente a dejar de fumar. Es un ejemplo de los objetivos de salud pública alcanzados sin la participación de los profesionales de la salud pública y, de hecho, a menudo a pesar de la oposición de los profesionales de la salud pública”.

A continuación, os haré un desarrollo de las ideas generales y frases ya célebres de Gerry en la ponencia. Tened en cuenta que se trata de una ponencia de una hora, por lo que esta entrada será larga. Pero para mí es un absoluto y total deleite. Espero que para vosotros también.

“Tras mis largos años de carrera en estrategias de reducción de daños y experiencias de gran éxito como la del VIH, supe que la nueva estrategia de reducción de daños contra el tabaquismo era el cigarrillo electrónico. En un principio di por hecho que mis compañeros en salud pública naturalmente lo apoyarían, sin embargo, estaba equivocado. Es un misterio para mi ver cómo los mismos líderes en salud pública que iniciaron la reducción de daños por drogas, son extremos detractores de la reducción de daño por tabaco”

1985 Intervenciones de Reducción de Daños por Drogas/VIH

-Las drogas son un problema, pero el VIH es un problema mucho mayor, luego debíamos encontrar una manera de trabajar con los usuarios de drogas inyectadas, por muy controvertida que fuera.

-Distribución de agujas y jeringas limpias. Ser capaces de integrar las campañas contra el consumo de heroína con las campañas de distribución de agujas y jeringas limpias para que los usuarios de esta droga la consuman. ¿Produciría esto un retraso en los intentos de deshabituación?

-Campañas agresivas conteniendo información sexual gráfica y explícita. ¿Cómo afectaría esto a los adolescentes?

-Marketing social sobre un uso seguro de las drogas y el sexo

-Metadona y acceso a programas de deshabituación

-Test VIH masivo

-Divulgación, mensajes en cascada, educación en la sociedad y los grupos de riesgo (trabajadores/as sexuales, población homosexual, toxicómanos).

“Hay que vender la reducción de daños para que la gente haga reducción de daños”

-Negociación y opinión de individuos clave, gobierno, medios de comunicación, cambio de leyes, carísima financiación de las campañas, etc.

vih1

La primera persona en acuñar el término Reducción de daños fue el Dr. Russell Newcombe (firmante de MOVE, al igual que Gerry) en 1987.

“Es mi visión e incrementa cada día como visión de los que trabajan con usuarios de drogas y con jóvenes. Este es el momento de la reducción de daños”

Newcombe

 

Pero… ¿Por qué la reducción de daños sí fue aceptada, aplicada y extendida en los años 80?

-Compromiso de las partes implicadas: “Nada sobre nosotros, sin nosotros”. Intervención de los colectivos implicados en el desarrollo de estrategias.

-Espíritu de asociación.

-Desestigmatización. Sexo seguro y uso seguro de las drogas.

“Si estigmatizas a la gente no puedes conectar con ella”

-Apoyo desde los organismos de Salud Pública. Campañas de concienciación.

-Coraje de los líderes de la Salud pública.

-Apoyo de las políticas de drogas a una estrategia explícita de reducción de daños.

-Consenso político y cooperación. Apoyo de todo el espectro político.

-Actitud combativa por la emergencia sanitaria.

-Prevención del SIDA como movimiento social.

“Los individuos deben tomar el control de los factores que afectan a su propia salud”

-Gran financiación.

-Infraestructura para aplicar la reducción de daños.

helping

En 2010, tras la aplicación de las estrategias de reducción de daños por drogas, las gráficas de contagio de VIH fueron las siguientes:

VIH en UK

 

30 años después…

La Salud Pública actuó correctamente con la estrategia de reducción de daños por drogas, pero está haciendo todo lo contrario con la reducción de daños por tabaco.

  • La nicotina es la segunda droga más popular.
  • Los fumadores sufren enfermedad de riesgo y muerte prematura.
  • La mayoría de los fumadores dicen que quieren dejar de fumar.
  • Muchos han tratado de dejarlo.
  • A muchos les resulta difícil de conseguir y muchos son incapaces o no están dispuestos a renunciar a la nicotina – No les gusta su vida sin nicotina.
  • El consumo de tabaco es la forma más dañina de entrega de nicotina.
  • Proporcionar maneras más seguras para suministrar nicotina permite a las personas seguir utilizando la nicotina, pero evita los riesgos para la salud de fumar.

Ya en 1976, Mike Russell sentenció que los fumadores fuman por la nicotina, pero mueren por el humo. Por tanto, encontrar vías de dispensar la nicotina sin humo sería la estrategia de reducción de daños perfecta. A raíz de ello, aparecieron los productos farmacéuticos NRT o los productos como el snus. Sin embargo, las vías de administración no eran de plena satisfacción para los consumidores como sustituto o alternativa al tabaco. No fue hasta 2007 cuando se estableció el mercado de cigarrillos electrónicos que realmente se impuso como el motor del cambio. Por primera vez el cigarrillo electrónico funcionaba como una alternativa real y satisfactoria para los fumadores, estableciéndose como un mercado con una evolución trepidante.

ecig game changer

“Se trata de algo con lo que los líderes de la salud pública soñarían. Ninguna intervención de salud pública podría conseguir algo así en tan corto espacio de tiempo. Esto ha ocurrido al margen de la voluntad de la salud pública. 8,7 millones de fumadores han probado los cigarrillos electrónicos en UK y 2,2 millones son ya exfumadores de larga duración. Creo que es un éxito extraordinario en un muy corto espacio de tiempo”

 “Las ventas de e-cigarrillos han superado ampliamente la venta de NRTs farmacéuticos. Son hoy la primera elección para la gente que intenta dejar de fumar. Esto implica que los servicios oficiales para dejar de fumar pierden dinero. Sus clientes han caído en un 45% desde 2012 en UK”

servicios

“Esta es una manera de dejar de fumar nueva y completamente diferente. Existe un cambio en el lenguaje; es una manera diferente de utilizar la nicotina. Se pasa de experimentar una experiencia miserable y con gran sufrimiento a algo que es placentero y divertido, sin la culpabilidad y el estigma de ser un miserable fumador, disfrutando de la nicotina sin sentimiento de culpa. Además, existe un componente de placer de una manera no problemática. En muchos casos se produce una transformación en la identidad personal; algunas personas se identifican fuertemente como vapers y defensores del vapeo convirtiéndose en algo central en su vida. Para otros, se trata de un hobby, algo en lo que invertir su dinero de una manera entusiasta. Una diversión. Existen Vapefests pero no NRTfests. Realmente es un reposicionamiento completo del concepto de dejar de fumar y del concepto de normalización del uso de la nicotina, llegando a ser un estilo de vida que acaba provocando que la gente deje de fumar y que se diviertan haciéndolo; y sí está pasando”.

Por otro lado, los más importantes libros de texto sobre salud pública nos hablan de la importancia de la auto-ayuda y del apoyo y ayuda mutuas. La importancia de las comunidades y ésta, de hecho es una aproximación DIY (hazlo tú mismo) para dejar el tabaco y cambiarlo por el vapeo. Son vapers ayudando a vapers, vapers ayudando a fumadores, como muestra el también firmante de MOVE, Chris Russell en su reciente trabajo.

Los vapers son los expertos y ellos mismos realizan el trabajo de ayuda en comunidad. Hay un enorme fondo de vapers avanzados persuadiendo a los nuevos vapers y a los fumadores sobre las bondades del producto y los beneficios de vapear. Muchos de ellos se han convertido en defensores y activistas y muchos líderes de la salud pública han experimentado el coste de decir estupideces en medios como Twitter tratando de enfrentarse a estos activistas que por minutos se cuentan por cientos expresando sus argumentos. Estos vapers, además hacen DE MANERA GRATUITA un trabajo de salud pública con todos aquellos principios que la salud pública ensalza.

vapers

Sólo observen la magnitud de lo que hablamos:

E-cigarette Forum, el foro online de vapeo más grande de Reino Unido, tiene 3.607.461 de visitantes procedentes de este país por el momento. Presenta una media diaria de 10.000 visitas sólo de UK. Visitas totales internacionales cerca de 34 millones al año. Y esto es sólo una única muestra de lo que se está moviendo en los medios sociales alrededor del vapeo. Esto sería un sueño para cualquier sitio web destinado a dejar de fumar.

ecf

“Los vapers se han convertido en activistas. Existe todo un movimiento internacional liderado por los consumidores desafiando a los gobiernos, desafiando a la OMS, desafiando a aquellos científicos que dicen cosas inciertas. Existen cientos de organizaciones de vapers con propósito activista que sufren de la falta de medios y de organización, por lo que su mayor campo de acción son las redes sociales y el activismo online, sin embargo, a pesar de ello, han desarrollado y siguen desarrollando campañas muy exitosas con gran creatividad. Estas campañas se centran principalmente en evitar los efectos devastadores de la TPD abogando por una regulación de estos dispositivos, no como producto farmacéutico, sino como bienes de consumo. Este activismo podría ser la semilla que motivara el cambio para una regulación justa en las esferas políticas”.

advocates

Salud Pública Versión 1

Mientras tanto, en un universo paralelo, la respuesta de la Salud Pública a los fumadores que realmente están haciendo las cosas correctamente según sus propios principios es:

-Antipatía o quiescencia, sin visión de salud pública.

“Incluyendo casos en que conocidos líderes de la salud pública, quienes deberían tener más conocimiento, han vilipendiado a los vapers en sus escritos y en las redes sociales y no debemos ver cosas como esta. No debemos hablar de e-cigarette trolls, sino de cáncer trolls. No deben alejarse de la gente hablando de ellos de esa manera; sin embargo, ellos piensan que respecto al cigarrillo electrónico sí pueden hacerlo y eso me hace tambalearme”

-Los argumentos predominantes de estos líderes de la salud pública consisten en tratar el cigarrillo electrónico como un reto, amenaza o preocupación, mediante el argumentario que todos conocemos; uno de los más utilizados, por ejemplo, es que están fabricados en China, como si fuera algo despectivo. Parece que han olvidado dónde están fabricados sus iphones o sus ipods. Utilizan siempre argumentos comunes y circulares entre ellos. No se comprometen con los vapers. No los escuchan. No han sentado a ningún vaper a las mesas de sus comités.

v1

Desde el punto de vista sociológico es fascinante observar estas posturas, pero…

¿Por qué la salud pública tiene dificultades con los e-cigarrillos?

Las estrategias para dejar de fumar de la Salud Pública están dominadas por la narrativa del control del tabaco y los e-cigarrillos son un enorme reto para la posición del control del tabaco, puesto que hacen tambalearse todos sus principios.

Se basan en hacer el uso del tabaco difícil. (precios, prohibiciones, etc).

Es anti-fumadores y anti-industria y tiene como objetivo un mundo libre de tabaco.

Todo consumo de tabaco es visto como un problema.

Se basa en la estigmatización de los fumadores (lo contrario a las estrategias utilizadas en la reducción de daños por drogas y VIH).

Esta postura ‘Anti’ hace que sea difícil la adopción de una posición “pro” en el uso de nicotina para otros doctores que querrían posicionarse públicamente a favor.

Les desconcierta que (a) el mercado y (b) las industrias puedan ayudar a resolver algunos problemas de salud.

Tiene dificultades para aceptar el placer.

Los e-cigarrillos no se han inventado o puesto en práctica por medio de la medicina o la salud pública y esa falta de su control sobre la deshabituación tabáquica para ellos no es válida.

Salud pública inglesa versión 2

Pero también nos encontramos con los chicos buenos; en contraste con la anterior postura, se dio el posicionamiento de la Salud Pública Inglesa PHE y esto es realmente extraordinario e inteligente. Por primera vez el Sistema Nacional de Salud de un país puntero en la lucha contra el tabaco, da un golpe encima de la mesa y lanza un fuerte posicionamiento positivo y a favor de los cigarrillos electrónicos. Los chicos de PHE, muchos de ellos líderes clave, también provienen y fueron pioneros de la lucha contra el VIH y mantienen ese fondo, esa experiencia previa que les lleva a posicionarse positivamente sobre la reducción de daños, tras ser plenamente conscientes de que esta estrategia es un éxito, como ya experimentaron en los 80 y los 90.

La review de PHE evidencia que el cigarrillo electrónico es un 95% más seguro que el tabaco en términos de riesgo para la salud. Los ecigs no suponen un riesgo para los vapeadores pasivos, tienen el potencial para ayudar a los fumadores a abandonar el tabaco, por lo que los servicios oficiales para dejar de fumar deben adoptar una postura amigable con estos dispositivos, movimiento encabezado por Louise Ross en Leicester, también firmante de MOVE, y pionera en recomendar estos dispositivos a sus pacientes.

v2

El informe PHE probablemente marca un punto de referencia histórico, a la par con el informe ACMD sobre SIDA y mal uso de las drogas de 1988. Es muy importante a nivel global que este documento exista y ha lanzado mensajes realmente buenos. Estos chicos trabajaron muy duro y de manera muy inteligente con gran cantidad de servicios, organizaciones e instituciones que suscribieron sus resultados. Fue un enorme éxito durante unos meses triunfales, pero también este gran trabajo se vio empañado durante unos meses miserables en que sufrió de intrigas y apuñalamientos por la espalda procedentes de un pequeño grupo de key leaders con la complicidad del Chief Medical Officer y un par de editores de revistas científicas de la otra facción de la Salud Pública, que lanzaron un ataque coordinado para desacreditar a PHE. Todo esto ha salido a la luz recientemente gracias a la libertad de información, donde todos hemos podido ver publicados los mensajes intercambiados entre estos individuos mientras conspiraban para hundir la credibilidad de la institución”.

miserables

Un nuevo futuro…

Con todo, hay un buen futuro y un nuevo paisaje para la reducción de daños por tabaco, pero sin un gran papel de la Salud Pública. El papel de la salud pública ha de ser proporcionar recursos, estar en contacto, sensibilizar y proveer información. Pero todo esto se está realizando y se realizará a coste 0 para los contribuyentes.

“Todo lo que ha ocurrido alrededor del ecig, lo ha hecho sin la intervención planificada de la salud pública o el dinero del estado. En cambio, es el resultado del esfuerzo de los fumadores individuales, decidiendo adquirir una nueva alternativa para consumir nicotina libre de riesgos, y el mercado soporta la iniciativa liderada por el consumidor. Pero también es un nuevo futuro para la cesación tabáquica”.

La investigación, desarrollo, ciencia, innovación de productos, fabricación y marketing viene de la mano de las compañías de cigarrillos electrónicos y tabaqueras.

El personal de primera línea y el trabajo de difusión lo realizan los propios vapers que han dejado de fumar.

“El trabajo de centros de ayuda para dejar de fumar lo realizan los miles de tiendas de vapeo y cadenas minoristas. Estas boutiques, como han sido llamadas, son realmente centros de consejo para la cesación tabáquica, para las personas que desean saber cómo vapear”.

El servicio de autoayuda, ayuda mutua en comunidad y educación lo realizan los vapers en los medios sociales, foros de internet, sitios web, etc, realizando una labor increíble de difusión e intercambio de la información.

“El dinero ganado en años de vida salvados actualmente los calculo basándome en datos antiguos, pero en aproximadamente 60.000 millones de libras y todo ello de manera gratuita y a coste 0 para el estado. Por tanto, la nueva reducción de daños por tabaco es un éxito para la salud del público sin la ayuda de la salud pública”

“Los e-cigarrillos son un regalo gratuito para la salud del público. Fabricantes, tiendas, foros y vapers son la nueva línea frontal en la ayuda a los fumadores para dejar de fumar. Objetivos de la salud pública alcanzados sin la implicación de los profesionales de la salud pública, a coste 0 para el contribuyente”.

landscape

En conclusión, tenemos dos epidemias y dos respuestas distintas de la salud pública.

¿Qué papel debe tomar la Salud pública en la reducción de daños por tabaco?

“Comparado con el VIH, donde tuvimos que poner en marcha una enorme cantidad de recursos y financiación, el papel de la salud pública en la reducción de daños por tabaco es pequeño, barato y fácil. Los fumadores por su propia voluntad están tomando las riendas y la responsabilidad de su propia salud. El panorama de la nicotina está cambiando, al igual que el de la cesación tabáquica y la Salud Pública debe estar por detrás de eso. Debe dejar de sembrar dudas, reconocer las limitaciones del control del tabaco y el potencial de la reducción de daños por tabaco, promover la buena ciencia y el análisis, apoyar y tranquilizar. Probablemente este último sea el papel más importante de la Salud Pública. Decir que esto está bien. Que esta es una buena manera de dejar de fumar y desarrollando una nueva estrategia de reducción de daños por tabaco donde los expertos escuchen a los vapers”.

conclusion

 

 

LAS RESISTENCIAS DEL ECIG DESDE EL PUNTO DE VISTA DE UN QUÍMICO

Hace tiempo que los vapers se preguntan sobre aquello de los metales en el vapor y los e-liquids, sobre sus posibles efectos sobre la salud y sobre la manipulación y uso de esos metales cuando preparan los set ups de sus vaporizadores.

El Dr. Miroslaw Dworniczak es químico, periodista científico independiente, ex científico y profesor en el Departamento de Química de la Universidad Adam Mickiewicz (Poznan, Polonia). Lleva largo tiempo estudiando sobre la química del ecig y nos da una interesante información acerca de este tema que ha sido publicada en la prestigiosa Nicotine Science and Policy. Espero que os sea de utilidad.

 MS

Cuando los vapers discuten sobre cuestiones de seguridad, suelen tener en cuenta los componentes del e-líquido y la composición del aerosol inhalado. Por supuesto, este es el tema más importante, pero también deben conocer los metales con los cuales se realizan las resistencias.

Elementos de calentamiento

En general, los elementos de calentamiento son dispositivos que convierten la corriente eléctrica en calor. La cantidad de calor que se libera en un proceso de este tipo depende de la intensidad de la corriente (al cuadrado) y la resistencia eléctrica del conductor.

Estos elementos de calentamiento en los cigarrillos electrónicos consisten generalmente en hilos de resistencia de varios tipos. Incluyen aleaciones como Kanthal, acero inoxidable, Nichrome y, últimamente, metales puros como níquel o titanio.

Composición química de las resistencias

El Kanthal, consiste en hierro (Fe – aprox. 70%), cromo (Cr – 20 a 30%), y aluminio (Al – 4-7%). Tras el calentamiento, el aluminio se oxida y el óxido de aluminio resultante forma una capa protectora en la superficie.

El Nichrome, es una aleación de cromo (80%) y níquel (20%). Cuando se calienta al rojo, desarrolla una capa exterior de óxido de cromo III, que protege la resistencia de oxidación adicional.

Recientemente, el acero inoxidable (SS-Stainless Steel) se ha introducido en el mercado vaper. El acero en sí, es una aleación de hierro y carbono (C). Cuando se le añade al menos un 13% de cromo (Cr) al acero normal, se convierte en acero inoxidable y, por lo tanto, no se oxida. La cantidad de Cr en esa aleación es suficiente para formar una capa protectora de óxido de cromo, al igual que en el caso del Nichrome. Otros metales presentes en el SS determinan su tipo; por ejemplo, el SS 316 contiene también pequeñas cantidades de molibdeno (Mo – 2,5%) y de manganeso (Mn – 2%).

La materia particulada (PM)

La materia sólida microscópica suspendida en el aire (o en el aerosol del e-líquido) se conoce como materia particulada. Estas partículas son muy pequeñas – la mayoría de ellas están en el intervalo de 1 a 10 micrómetros. Por lo tanto, después de la inhalación, algunas de ellas pueden entrar profundamente en el sistema respiratorio, llegando incluso a los alvéolos. Motas diminutas de metales o sus óxidos también se pueden desprender de la superficie de la bobina, formando dicha materia particulada. El impacto sobre la salud del vaper es aún desconocido, pero hay que recordar que todos los seres humanos están expuestos 24 horas al día a multitud de partículas diversas debido a la contaminación del aire presente en todas partes.

Níquel – alérgeno de 2009

En el año 2000 la Sociedad Americana de la Dermatitis de Contacto, creó los premios “Alérgeno del año”. En 2009, este premio le fue otorgado al níquel (Ni). Probablemente muchos de ustedes conocen, al menos, a una persona alérgica al níquel. No pueden usar joyería que contenga níquel y algunos muestran síntomas de alergia, incluso debido al uso de grifos de baño chapados con níquel. Por lo tanto, no es sorprendente que algunos vapers también presenten problemas al usar ciertos atomizadores que contienen este metal. Así que si usted muestra síntomas típicos de la alergia: erupción en la piel, picazón, enrojecimiento – deje de usar el e-cig y consulte a su médico si el problema persiste.

Cromo, molibdeno y manganeso

Estos tres metales de transición se pueden encontrar, por ejemplo, en el acero inoxidable. El cromo (Cr) se somete a la pasivación por el oxígeno presente en el aire. Durante este proceso, se forma una capa muy delgada de óxido de cromo III. Es ampliamente conocido que los compuestos de cromo III son reconocidos como seguros. Afortunadamente, la formación de compuestos de cromo tóxico y cancerígeno (VI) en el caso de resistencias utilizadas en los e-cigarrillos, es altamente improbable. A pesar de existir datos de los años 50 y 60, los científicos no han sido capaces de demostrar el papel de los compuestos de cromo III como oligoelemento.

El molibdeno (Mo) y sus compuestos son no tóxicos, aunque el alto consumo de Mo puede resultar en una deficiencia secundaria de cobre (Cu). La cantidad de Mo en el acero inoxidable es muy baja, por lo que es altamente improbable que esto pudiera suponer un problema potencial de salud para los vapers. También debemos conocer que el molibdeno es un oligoelemento esencial que actúa como cofactor para muchas enzimas importantes en nuestras rutas metabólicas.

El manganeso (Mn) no debe confundirse con el magnesio (Mg). Este metal es muy importante para la salud humana, ya que también es un elemento presente en una amplia clase de enzimas. Por otro lado, el polvo de manganeso es tóxico; el nivel máximo tolerable de Mn en el aire es de 5 mg / m3. Sin embargo, la presencia de tal cantidad de Mn en el aerosol generado por e-cigarrillos es igualmente improbable.

Dry Burn de la resistencia

Muchos vapers utilizan esta técnica para calentar al rojo sus resistencias con el fin de secarlas y para deshacerse de la sustancia similar al alquitrán de color marrón que se acumula sobre ellas después de algún tiempo.

Para aquellos que se hagan la pregunta de Hamlet: To Dry Burn or not to Dry Burn? Deben leer un texto importante de Farsalinos y Carvalho: Hacer Dry Burn a las resistencias. ¿Es esto bueno?  En pocas palabras: El Dry Burn, sin duda cambia la estructura interna del metal / aleación. Esto, a su vez, puede afectar a la integridad de la resistencia, permitiendo que pequeñas partículas de metal sean lixiviadas al e-líquido. Cuando el líquido forma el aerosol, algunas de estas partículas pueden estar presentes en el mismo, por lo que entonces también pueden entrar en el sistema respiratorio del vaper.

La pregunta que se plantea entonces es: ¿Afectan estas partículas a la salud del vaper en una medida significativa? Bueno, todavía no lo sabemos. Por lo que yo sé, aún no hay ningún análisis médico sobre este hecho. Una cosa es segura: si podemos evitar todos los factores que podrían ser poco saludables, debemos evitarlos.

Así que el consejo de mi químico es: no hacer Dry Burn a las resistencias. Es mucho mejor sustituir una resistencia sucia por una nueva que evite que tu organismo se exponga a una mezcla de sustancias químicas desconocidas. ¡Vapea seguro!.

Diacetil: La nueva arma arrojadiza. Ya estaban tardando.

¡Un nuevo y terrorífico peligro acecha en los cigarrillos electrónicos!. Ya estaban tardando tras el informe de PHE en desarrollar la contraofensiva. Desde agosto llevan con eCigs que explotan y desnucan a los incautos vapers y claro…ya olía. Está claro que por algún sitio tenía que salir lo malos que son estos cachivaches chinos, porque eso está fuera de toda duda, y… como es algo tan importante y además, lo dice Harvard, una vez más aparece en los periódicos y revistas de todo el mundo bajo titulares como los siguientes.

titulares diacetil

Lo curioso es que …ya lo sabíamos. El Doctor Farsalinos habló del Diacetil hace ya un año y entonces, es curioso, no se le dio semejante bombo. Había que guardarse la bala en la recámara y que lo dijera Harvard, después del informe del PHE. ¡Qué mundo tan curioso este!.

Os dejo, como siempre, con la traducción de la entrada del Dr. Farsalinos en e-cigarette reseach, sobre el Diacetil de moda. Espero que la disfrutéis. No os tiréis mucho de los pelos.

Un nuevo estudio encuentra Diacetil en los e-cigarrillos pero exagera los riesgos y falla en discutir sobre el tabaquismo

Como todos sabéis, tengo una fuerte opinión en contra del uso de diacetil y acetil propionilo en los e-liquids. En el estudio que publicamos el año pasado, lo hicimos patente y analizamos el riesgo potencial del uso de estos componentes a altos niveles (básicamente, cuando son usados como ingredientes o están presentes como contaminantes a altos niveles en los e-liquids). Nosotros enfatizamos el hecho de que nadie debería añadir estos compuestos deliberadamente en los e-liquids y que deberían implementarse tests para detectar las posibles fuentes de contaminación. Todas estas son, en mi opinión, medidas responsables para evitar una exposición innecesaria. Sin embargo, también presentamos referencias acerca de los elevados niveles de diacetil y acetil propionilo en el humo del tabaco, presentes en una media de 10 a 100 veces superior que en las muestras de e-liquid medidas.

Otro estudio acaba de ser publicado en la revista Environmental Health Perspectives, por investigadores de la Harvard T.H. Chan School of Public Health. Ellos evaluaron la presencia de diacetil, acetil propionilo y acetoína en 51 marcas (no reportadas) de ciga-likes de distintos sabores.  Encontraron al menos 1 de los componentes en el 92% de las muestras y un 76% de ellas contenían diacetil. Los autores recomiendan acción urgente para evaluar el alcance de la exposición a diacetil por los e-cigarrillos.

Aunque coincido en que deberíamos saber si los e-líquidos contienen diacetil y acetil propionilo, debo remarcar que el estudio ha obviado algunos puntos muy importantes. Uno es la evaluación de los niveles de estos compuestos encontrados en las muestras. Los niveles, presentados en la tabla 2 del estudio son muy bajos; mucho más bajos que los que encontramos nosotros en nuestro primer estudio. En muchos casos, los niveles de estos compuestos son absolutamente mínimos y NO es esperable que supongan preocupación alguna sobre la salud humana. Adicionalmente, los autores OMITEN mencionar la presencia de estos compuestos en el humo del tabaco convencional.

Esta omisión crea la impresión de que los e-cigarrillos están exponiendo a los usuarios a un nuevo riesgo químico cuando, en realidad, su exposición a estos compuestos está siendo muy inferior comparada con cuando fumaban.

Finalmente, tratan de argumentar que el uso de los límites máximos de exposición segura establecidos por el NIOSH (National Institute for Occupational Safety and Health) no deberían ser usados puesto que se refieren a exposición en ambientes de trabajo y no a la población general. Estos niveles deberían incluir población vulnerable o con enfermedad. Sin embargo, nosotros ya habíamos argumentado previamente que tal afirmación es irrelevante por una simple razón: los e-cigarrillos son usados por fumadores. Estés sano o no, fumar siempre será un riesgo mucho mayor para el daño a tu salud comparado con cualquier exposición proveniente de los e-cigarrillos (al menos a los niveles medios encontrados en ambos estudios). Por tanto, este argumento es inválido y es aplicable únicamente a personas que no han fumado nunca (y todo el mundo coincide en que no existe razón para que una persona que no ha fumado nunca utilice e-cigarrillos, contengan diacetil o no).

En conclusión, el artículo está creando falsas impresiones y exagera el riesgo potencial de la exposición a diacetil y acetil propionilo a través del e-cigarrillo. Omiten mencionar que esos químicos están presentes en el humo del cigarrillo convencional y violan el principio básico de la toxicología: “la dosis determina la toxicidad y el riesgo”.

Yo he sido un firme defensor de retirar diacetil y acetil propionilo de los e-cigarrillos. Mantengo la misma postura actualmente, a pesar de ser criticado. Estos químicos no deberían ser usados en los e-liquids. Sin embargo, debemos evaluar la situación de manera responsable y realista.

Los fumadores deben ser informados sobre el riesgo de continuar fumando versus el riesgo del consumo de e-liquids que contengan diacetil. No debemos olvidar que el riesgo de desincentivar a los vapers para que usen e-cigarrillos como herramienta para dejar de fumar, es mayor que el riesgo de exposición a diacetilo y acetil propionilo a los niveles encontrados en este estudio.

No hay más ciego que el que no quiere ver

El presente artículo lejos de ser un reporte científico, es más bien un conjunto de reflexiones personales que me vienen a la mente tras leer las ideas emitidas por el Sr. Simon Chapman, en la Conferencia sobre Control del Tabaco de Oceanía celebrada el 21 de octubre de 2015. Esta persona, adalid mundial de la lucha CONTRA el vapeo, es un frecuente homenajeado e invitado de honor en los simposios sobre control del tabaco del Instituto Catalán de Oncología; la misma persona que se vanagloriaba recientemente de que en Barcelona ya no se veía gente vapeando en las calles ni existían ya tiendas de vapeo.

A mi humilde entender, efectivamente los cigarrillos electrónicos, que a partir de ahora llamaré vaporizadores personales —por aquello de recordar hasta la saciedad a aquellos que se niegan a verlo que NO SON, NI TIENEN NADA QUE VER CON EL TABACO— son la última tecnología disruptiva que enarbola la bandera de la reducción de daños; sí de esas que, cuando se las deja nacer, son responsables de un cambio de paradigma.

No por nada, sino porque la acción profiláctica que producen sería similar a la producida por los preservativos frente al VIH. De igual manera que los “defensores de la salud pública” no van a conseguir que las personas dejen de practicar el sexo o hacer deporte —consumir endorfinas endógenas—, tampoco van a conseguir que las personas dejen de fumar —consumir nicotina exógena que actúa como agonista de la acetilcolina endógena activando la vía de recompensa—.

Más aún cuando nos encontramos ante la droga mejor diseñada de la historia y, para dicho diseño, una industria todopoderosa, con la connivencia de los estados, ha invertido incontable capital durante décadas. Una de las drogas más letales conocidas. Una droga legal…

El tabaco es tan diabólico que hace que personas muy enfermas sigan fumando aun sabiendo que podría ser el último, tan diabólico que aleja la atención de las madres fumadoras de sus bebés con tal de fumarse ese tan necesario cigarrillo, tan diabólico que un gran fumador no realiza viajes transoceánicos porque es inconcebible para él permanecer 7 horas en un avión sin poder fumar. Es tan poderoso que trasciende el instinto de supervivencia y lo anula. A eso nos enfrentamos.

Estos casos que expongo son testimonios reales de vapers que han conseguido abandonar esa droga letal gracias a los vaporizadores personales. Pero si las “autoridades de salud pública” llevan tantos años dedicándose a la lucha contra el tabaco, deberían haber oído testimonios así. Digo oído; porque comprenderlo sólo lo puede comprender un fumador, o alguien con un mínimo de empatía y profesionalidad que no juzgue al fumador como si fuera un débil, infantil e irresponsable drogadicto, sino como lo que realmente es —un enfermo—.

Desgraciadamente, muchas “autoridades de la lucha antitabaco”, muchos neumólogos y cardiólogos en nuestro país, son absolutamente incapaces de sentir dicha empatía hacia sus pacientes y los tratan exactamente así; con condescendencia. Incluso algunos comentan públicamente que si no lo dejan es porque no quieren y que es efectivo que a un fumador le dé un infarto para que se asuste y deje de fumar—sí; absolutamente verídico—.

Afortunadamente, otras autoridades que sí están legitimadas para tratar estos problemas, especialistas en adicciones, neurofisiología, patología dual, etc, (no en neumología, ni en cardiología), también existen. Es una reflexión absolutamente lógica; el tabaquismo no es una enfermedad del corazón o de los pulmones, sino neuroquímica. Luego ¿quienes serían los expertos cualificados para tratarlo?

De igual manera que los preservativos permiten practicar el sexo de forma segura, los vaporizadores personales permiten consumir nicotina de forma segura. ¿O acaso ahora vamos a discutir que los preservativos “preservan” de entrar en contacto con el VIH produciendo una reducción de daños REAL a nivel poblacional? Por simple paralelismo didáctico, los vaporizadores personales “preservan” de que nuestro cuerpo entre en contacto con más de 4000 sustancias tóxicas y /o carcinogénicas.

Por mucho que se quiera disfrazar la Reducción de Daños (THR) como una estratagema de la industria asesina, negar que consumir un producto que porta -4000 sustancias tóxicas reduce el daño, es como negar la existencia del sol. Podrán argumentar que la industria en otros tiempos utilizó tales argumentos en su beneficio y, por supuesto, es deleznable. Además, no dudo de que lo seguirá haciendo; pero eso no hace que la THR sea menos cierta.

A los adalides de la lucha mundial antitabaco les cuesta ver la diferencia entre un filtro o el tabaco light con un “cigarrillo electrónico” como ellos lo llaman. Veamos la diferencia:

Mods Tb

¿Ven ustedes algún parecido con un cigarrillo normal? A todas luces, cualquier parecido es mera coincidencia. Segunda pregunta ¿Han visto ustedes que se vendan este tipo de dispositivos en comercios especializados de venta de tabaco, estancos o similar? Por ahora no; habrá que ver cómo cambia eso tras la transposición de la Directiva Europea, ya que se lo pone en bandeja.

Hasta el momento, más allá de algunos dispositivos ineficientes y desfasados de primera generación —los que sí se parecen a un cigarrillo—, la industria tabaquera no ha echado el guante a este mercado. El enorme mercado de tercera generación, el que realmente está demostrando una efectividad real para abandonar por completo el tabaco —los dispositivos similares a los de la foto— sigue, afortunadamente y en su imprescindible mayoría, en manos del sector independiente y especializado.

Y ahora, la trampa. Es una maniobra muy cómoda, muy mediática y muy falaz, acusar y desacreditar a todo el sector independiente de los vaporizadores personales, tratando de hacer creer a la opinión pública que está dirigido por las tabaqueras. Pero eso, simplemente, es falso.

Si estas personas, como otros grandes doctores, se hubieran molestado en hacer su trabajo e informarse mínimamente de lo que hay detrás, se habrían percatado de una realidad asombrosamente simple.

Por mucho que les pueda parecer un cuento de hadas, esta vez, tanto la irrupción de estos dispositivos en la sociedad, como el origen de su mercado, no proviene de una oscura maniobra de las tabaqueras y es fácilmente comprobable, si se quiere comprobar, claro. Semejante argumento podría tratarse ampliamente de “Conspiranoia”; un término muy de moda últimamente en todo este conflicto.

Los vaporizadores personales surgieron de la necesidad de los fumadores de poner remedio a un problema que, ni las autoridades sanitarias, ni las políticas antitabaco, han podido solucionar en años, mientras seguían muriendo y muriendo sin cesar.

La tecnología y la innovación, una vez más, nos han dado unas armas revolucionarias para que la sociedad ataje un gravísimo problema de salud pública y puesto que las “autoridades pertinentes” estaban demasiado ocupadas criminalizando al fumador, la solución y la revolución tuvo que venir inevitablemente liderada por el propio consumidor.

Por supuesto, Dios me libre de criticar los esfuerzos de las autoridades de salud pública contra el tabaco. ¡Faltaría más! ¡Las tasas de tabaquismo caen! A base de carísimos medicamentos “revolucionarios” como la Vareniclina, empaquetados planos, fotos de pulmones necrosados, impuestos del 80% en cada paquete de tabaco que legítima y convenientemente van a parar a las arcas del estado, políticas de exclusión y señalar con el dedo al fumador hasta hacerle sentirse como un apestado social, la gente cada vez fuma menos en los países desarrollados.

¡Ok! ¡Funciona! Las tasas de tabaquismo caen un increíble 3% en 5 años en España. También habría que estudiar de qué manera y qué otros factores han podido influir en ese descenso del tabaquismo…ahí lo dejo. ¿Y quién se pone la medalla en China? Ahí lo dejo también.

Según cifras de la OMS si se implementaran todos los programas de control del tabaco propuestos en el mundo de 2010 a 2013 completamente, a la vez e inmediatamente, se reduciría el número de fumadores a nivel mundial de 794 a 523 millones.

¿Y qué hacemos con los 523 millones restantes? Para estas “autoridades de salud pública” esos 523 millones si no lo dejan es porque no quieren, así que ahí se acaba la discusión. Pero humildemente pregunto ¿Cuál debería ser el objetivo real de las campañas antitabaco? ¿Evitar la nicotina? ¿O evitar la muerte?

Vamos a hacer un ejercicio de la “B” con la “A”, “ BA” y para ello, por muy polémico que sea, nos centraremos en nuestros niños; esos que tanto nos preocupan. El último estudio publicado ayer en Journal of Health Economics, demuestra cómo las tasas de tabaquismo entre los niños de 12 a 17 años están aumentando considerablemente en los países donde se ha introducido regulación que les prohíbe el acceso a los cigarrillos electrónicos:

B: Muchos niños fuman –y hasta el momento las políticas antitabaco no han conseguido evitarlo–.

A: Las propias “autoridades de la lucha antitabaco” reconocen que “los cigarrillos electrónicos” son mucho menos tóxicos que el tabaco. Pero, por si acaso, por defender a nuestros jóvenes de la temible nicotina, tenemos que prohibirlos sí o sí.

BA: Una vez prohibido el eCig los niños vuelven a consumir tabaco. Una sustancia que porta 4000 sustancias tóxicas más que el eCig. ¿Cuál es más probable que los mate?

Lamento ser tan políticamente incorrecta al hablar de “nuestros niños” pero no se me ocurre otra manera de describirlo de forma más gráfica. Sé que, con estas palabras, me van a llamar de todo menos “bonita”; sé que me van a acusar de justificar e incluso alentar la dependencia juvenil a la nicotina. Nada más lejos de la realidad. Nadie en su sano juicio querría que su hijo consumiera ningún tipo de droga. Pero el hecho, es que los esfuerzos de las “autoridades de la lucha antitabaco” no han conseguido hacer desaparecer el tabaco de la faz de la tierra y los niños, por mucho que nos pese, van a continuar cayendo en sus garras, al menos, a medio plazo.

Los estudios del Sistema Nacional de Salud inglés llevados a cabo por la Doctora Linda Bauld, demuestran que los adolescentes que utilizan los vaporizadores personales son, en su práctica totalidad, exfumadores. Como muestra el estudio anteriormente mencionado, por mucho horror que pueda causarnos, estos niños están consumiendo un producto infinitamente menos tóxico y si se lo retiramos volverán al tabaco tradicional. Ese sí mata.

La otra arma arrojadiza de las “Autoridades Antitabaco” es acusar a diestro y siniestro a los Doctores que defienden la THR de Conflicto de Interés, una vez más, de estar financiados por las tabaqueras. Este tema daría para escribir, al menos, el Libro Gordo de Petete. Sólo dejaré una pregunta en el aire ¿Ponen el mismo empeño en demostrar los nexos con las compañías farmacéuticas en las terapias antitabaco? La terapia con Vareniclina y sus efectos secundarios ha sido, cuanto menos, puesta bajo sospecha. Y no dudan en promocionarla y recetarla a los cuatro vientos, ni se ponen en entredicho los conflictos de interés de los doctores que la han investigado con fondos de las propias farmacéuticas. Es fácil caer siempre en la trampa simple y la falacia de juzgar a las personas y no los argumentos. Además, es muy mediático y, para qué nos vamos a engañar; funciona. Si no puedes desprestigiar un argumento, desprestigias a la persona que lo defiende y eso en prensa queda precioso.

Sin embargo, el tiempo, tarde o temprano acaba poniendo las cosas en su sitio y, obviamente, ha llegado un punto en que no se puede negar la evidencia sin hacer el ridículo. Autoridades, como el propio Sr. Chapman, no tienen más remedio que reconocer públicamente que no se puede negar que el eCig es mucho menos tóxico que el tabaco. ¿Qué será lo siguiente?

Siguen utilizando el argumento de que no se conocen los efectos a largo plazo; pero hay algo que no entiendo. Si aceptamos que es mucho menos tóxico que el tabaco…a nivel poblacional…eeee ¿Aceptamos eCig como animal acuático? Porque ese argumento del “podría ser” no se aplica a miles de productos de consumo comercializados. Como dice el Dr. Bernd Mayer, afirmar que “la seguridad de los cigarrillos electrónicos no ha sido probada”, es una verdad eterna aplicable a todo y, por lo tanto, carece de sentido. No se puede probar la ausencia de daño. Los cigarrillos electrónicos, como cualquier otro producto, tienen que ser considerados como seguros, siempre y cuando no haya evidencia de daño y, por el momento, tras 12 años en el mercado, no existe tal evidencia. Sin embargo, sí existe evidencia de su baja toxicidad respecto al tabaco. Es cuestión de tiempo.

Y…la madre del cordero. Probar la evidencia sobre la capacidad de los vaporizadores personales avanzados para reducir las tasas de tabaquismo. Según la bibliografía, ya hay indicios claros de que así es…los ensayos controlados aleatorios están en proceso. También es cuestión de tiempo.

Desgraciadamente los testimonios de miles de vapers asegurando que desde que probaron estos dispositivos no han vuelto a tocar un cigarrillo no son suficientes ¿Cuándo ha ocurrido eso con cualquier otro producto que se haya comercializado para dejar de fumar?.

Sólo por mera curiosidad científica, por simple empatía hacia sus pacientes, por tener contacto directo con esos que son su sujeto de estudio, esos a los que dicen ayudar e incluso salvar…cualquier persona que se considere “defensor de la salud pública” debería ver este vídeo, consultar este enlace y después…meditar.

¿Y si esta vez sí fuera verdad?

PRIMEROS RESULTADOS DEL ESTUDIO DEL DR. CHRISTOPHER RUSSELL

Como muchos sabréis ya, desde ANESVAP, la asociación española de usuarios de vaporizadores personales, lanzamos hace unos meses la campaña para incluir a la mayor cantidad posible de vapers de habla hispana en el estudio internacional desarrollado por el Dr. Chris Russell.

El Dr. Christopher Russell, Psicólogo Comportamental del Centre for Drug Misuse Research de Glasgow y premio al joven investigador en el Global Forum on Nicotine 2015, ha desarrollado un completísimo trabajo a través de la elaboración de una compleja encuesta avalada por la Universidad de Strathclyde que, gracias al apoyo de miles de vapers de todos los países, ha alcanzado el nada despreciable tamaño muestral de 7000 registros, de los cuales, los vapers de habla hispana han aportado cerca del 20% de los datos, lo que no puede más que calificarse como gran éxito.

Por mi parte, dar las gracias a todos aquellos vapers que nos apoyaron en la campaña tras el duro trabajo de adaptación del estudio y lanzamiento realizado por la asociación, por hacer un auténtico ejercicio de responsabilidad, aportando su experiencia de una manera seria, coherente e informativa, a una campaña que ha servido y servirá para arrojar mucha luz sobre el mundo vaper a todos los niveles.

Por otro lado, quiero expresar mi agradecimiento personal al Dr. Russell, por implicarse hasta un punto más allá de lo imaginable para ayudar a los vapers y contribuir con su magnífico trabajo a la erradicación del tabaquismo a través de la defensa del uso de los vaporizadores personales.

Parte de los resultados preliminares del estudio, fueron presentados en la reciente Vapexpo 2015 celebrada en París y allí que estuvimos con él para compartir el momento, nuevos proyectos, largas conversaciones con amigos y muchas risas. Gracias Chris.

IMG_0885

En el siguiente vídeo tenéis la presentación y ponencia del Dr. Russell, en París, estando en la mesa de debate Brice Lepoutre, Presidente de AIDUCE (asociación de usuarios francesa con más de 25000 miembros y con papel primordial en el Comité Europeo de Estandarización), El Doctor y especialista en tabaquismo Phillippe Presles y el Profesor Jean-Francois Etter del Global Health Institute-Facultad de Medicina de Ginebra.

El vídeo se encuentra en idiomas inglés y francés; podéis activar subtítulos automáticos, pero para aquellos que tengáis problemas con el idioma, a continuación, os haré una presentación comentada de los resultados:

Vapers ayudando a fumadores

Según cifras de la OMS si se implementaran todos los programas de control del tabaco propuestos en el mundo de 2010 a 2013 completamente, a la vez e inmediatamente, se reduciría el número de fumadores a nivel mundial de 794 a 523 millones.

Pero la pregunta es ¿Qué pasa con los 523 millones de fumadores restantes que no responden a los programas de control del tabaco?

La aproximación más pragmática e intuitiva sería tratar de persuadirlos y asistirlos para que comenzaran a utilizar alternativas para usar la nicotina de una forma sustancialmente menos tóxica que la inhalación del humo del tabaco.

El potencial de los E-cigarrillos

Millones de individuos han elegido dejar de fumar y cientos de miles lo han conseguido con la ayuda de los vaporizadores personales, a través de la combinación adecuada de dispositivos y e-líquidos, y eso es fantástico.

Sin embargo, el potencial de salud pública de estos dispositivos está siendo limitado debido a que muchos fumadores probablemente no intentarán migrar al vapeo a corto plazo, debido al desconocimiento, falta de accesibilidad, información veraz y motivación.

Forzando el cambio

Persuadir a más fumadores para que prueben el vapeo y apoyarlos para que persistan en su uso es crítico para el éxito del eCig como herramienta de reducción de daño.

¿Cómo podemos persuadir a más fumadores para que lo prueben?

En mi opinión, más allá de la regulación, la mejor oportunidad que tenemos para reducir las enfermedades relacionadas con el tabaquismo es poner en contacto a dos grupos de personas:

Por un lado, están los fumadores que quieren dejar de fumar, que son curiosos, cautos y contemplan la posibilidad de dejar de fumar a través del eCig, pero primero quieren escuchar las historias y experiencias de las personas que lo han conseguido usando estos dispositivos.

Por otro lado, están los vapers que han dejado de fumar gracias al eCig y son apasionados contando a la gente cómo lo consiguieron, especialmente a personas que también quieren conseguirlo. Estos vapers han amasado una ingente cantidad de información y experiencia personal sobre el eCig para ser impartida a todo aquel dispuesto a escucharles, tanto a académicos como yo y, lo más importante, a aquellos fumadores que quieren dejarlo.

¿Qué quieren los fumadores de los vapers?

Los vapers que lo han conseguido pueden mejorar la oportunidad de que un fumador pruebe el eCig dándoles a los fumadores cinco cosas: A-E-I-O-U

ADVICE (Consejo)

Consejo sobre dónde empezar, cómo empezar y qué esperar a corto plazo

Pasado un tiempo, necesitan consejo sobre cómo progresar, cómo mantener el cambio fresco e interesante y cómo evitar las tentaciones de volver al tabaco.

ENCOURAGEMENT (Ánimo)

Los fumadores quieren que los vapers estén tras ellos y para ellos.

La positividad y la autoconfianza son contagiosas.

Un sentimiento de estar juntos en esto, de no sentirse solos puede determinar quién aguanta y quién lo deja.

Para ello, tienen un papel fundamental las relaciones de apoyo en los medios de la sociedad de la información. Los grupos especializados en redes sociales como Facebook, los foros especializados, la rápida difusión, han generado toda una cultura propia con una ingente cantidad de información que tiene una importancia crítica para la conexión entre los dos grupos poblacionales.

INFORMATION (Información)

Los fumadores quieren claridad acerca de los riesgos y los beneficios de migrar al eCig

Quieren saber qué cambios en su salud pueden esperar a corto plazo y en el futuro

Quieren saber cuál es la verdad y por qué otra gente dice que esto no es verdad

Quieren saber si deberían estar preocupados

Quieren saber qué comprar, dónde comprar y cómo mantener su dispositivo en óptimas condiciones para un uso correcto

OPPORTUNITY (Oportunidad)

Los fumadores quieren poder acceder a los dispositivos y los e-líquidos que les gusten y que sean más baratos que el tabaco

Querrán usar sus dispositivos donde quieran y el tiempo que deseen sabiendo que no hacen daño a otras personas cercanas a ellos.

Obviamente esto hasta ahora no ha sido un gran problema, pero a partir del 20 de Mayo de 2016 esto cambiará. Las personas que quieren utilizar determinados productos perderán el acceso a ellos.

UNDERSTANDING (Entendimiento)

Los fumadores quieren escuchar de los vapers, que saben por lo que están pasando al contemplar dejar de fumar.

Tienen la expectativa de que cambiar algo que disfrutan tanto, por un eCig, podría no satisfacerlos tanto inicialmente, o no aliviar el estrés o síndrome de abstinencia rápidamente como lo hace un cigarrillo, por lo que será desagradable para ellos.

Los vapers deben informarles de que dicho cambio, no necesariamente ha de ser negativo o traumático, si realizan correctamente el proceso y les asisten en ello.

Los fumadores quieren que la gente entienda cómo se sienten al dejar de fumar y porqué se comportan como lo hacen.

NUESTRO ESTUDIO

Existe la necesidad creciente de una investigación que recoja, resuma y comunique la visión y experiencia de los vapers que han conseguido dejar de fumar, tanto para los fumadores como para aquellos encargados de regular los productos de vapor.

Las anécdotas de los vapers, publicadas por miles, se convierten en una fuente de información fiable y con credibilidad sobre en qué manera el eCig ha ayudado a dejar de fumar a una amplia población variable y diversa.

Se creó una encuesta que evalúa las visiones y experiencias de los vapers que habían conseguido dejar de fumar completamente, o reducir significativamente su consumo de tabaco desde que comenzaron a vapear regularmente.

Primero se lanzó en inglés y francés entre el 30 de julio y el 9 de septiembre (40 días) en nuestra web www.nicotinesurveys.org

RESULTADOS

La encuesta fue completada por 2598 individuos. La gran mayoría (95,3% n= 2470) utilizaban eCigs con regularidad diaria.

El primer paso en el análisis fue establecer la credibilidad y utilidad potencial de los 2598 registros como “asesores experimentados” caracterizando su éxito en abandonar y reducir el consumo de tabaco desde que empezaron a vapear.

ESTADÍSTICAS BÁSICAS PARA CARACTERIZAR LA MUESTRA

Russell 1

El 98,5% de la muestra habían sido fumadores regulares antes de comenzar a vapear, de los cuales el 88,6% se habían convertido en fumadores regulares entre los 13 y los 20 años y el 79,8% lo eran en el momento de comenzar a vapear.

De todos ellos el 79,4% habían conseguido dejar de fumar completamente tras comenzar a vapear.

Este es no es un estudio de prevalencia, puesto que se trata de personas que han querido contribuir con información al estudio por lo que no tiene el carácter de muestreo aleatorio, y no podemos decir que el ecig tiene un 80% de efectividad en el abandono del tabaquismo, sino que en esta muestra un 80% de las observaciones han conseguido abandonar el tabaco completamente, y ese es el objetivo de nuestro estudio; centrarnos en los individuos que lo han conseguido.

De los individuos que aún continuaban fumando (SS Still Smoking) el 50,5% redujeron el número de cigarrillos por día (CPD) desde que vapearon por primera vez (FV).

El 34,1% redujeron el consumo de un 75 a un 99% y el 12,7% redujeron el consumo de un 50 a un 74%. Es decir, la mitad de ellos redujeron el consumo en más de un 50%.

Respecto a los que continúan fumando y vapeando, realizando un uso dual, el 87,3% han conseguido abandonar por completo el tabaco al menos durante una semana varias veces. El 92,9% planean continuar vapeando y cerca del 79% tienen la intención definitiva o probable de abandonar por completo el tabaco en los próximos 6 meses, a la vez que el 97,4% tienen la intención al menos de reducir el consumo de tabaco a la mitad en los próximos 6 meses.

Respecto a los No fumadores (NS), el 53,7% probaron a dar una única calada a un cigarrillo convencional tras comenzar a vapear. Sin embargo, sólo el 4,6% (3 personas) de los No fumadores comenzaron a fumar de manera regular desde que comenzaron a vapear.

Respecto a los exfumadores (FS) que comenzaron a vapear, sólo el 2,5% (12 personas) recayeron en el tabaco.

De nuevo esto es un estudio de prevalencia por lo que no se puede afirmar a partir de estos datos que el ecig incentive el consumo de tabaco en no fumadores y exfumadores. Sin embargo, la tasa observada en esta muestra de dichos eventos se sigue manteniendo muy muy baja.

SIGUIENTE PASO

Russell 2

Russell 4

Nos centramos ahora en la proporción de la muestra que ha conseguido abandonar el tabaco definitivamente (n=1495) o que ha reducido su consumo de tabaco en, al menos, un 50% (n=177). Un total de 1672 observaciones de vapers exitosos.

Primero se les preguntó acerca de sus opiniones y perspectivas respecto a la regulación, publicidad y cobertura mediática del producto.

Después se les preguntó acerca de sus motivaciones para vapear, placeres y beneficios que obtienen con ello y cuáles serían sus consejos para los fumadores.

El 97,1% de los vapers utiliza su dispositivo diariamente y comienzan a utilizar sus vaporizadores con una media de edad de 37,5 años. El 41,3% comenzaron a usarlo en el año 2013 y el 41,7% llevan usando los vaporizadores de uno a 2 años.

El 62,7% tras este tiempo vapeando utilizan concentraciones de nicotina de 1 a 6 mg/ml y el 24,2% de 7 a 12 mg/ml

El 87,6% de los encuestados opina que los vaporizadores de nicotina (VN) deberían ser regulados o bien bajo unas normas específicas para ellos, o bien como productos de consumo generales (alimentos o bebidas).

El 70% de los encuestados opina que no debería ser prohibido en locales sociales (bares, restaurantes, clubs, etc) o al menos No, pero con algunas excepciones (al criterio del propietario del local).

El 76,2% de los encuestados opina que no debería ser prohibido en lugares de trabajo (aumento de la productividad al reducir las pausas en el trabajo, compartir espacio con los fumadores provoca recaídas, etc) o al menos No, pero con algunas excepciones (por ejemplo en colegios, guarderías, etc)

El 85,4% opina que no debe ser prohibido en lugares públicos ya que sería beneficioso extenderlo entre la próxima generación de fumadores.

El 86,6% de los encuestados opina que la publicidad de los cigarrillos electrónicos anima a realizar el cambio (al incrementar el conocimiento sobre los productos disponibles).

El 71% de los encuestados opina que publicitar los cigarrillos electrónicos no alienta a los no fumadores a consumir productos de nicotina.

El 70,5% de los encuestados opina que la publicidad de los cigarrillos electrónicos no debería ser prohibida.

El 87% de los encuestados opina que las historias difundidas en los medios de comunicación sobre el vapeo asustan a los fumadores, evita que entren en las tiendas y los disuade de hacer el cambio al ecig.

Las palabras principales usadas por los encuestados para describir la cobertura mediática sobre el ecig son: Desequilibrada, Fraudulenta, Sensacionalista, Alarmista, Negativa, Mentiras, Exagerada.

Pusimos cajas de texto abierto invitando a los encuestados a expresarse escribiendo cuanto quisieran. Hemos analizado 1000 de estas respuestas pero aún no hemos podido incluir todas por el volumen de trabajo que supone. Sin embargo aquí van algunas de las conclusiones:

Russell 5

¿CUÁLES SON LOS PRINCIPALES MOTIVOS POR LOS QUE EMPEZASTE A VAPEAR?

Por encima de la línea verde están las respuestas que recibieron varios cientos de testimonios de los mil analizados.

Lo más interesante es la amplia variedad de razones por las que la gente decidió empezar a vapear. En la práctica totalidad de los casos cuando preguntas te dicen que para dejar de fumar y por salud pero cuando se dio la opción de que se expresaran libremente en las cajas de texto, expresando todos los motivos, aparecieron otra gran variedad de razones por las que las personas deciden vapear.

Evitar los olores del humo, ahorrar dinero, curiosidad, poder usar nicotina en zonas de no fumadores y sin los riesgos de los productos de combustión, evitar el estigma social que supone ser fumador, etc, sumado a toda una batería de preocupaciones acerca de la salud como evitar la tos, problemas dentales o por higiene.

¿CUÁLES SON LAS PRINCIPALES RAZONES POR LAS QUE CONTINÚAS VAPEANDO HOY?

La razón principal que argumentan los vapers para seguir vapeando es que se convierte en un hobby divertido que los mantiene alejados de recaer en el tabaco, sin malos olores y sintiendo en la mayoría de los casos una mejoría física y ningún efecto adverso que les muestra que es una alternativa más segura que fumar, manteniendo los rituales que disfrutaban con el tabaco pero con muchas ventajas. Destaca también la importancia del sentido de pertenencia, disfrute y apoyo que proporciona el formar parte de la comunidad vaper.

¿CUÁLES SON LAS COSAS QUE DISFRUTAS DEL VAPEO, LOS BENEFICIOS Y PLACERES QUE TE REPORTA?

Ante estas respuestas destaca la gran importancia que tiene la variedad de sabores en la experiencia del vapeo. A su vez, destacan los efectos beneficiosos para la salud (al haber dejado de fumar), el carácter lúdico del vapeo como hobby, el olor agradable del vapor en comparación con el humo, de nuevo lo positivo de pertenecer a la comunidad vaper y lo satisfactorio de consumir nicotina sin otros riesgos.

¿HAS NOTADO ALGÚN CAMBIO EN TU SALUD DESDE QUE VAPEAS REGULARMENTE?

Ante esta pregunta una amplia mayoría declara haber notado un aumento significativo en su capacidad respiratoria y pulmonar, aguante en los esfuerzos físicos, disminución de de la tos, mejora del estado general de salud, mejora patente del sentido del gusto y el olfato e incremento de energía, entre otros muchos síntomas de mejora de la salud (hasta 62 tipos diferentes de mejoras).

¿QUE CONSEJO LE DARÍAS A UNA PERSONA QUE ESTÁ PENSANDO EN COMENZAR A VAPEAR PARA DEJAR DE FUMAR?

Ante esta pregunta se recogieron hasta 32 consejos que los vapers experimentados darían a los principiantes. Los dos más nombrados fueron que es la mejor forma para dejar de fumar y que deben tomarse su tiempo en la elección del dispositivo y los sabores adecuados. Seguidos de estos dos principales, les recomiendan que no tengan prisa en reducir la nicotina hasta que hayan podido dejar por completo el tabaco, que busquen consejo y apoyo en la utilización del producto, que no empiecen con un cigalike sino directamente con los nuevos y cómodos productos de tercera generación sin desembolsar una gran cantidad de dinero al principio hasta que encuentren el sistema que les funciona a ellos (de nuevo, destaca la importancia de la comunidad vaper), que no lo comparen con el tabaco puesto que es una experiencia y un concepto nuevo y totalmente diferente, que compren en comercios especializados y reputados, que es importante “querer” dejar de fumar para conseguirlo, etc

TOP 9 DE CONSEJOS DE LOS VAPERS VETERANOS A LOS PRINCIPIANTES

Russell 6

  • No esperes milagros. Dejar de fumar es un proceso que no resulta sencillo pero el vapeo te ayudará a conseguirlo. Si puedes, será estupendo, pero no esperes dejarlo el primer día.
  • Haz lo que puedas. No te exijas más de lo que puedes dar porque probablemente el estrés que tú mismo te generes irá en tu contra. No te obsesiones; vívelo de una manera natural.
  • No te compares con nadie. La adicción al tabaco es algo multifactorial por lo que no existen dos adicciones iguales, al igual que no existen dos personas iguales. Has de vivir tu propio proceso. Es fácil para algunas personas y difícil para otras.
  • Pequeños pasos dados con determinación son más efectivos que pasos gigantes infructuosos.
  • Si fumas, no te flageles, son cosas que pasan pero a continuación vuelve a intentarlo. No abandones.
  • Cada cigarrillo que no te fumas es un logro; continuar tras cada resbalón es un logro aún mayor.
  • Defínete por tus logros, no por tus fracasos.
  • No midas cuán lejos tienes que llegar; mide cuán lejos has llegado.
  • Sé siempre consciente del daño que te hace fumar y de todo el daño que estás evitando cada vez que usas tu vaporizador

DEVOLVER EL FAVOR

Russell 7

En definitiva, el objetivo principal de esta parte de nuestro estudio ha sido recoger el bagaje, la sapiencia y las experiencias de este gran grupo de vapers veteranos y expertos que han conseguido abandonar el tabaco a través de esta alternativa y que están deseando compartir su experiencia y conectar con ese otro grupo de personas, los fumadores, utilizando esa experiencia y conocimientos para ayudar a la siguiente generación de fumadores en su proceso de abandono del tabaco. Consideramos que esta información es de un valor incalculable y que aplicada a los servicios de ayuda para dejar de fumar es una oportunidad monumental de beneficio a la salud pública e invitamos a los otros profesionales de la salud pública a valorar la importancia de conectar a estos dos grupos de personas y aplicarlo en consecuencia.

THE FINAL STAB

Spanish Health Ministry has just published the preliminary draft law for TPD transposition in Spain. As all vaping advocates knew, this bill would be bad for vaping, vapers and traders in the country but, this time, the maneuver orchestrated by the health ministry bureaucrats and counselors, many of them with senior positions in medical associations, previously architects of disinformation that ended with the sector in Spain, has been proper to the very same Machiavelli.

The bill, not only does not conform to the TPD text but amplifies restrictions absolutely unsolvable for the survival of electronic cigarette market in the country. If this bill becomes real, Spanish legislation about electronic cigarettes will be the more restrictive in the world, even higher than those stablished for the tobacco. This is the final stab.

Here you have the abomination that will end with the remedy to smoking in Spain, and will be responsible of, at least, thousands of deaths… unless we prevent it.

http://www.msssi.gob.es/normativa/docs/Rdtabaco.pdf

Some of the precepts include:

PROHIBITION OF NATIONAL AND INTERNATIONAL ONLINE SALES

SALES ALLOWED ONLY IN ESTANCOS (Official Tobacco Stores), PHARMACIES AND SPECIALIZED PHYSICAL STORES with previous payment of the corresponding rates of license and registration fees. 500 Euros per product (including every nicotine strength or part of a dispositive) placed on the market it´s only one of the taxes. This taxes do not affect to estancos and pharmacies.

ABSOLUTELY CHAOTIC AND UNNECESSARY BUREAUCRACY BEYOND THE TPD REQUIREMENTS

FORBIDDEN ANY FREE SAMPLES, OFFERS AND DISCOUNTS  ON ALL DEVICES SUSCEPTIBLE TO RELEASE NICOTINE, AS WELL AS IN ANY ACCESSORIES, INCLUDING LIQUID RECHARGING.

END OF FACEBOOK GROUPS, FORUMS, VAPER’S CONVENTIONS OR ANY OTHER FORM OF PRIVATE OR PUBLIC PROMOTION OF ELECTRONIC CIGARETTES

FORBIDDEN ADVOCATING ECIGS AS STOP SMOKING REMEDY

ONEROUS SANCTIONS IF THESE PRECEPTS ARE NOT ACCOMPLISHED

Added to those already stablished by the TPD, the new text introduces a huge unfairness in front of Big Tobacco and Big Pharmaceutical industries, which could easily accomplish with these assumptions without problems but, as we know, not maintaining the diversity of devices and e-liquids, which are precisely the key element to quit smoking.

Moreover, the incorporation of pharmacies as e-cigs selling point is a clear contradiction to the stance that the Ministry of Health itself has been advocating to date. Inasmuch as the product CAN NOT BE OFFERED AS A METHOD AGAINST TOBACCO, BY ITS OWN ARGUMENTS. So What kind of macabre and cynical joke is this?

Despite the fact that the TPD is an obsolete and absolutely mistaken rule before it’s unavoidable birth, the European Directive clearly identifies the electronic cigarette as a different category from the conventional tobacco product and, therefore, should be transposed literally preventing differences among the EU countries, because homogeneity is what member states should seek in a communitarian rule.

The draft bill of the Spanish Ministry of Health introduces new onerous economic and administrative requirements which could not be complied for small and medium traders that are now operating in the market, in a more than a precarious situation. Large number of traders had managed to survive by relying on a professional service and assuming the transition from physical to electronic commerce stores.

Now online stores are forbidden so, What can we make? In addition, the geographical distribution of existing physical stores that have survived to the disinformation campaign, make impossible the acquisition of products by users. So consumers will not have physical access to specialized vapeshops; only be able to buy in estancos and pharmacies. IT´S ABSOLUTELY PERFECT, ISN´T IT?

These requirements are quite overextended and none of the Spanish vaping associations understand their motivation, falling in the most stringent and restrictive legislation in the world, with absolutely no scientific argument that endorses it, and going even further  to those required to traditional tobacco. Despite the fact that the legal document says that all involved groups have been consulted, that´s ABSOLUTELY FALSE. Neither UPEV (trade association) nor ANESVAP (user association) or MOVE Spain (Medical Organization) have been consulted.

The new restrictions will cause an insurmountable inequality, both in relation to other countries as well as among those involved in the industry itself, leaving completely the vaping niche at the mercy of powerful new actors; tobacco and, interestingly, now the pharma too.

The adoption of this draft will mean the total annihilation in our country of the greatest remedy against smoking that has ever existed. Since the effectiveness of these devices to quit is directly related with the easy access from the user to a wide variety of products and systems that fits its level and type of addiction, and taking into consideration that something like that, can only be achieved in a healthy market, with quality, dynamic and wide open to development and innovation, the application of this draft will bring the loss of thousands of lives by forcing thousands of vapers to back to the lethal smoking.

I´m a vaper not a criminal

ENTREVISTA CON EL DR. MIGUEL DE LA GUARDIA CATEDRÁTICO DE QUÍMICA ANALÍTICA DE LA UNIVERSIDAD DE VALENCIA

Recientemente se difundió en los medios de comunicación el reciente trabajo del grupo del Dr. Miguel de la Guardia, catedrático de química analítica de la Universidad de Valencia, sobre la composición del vapor exhalado y la existencia del vapeo pasivo.

El estudio está pendiente de ser publicado en peer review pero amablemente el Dr. De la Guardia ha accedido a concedernos esta interesante entrevista que nos anticipa sus resultados. Se trata de uno de los primeros estudios sobre la composición del vapor realizado en nuestro país. Esperamos y deseamos que no sea el último.

Agradecer a Julio Ruades la currada que se ha pegado para proporcionar a los vapers esta pequeña-gran ventana en directo a la ciencia del eCig. Os dejo con el video; es un placer verlo y no tiene desperdicio. Espero que lo disfrutéis (English subtitles available).

Encuestas sobre vapeo y la importancia de la ciencia

A colación de la polémica creada recientemente en el mundo vaperil acerca de la idoneidad de colaborar en el estudio del Dr. Russell, pego aquí traducción del artículo escrito al respecto por Sarah Jakes; ella, a parte de gran amiga, es una de las más reconocidas activistas provapeo en Europa y miembro destacado del staff de New Nicotine Alliance (NNA), por lo que su artículo determina la postura pública de dicha asociación frente al estudio en cuestión.

NNA es una importante asociación inglesa creada a partir de un grupo de personas que – por ellos mismos y a través de sus vínculos con investigadores líderes en el campo del tabaquismo y analistas políticos – han contribuido en los últimos dos años a la mejora individual, organizacional y la comprensión pública de lo que se conoce como “reducción del daño del tabaco”- un término usado por el Departamento de Salud, Salud Pública de Inglaterra y el Instituto Nacional de Salud y Atención de Excelencia entre otros, para describir formas de reducir los daños del consumo de cigarrillos sin necesariamente renunciar al uso de la nicotina. El Consejo de NNA, y sus Asociados son ex-fumadores, la mayoría de los cuales han tenido éxito en dejar de fumar a través de la utilización de otros sistemas de administración de nicotina, analistas de la salud pública y científicos. En el staff de esta asociación inglesa encontramos también personalidades como el Profesor emérito del Imperial College de Londres Gerry Stimson, adalid de la defensa de los vaporizadores personales en Europa e impulsor de la iniciativa MOVE. Otros miembros destacados de la asociación entre muchos otros son Clive Bates, Louisse Ross, el Profesor Jacques Le Houezec, el Dr. Attila Danko, etc.

Sarah Jakes  con stimson

Con Sarah Jakes                                                       Con Gerry stimson

Paso a continuación a añadir el artículo traducido:

Recientemente, el Dr. Chris Russell, Investigador senior en el Centre for Drug Misuse Research, solicitó la asistencia de los vapers en la realización de una encuesta sobre las percepciones y experiencias de uso de cigarrillos electrónicos. ¡La encuesta está produciendo una respuesta un tanto contradictoria! Sarah Jakes habló con Chris la semana pasada para aprender más sobre ella:

Por Sarah Jakes
A menudo escucho la pregunta “¿Por qué necesitamos más investigación sobre los cigarrillos electrónicos?”. Es cierto que ya hay una gran cantidad de investigación sobre el tema, les guste o no admitirlo a los que están en contra de ellos. Por desgracia, también hay preguntas a las que los organismos reguladores de todo el mundo quieren responder y cualquier ausencia de ciencia demostrable en cualquier punto, permite a los opositores llenar el vacío con duda y propaganda.

Es importante, por tanto, que los vapers apoyemos los estudios que tienen por objeto arrojar luz sobre estas lagunas en la investigación. No importa lo mucho que tratemos de contar nuestras historias como consumidores; hasta que dicha información se presente en el formato de un estudio peer review siempre seremos descartados como anécdotas. Aunque el proceso de revisión y publicación tiene limitaciones propias, sigue siendo el estándar ampliamente aceptado para dar credibilidad a las pruebas.

Los Vapers tienen razón en sospechar de los motivos de algunos investigadores. Yo sospeché, como cualquier persona, cuando vi la encuesta del Dr. Chris Russell sobre las percepciones y experiencias de uso de cigarrillos electrónicos; así que directamente decidí hablar con Chris durante una hora y media la semana pasada, para tratar de conseguir la información sobre lo que había detrás de las preguntas. Este fue el resultado:

Hay un par de razones para que las preguntas parezcan un poco “alejadas” de los vapers experimentados. En primer lugar, la encuesta está apuntando a obtener 10.000 respuestas de todo el mundo. Muchos de los que responderán serán usuarios de cigalike. Es muy difícil diseñar una encuesta manejable que se adapte a todos los usuarios en un mercado diverso como éste. Otra de las razones es porque estas preguntas son las que han sido identificadas como las que los organismos reguladores quieren responder . Recordad, no sólo reguladores del Reino Unido, sino de todo el mundo.

Chris está especialmente interesado en que saquemos el máximo provecho de los cuadros de comentarios. Si una pregunta parece estúpida / irrelevante / dirigida, le gustaría que los vapers utilicen las cajas para expresar el por qué. Recordad, que éstas son preguntas para las que, en algún lugar, los reguladores mundiales quieren respuestas – Si hay una razón por la que una pregunta no vale la pena, esta es la oportunidad de explicar por qué.

Al igual que con toda investigación, es importante que no sólo los investigadores, sino también la propia muestra no muestre prejuicios preexistentes. Así pues, en la mejor de las investigaciones se verán cuestiones planteadas de manera que parece que se podrían utilizar para apoyar una postura anti ecig. Esto es algo bueno puesto que disminuye la capacidad de los opositores para criticar el estudio y deja que los datos hablen por sí mismos.

El hecho de que Nicoventures haya financiado esta investigación, por supuesto, será utilizado en su contra por los que prefieren alejarse de cualquier cosa que tenga alguna relación con la industria del tabaco. Me pregunto ¿quiénes esperan exactamente que financien una investigación sobre un producto de consumo que no sean los que, seamos sinceros, buscan sacar provecho de él? ¿No deberíamos esperar que toda la industria contribuyera a la investigación?, ¿o debemos dejarla sólo en manos de los que se oponen a los cigarrillos electrónicos?.

Lo importante para mí en mi conversación con Chris fue establecer que a) no tenía ningún sesgo preexistente contra los ecigs, que b) no iba a sesgar los resultados a favor de la fuente de financiación, y que c) él era consciente de la interpretación sesgada que llevarán a cabo los opositores y estará preparado para luchar por una interpretación razonable de sus datos. Me quedé satisfecha en todos los aspectos. Ustedes, por supuesto, deben tomar su propia decisión.

SIN COMENTARIOS…

LLAMADA A TODOS LOS VAPERS A PARTICIPAR EN EL ESTUDIO INTERNACIONAL DEL DR. CHRISTOPHER RUSSELL

Queridos vapers:

El Dr. Christopher Russell del Centre for Drug Misuse Research de Reino Unido y premio al joven investigador en el Global Forum on Nicotine 2015, en colaboración con otros grandes Doctores conocidos por todos, está desarrollando uno de los más importantes estudios a nivel mundial sobre los patrones de consumo de cigarrillos electrónicos.

Se trata de una encuesta a los consumidores en una línea similar al estudio de los 19.000 del Dr. Farsalinos. La importancia de este estudio radicará en el tamaño muestral, es decir, en conseguir que un gran número de vapers de todo el mundo rellenen la encuesta de manera eficiente para obtener datos estadísticos altamente significativos. De dichos datos, se obtendrán importantes publicaciones científicas que ayudarán a comprender la realidad sobre el eCig a la comunidad científica internacional.

Actualmente, asesoría científica de las asociaciones españolas ANESVAP y UPEV, en colaboración con el Dr. Chris Russell, ha realizado la adaptación de la encuesta al Español, con la finalidad de incluir en el estudio a todos los vapers de habla hispana. Gracias a dicha adaptación, tenemos ahora la oportunidad de aumentar en gran medida la contribución a los resultados de este importante estudio y ayudar de una manera real a que se conozca la auténtica verdad sobre el vapeo a todos los niveles.

Os animo, por tanto, a todos los usuarios hispanohablantes de grupos y foros a participar en el estudio. Únicamente tenéis que realizar la encuesta on-line que os proporciono en el enlace más abajo. Se trata de una encuesta elaborada con exquisitez, que recoge todos los aspectos de los patrones de consumo de los vapers, por tanto, rellenarla cuesta unos 20 minutos. Os pido que la realicéis con calma y atención, leyendo atentamente las preguntas y tomando el tiempo necesario en meditar la respuesta.

Para animaros a participar, los doctores sortearán varios iPad mini entre los usuarios que rellenen la encuesta. En el enlace tenéis las bases del sorteo.

Muchas gracias a todos

boton encuesta

UPDATE: ACLARACIÓN Y COMENTARIO ACERCA DE LAS RETICENCIAS MOSTRADAS POR ALGUNOS USUARIOS SOBRE EL ESTUDIO EN ALGUNOS FOROS

El estudio no tiene ni trampa ni cartón y las preguntas están diseñadas con tiralíneas y pensadas al milímetro. El diseño de encuestas de este tipo es todo un arte basado en mil parámetros que los encuestados ni pueden, ni deben conocer, para mantener la imparcialidad sobre otros factores, por ejemplo, sociológicos. De ahí, por ejemplo, la pregunta sobre la orientación sexual. Aun así, la pregunta te da la opcion de marcar la casilla “no quiero decirlo” por si alguien se siente incómodo.

Asumimos la tarea de introducir el estudio en los países hispanohablantes mediante el apoyo de las asociaciones ya en Varsovia y por contacto directo con el Dr. Russell, el Dr. Polosa y el Dr. Farsalinos que también están implicados. Comprendo las reticencias al observar que el estudio está financiado por Nicoventures; sin entrar en lo difícil que es obtener financiación para los estudios, os diré que es prácticamente imposible maquillar los datos puesto que su propio valor vendrá dado por el peso estadístico de un enorme tamaño muestral, es decir, el enorme número de respuestas. Independientemente de la procedencia del dinero, el estudio viene avalado por el Centre for Drug Misuse Research de Reino Unido y ha sido previamente evaluado por el comité ético de investigación de la Universidad de Strathclyde.

Como comentario personal añadiré que ya no os pido que os fiéis de mi palabra; no tenéis por qué. Ni siquiera de las asociaciones.  Pero esto viene de mucho más arriba. Ni las asociaciones, ni mucho menos yo como asesora, podrían despreciar el trabajo de los doctores y las instituciones que hay tras el estudio y por quien viene avalado. Doctores que ABSOLUTAMENTE TODOS CONOCEIS y que han sido el adalid de la defensa mundial del vapeo; el Dr. Polosa y el Dr. Farsalinos, entre muchos otros. ¿Nos hemos olvidado de quienes son? El Dr. Christopher Russell, como había indicado más arriba, ha sido galardonado con el premio al joven investigador en el GFN 2015; está realizando una labor titánica con un estudio para el que, como siempre en ciencia, ha costado una barbaridad conseguir la financiación. ¿Os habríais negado vosotros a prestar colaboración? espero que reflexionéis sobre este punto.

Aquí, dejo enlace a la ponencia del Dr. Russell en el GFN (Perceived harm reduction benefits of even brief, first time use of an e-cigarette by current smokers) para que evaluéis vosotros mismos su trabajo sin caer en la eterna “falacia ad hominem” (se deben siempre juzgar los argumentos apoyados en los datos; nunca a la persona de quien vengan).

Por otro lado, a título informativo, os aclararé que el dinero en ciencia viene siempre de dos fuentes: dinero público (prácticamente nulo en el estudio del cigarrillo electrónico) y dinero privado (absolutamente mayoritario). ¿Creeis que sería posible investigar sobre el cigarrillo electrónico si no fuera por la financiación tanto de farmacéuticas, como de tabaqueras, como de empresas de cigarro electrónico? ¿Es entonces realista acusar tanto a un bando como a otro de conflicto de interés en todos y cada uno de los estudios, ya no sólo en este campo; en todos? la neutralidad de TODOS los estudios viene avalada por las instituciones que los albergan, los doctores que los realizan y, sobre todo, cuando se publican en una revista peer review y son sometidos al escrutinio, análisis y comentarios de toda la comunidad científica internacional. Pero para eso, primero hay que conseguir realizarlos.

Un ejemplo práctico: En el sonado caso del Formaldehído, más allá de nombrarlo, no nos centramos en demostrar que el resultado está amañado puesto que fue realizado por un doctor financiado por la OMS (cuyo presupuesto, a su vez, viene dado en un 75% por empresas farmacéuticas). El Dr. Farsalinos y muchos otros, ya se encargaron de demostrar por qué el estudio es metodológicamente erróneo paso por paso. A su vez, para desarrollar su estudio sobre las condiciones de dry puff que definitivamente desbanca el anterior, el Dr. Farsalinos tuvo que crear una campaña de crowdfunding para financiar el estudio (sí así de triste es la financiación en ciencia). Es una obviedad que el dinero recaudado en esa campaña no viene de una ONG de protección de burros desamparados, ni de las supremas de Móstoles. Viene de los vapers y mayoritariamente de muchas empresas de cigarro electrónico. ¿Asumimos entonces que dicho estudio publicado en una revista peer review y sometido al escrutinio de la comunidad científica internacional no es válido por haber sido financiado por empresas de cigarro electrónico?. Otro dato curioso; el estudio del Dr. Farsalinos sobre el Diacetilo, también se financió de la misma manera y los resultados arrojan gran luz sobre los peligros de la presencia de esta sustancia en los e-liquids, lo cual pone en alerta a todo el sector. Pensemos sobre ello también.

Pido, por favor, que todos reflexionemos acerca del significado de la “Falacia ad hominem”; la acusación de conflicto de interés, tanto en uno como en otro bando, está siendo sistemáticamente utilizada para desprestigiar personas; no argumentos. Ahora me ha tocado a mi, por motivaciones que no vienen al caso. Allá cada cual con su conciencia y con las consecuencias de sus actos tras boicotear un importante estudio que arrojará una gran luz sobre el vapeo. Los hechos siempre serán los hechos.

Por n-esima vez tengo que poner aquí mi Declaración de COI: No recibo ningún tipo de aportación económica ni similar de ninguna empresa, ni asociación, relacionada con el cigarrillo electrónico, farmacéuticas, ni tabaqueras. Como activista apoyo toda iniciativa que sea eficiente para la protección del vapeo en cualquiera de sus facetas y que arroje luz sobre él.

Efectivamente Nicoventures ha financiado el estudio de que se trata.

La Doctora Carmen Escrig Llavata condena rotunda y categóricamente el tabaco por considerarlo una de las drogas más mortales de la historia de la humanidad, entendiendo que, por coherencia, las autoridades deberían clasificarla como una sustancia ilegal tan dañina como la cocaína o la heroína, habida cuenta de que el tabaco mata a muchísimas más personas.

Mi objetivo personal es la extinción del tabaco y utilizaré todos los medios de que dispongo para alcanzarlo puesto que lo que siempre debe primar por encima de todo es la vida de las personas.

Attila Danko: I have a dream

La intervención del Dr. Attila Danko, médico australiano, fue uno de los momentos más especiales en el GFN 2015. A continuación os presento la traducción completa, el video del discurso donde podeis activar los subtítulos en español (imprescindible verlo; pone los pelos de punta) y la ponencia que ya ha pasado a la historia como uno de los más divertidos y apasionados discursos en la defensa de la reducción de daño por tabaquismo.

Attila Danko

Hola soy el Dr. Atila Danko,

Debo decir en primer lugar que no recibo ningún dinero de ninguna compañía tabaquera, farmacéutica o del cigarrillo electrónico.

Permitidme comenzar pidiendo a todos los vapers que levanten la mano (30 manos se levantan). Ahora os pido que mantengáis la mano alzada aquellos que utilizan la mayor parte del tiempo un cigarrillo electrónico fabricado por la industria del tabaco (todas las manos caen excepto dos personas que sonríen).

Vengo de Australia donde soy un médico a tiempo completo. Australia se define como el país de la prohibición del cigarrillo electrónico. A menudo tratan de convertir el e-cigarrillo en sinónimo de “Industria del tabaco”. ¿Sabíais que en Australia, la posesión de e-liquids para cigarrillo electrónico con nicotina se castiga con las mismas penas que la posesión de heroína?

Comencé a interesarme en el e-cigarrillo cuando los grandes fumadores ​​en mi clínica comenzaron a dejar de fumar con él. Empecé a estar fascinado por la idea de una transformación, un cambio de paradigma en la manera de abandonar el tabaco. En lugar de que todo el proceso de dejar de fumar fuera causa de privaciones, podría convertirse en algo emocionante y divertido. ¿Quién pensó que dejar de fumar podría ser “divertido”?

Para mi desgracia, la mayoría de los profesionales en la lucha contra el tabaco en Australia no compartían mi entusiasmo. De hecho, parecían disgustados y ofendidos de que la gente pudiera disfrutar del placer de consumir nicotina sin la amenaza de muerte. Convencieron al gobierno para hacer ilegal toda nicotina que no fuera la del tabaco o los productos farmacéuticos. Operaban de acuerdo con la “regla de las 3 Ps“: Prohibición, Castigo, Puritanismo (Prohibition, Punishment and Puritanism). Y, en mi opinión, siempre y cuando esta actitud prevalezca, no habrá oportunidad de tener una Australia “Libre de Tabaco”.

Es cierto que hay algunas personas que tienen una visión diferente de las cosas en Australia, pero son una minoría muy pequeña y no tienen buenos contactos políticos. En todas las otras áreas de consumo de drogas, aceptamos la idea de la Reducción de Daños. Por razones oscuras, en Australia, la nicotina y el tabaco son considerados algo diferente.

Entiendo sus preocupaciones. Ellos están preocupados por la entrada de Big Tobacco en el mercado. Ellos están preocupados de que el vapeo pueda alentar a algunos fumadores a seguir fumando, en vez de hacerles abandonarlo. Y, por supuesto, ellos están muy preocupados por un potencial efecto de puerta de entrada al tabaquismo entre los niños.

Pero las decisiones políticas deben basarse en pruebas de hecho; no en sentimientos o preocupaciones o inquietudes. Y en la medida en que vamos descubriendo los hechos, estos demuestran cada vez más y más que estos efectos sobre la población no se producen.

El ecig es una puerta de salida para el fumador; no de entrada.

Ellos están cada vez más preocupados por el cambio sobre su “pensamiento mágico”. El primer pensamiento mágico es que “el enemigo es la nicotina.” El segundo es que “el e-cigarrillo es un complot de las grandes tabacaleras para atrapar a tirones a sus hijos con vapor de sabor a chicle y luego hacerles fumar”. ¡¡Necesitamos un superhéroe para luchar contra estas multinacionales malvadas, ponernos de pie y defender al pueblo, ponernos de pie y defender a nuestros niños !!!

Pero … ¿y si el vapeo es en realidad una respuesta genuina del pueblo, rechazando a BigTobacco, rechazando a la industria farmacéutica y rechazando el control del gobierno? Este superhéroe engañado, se daría cuenta de que, en realidad, está tratando de luchar contra la gente común que, de lo contrario, no podría dejar de fumar.

Los verdaderos profesionales de la Salud Pública reconocen que el enemigo es el HUMO. Tres mil millones de personas en el mundo dependen de combustibles procedentes de biomasa, como la leña, para hacer funcionar su cocina y calefacción, en espacios pequeños y sin ventilación. La OMS estima que más de cuatro millones de muertes cada año pueden atribuirse a esta contaminación dentro de las casas. Esto no está tan lejano de los seis millones de muertes anuales atribuibles al consumo de tabaco. Y la gente muere exactamente por las mismas causas: ataques al corazón, enfisema, EPOC: no hay nada mágico en el humo del tabaco. ¡Se trata del HUMO en sí!.

¡Imaginen a las organizaciones de salud pública haciendo campaña contra las cocinas de gas! Debido a que “no estamos seguros de que la estufa de gas es completamente segura para reemplazar a los fuegos de madera. No hay efectos a largo plazo conocidos de la cocina de gas”. Por otra parte, es interesante que las estufas de gas producen alrededor del 1% de emisiones, en comparación con las emisiones de la leña, así como los cigarrillos electrónicos producen alrededor del 1% de las emisiones de cigarrillo de tabaco.

Pero de vuelta en Australia, tenemos algunas leyes extrañas allí. Bajo la ley federal, es legal importar la nicotina, pero tan pronto como alguien la saque de la caja, estará cometiendo un delito. Y en algunos estados, se prohíben incluso los dispositivos (ecig).

Un hombre en el estado de Australia Occidental puso en marcha un pequeño negocio de venta de ecig de segunda generación, no fabricados por las grandes tabacaleras y de e-líquidos libres de nicotina. Una mañana se despertó en medio de una escena surrealista como salida de una película, sobre la detención de los carteles colombianos de la droga. Tres todoterrenos negros se detuvieron frente a su casa, los servicios oficiales de salud estaban fuera y confiscaron todo su stock por la fuerza; fue arrastrado al interior de uno de los coches, arruinaron su negocio y le llevaron a la bancarrota. Hay servicios de salud y otras organizaciones en Australia que animan a que estas escenas se reproduzcan. Y quieren incluso prohibir el material sin nicotina.

Ahora explico los efectos de esta prohibición establecida en Australia; lo más importante es que hay un número muy limitado de tiendas especializadas de vapeo. Se puede encontrar el hardware, pero no el software. Los fumadores no pueden disfrutar del uso de las tiendas de vapeo que han demostrado ser tan eficientes en otros países; tan eficaces como un centro de ayuda para dejar de fumar. En Australia, no se permite la venta a través de Internet. El usuario debe ser conocedor de la tecnología suficiente para entender Youtube, utilizar una tarjeta de crédito on-line y todo eso. Y hay muchos fumadores mayores que no pueden hacer eso. Ellos sólo quieren ir a algún lugar, encontrar lo que necesitan y que alguien les enseñe cómo usarlo; esto no está autorizado en Australia.

El vapeo está completamente desnormalizado. Por supuesto que hay vapers que vapean en casa cuando pueden, pero cuando salen a la calle, en las ciudades, vuelven a fumar cigarrillos porque vapear se ve diferente y extraño en Australia. Ahora digamos que la prohibición extrema ganara, y se detuvieran todas las importaciones que entran en Australia, como algunos por supuesto desean. Creen que por arte de magia, de alguna manera, la nicotina no sería como cualquier otra droga cuando está prohibida. Todas las demás drogas, cuando están prohibidas, aumentan su toxicidad, aumentan la concentración. Esto ha pasado 100 veces. Imagínense 1 sólo mililitro de nicotina 100% pura en un sobre normal. Imagínense miles de estos sobres inundando Australia: será simplemente imposible detenerlo.

En resumen, lo que Australia dice es que si quieres consumir nicotina por diversión, es tu sentencia de muerte, porque sólo se puede consumir a través del sistema más peligroso (el tabaco). De la misma manera que la prohibición de los preservativos significaría la pena de muerte si quieres practicar sexo por placer en un lugar donde la prevalencia del VIH es alta.

Sorprendentemente, todavía tenemos un número importante de vapers en Australia. Pero el porcentaje es aproximadamente dos veces menor que en otros países. Me pregunto, ¿cuánto tiempo nos costará ver cómo las tasas de tabaquismo en otros países caen por debajo de la de Australia? Ya vemos lo que sucede en un grupo; el más importante. La tasa de fumadores diarios entre los 13 y los 19 años se niega obstinadamente a bajar en Australia desde hace 6 años. Australia se cree muy poderosa en la lucha contra el tabaquismo pero en este importantísimo grupo, no se ha conseguido absolutamente nada en realidad, a pesar de todos los paquetes neutros, fotos sangrientas, aumento de impuestos, etc.

Ya sabéis; es muy frustrante comparar los datos, por lo que es muy raro que se publiquen datos sobre la tasa de fumadores diarios. Por eso me parece realmente interesante el estudio que se realizó recientemente en Hawai, donde nos encontramos con los siguientes resultados:

Primero una reflexión; si bebo por ejemplo un vaso de vino al mes, ¿soy un alcohólico? No. Y del mismo modo, si un adolescente prueba un cigarrillo electrónico en una fiesta, no es un vaper dependiente. O si le da una calada a un cigarrillo, no es un fumador dependiente.

Bueno, este estudio hawaiano fue objeto de un artículo en los medios de comunicación. Era parte de una serie de artículos destinados a sembrar el pánico. “¡¡Dios mío, la prevalencia de uso de cigarrillos electrónicos es de un 17% en los jóvenes!! ¡¡y el 12% fuman y vapean !! ¡¡Esto es un desastre!! ¡¡Debemos actuar inmediatamente y prohibir estas cosas peligrosas!! “

Pero cuando se mira en los datos de consumo diario, la tasa diaria de vapeo es del 2%. Esta es la misma tasa que la de consumo diario de marihuana: 2%. Así, como padre de un adolescente, os digo que estaría más preocupado si mi hijo adolescente fumara todos los días, que si vapeara cotidianamente y, más aún, si lo hiciera para dejar de fumar.

Por lo tanto, en esta población ¡que tiene una tasa experimental realmente alta del e-cigarrillo!, el dato más importante es la tasa de fumadores diarios: ¡menos del 1%! y entonces debemos compararla con el 3.4% de Australia.

Pero este no es un caso aislado. Comparemos de nuevo, aunque como ya he dicho, es muy difícil encontrar los datos, esta vez las cifras relativas a los estudiantes en Florida: un 0.6% de fumadores diarios en “escuela media” y un 2,7% “en la escuela secundaria”. Estas cifras dan una tasa de fumadores diarios combinada de 1,6 a 1,7% para un rango de edad muy similar a las cifras de Australia. Por tanto, se trata de la mitad de la tasa de fumadores diarios en Australia.

Lo que creo que está sucediendo es que la fácil disponibilidad de e-cigarrillos implica que cuando los niños quieren experimentar este tipo de conducta, quieren hacer algo que evite que los padres estén realmente enojados. Y lo que es hoy mucho más probable, es que prueben un ecig, a menudo sin nicotina. Y lo harán en una fiesta aquí o allá, pero sabemos, que la nicotina sola en el ecig es infinitamente menos adictiva que el tabaco quemado. Si incluso se generan algunos vapers regulares en el futuro, generalmente tendremos menores tasas de fumadores habituales.

Y, ciertamente, parece una poderosa acción de apropiación indebida de los e-cigarrillos por parte del grupo más importante (los adolescentes). Pero analizándolo, si el resultado es de algo menos del 1% … ¡¡Menos de 1% !!. Ahora que disponemos de una herramienta “Libre de Tabaco”…. ¡¡Así es como vamos a terminar con el tabaco!!; no por la prohibición, pero ¡¡sí por el placer de algo mejor!! No por el control del gobierno, sino porque la gente recuperó el poder en sus manos de obtener placer a través de la nicotina de la manera que elijan. Esta es una poderosa revolución que sacude los cimientos mismos de la creación de servicios para la lucha contra el tabaquismo.

Una de estas personas ordinarias, Lorien (señalando a Lorien Jollie) que está sentada allí, una camarera de Cornualles, publicó en una de las revistas médicas más prestigiosas del mundo. Y ella ha sembrado tal pánico en el establecimiento de la lucha contra el tabaquismo, que no menos de cuatro profesores de medicina de tres continentes, han tenido que unirse temblando para tratar de oponerse a ella, para tratar de contradecirla; ¡pero no podían! porque ella estaba simplemente diciendo la verdad: ¡El vapeo me ha salvado la vida! El vapeo salva muchas vidas. Y la reducción de daño por tabaquismo tiene el potencial de salvar cientos de millones de vidas.

Hoy hago un llamamiento a todos los profesionales de la Salud Pública: ¡los vapers han hablado!, ¡escuchadles, entendedles!. A los vapers les pido una cosa mucho más difícil. Si podéis utilizad el poder que separó el Imperio Británico de la India, el poder que destruyó el racismo institucional en América. Sed amables con las autoridades de la salud pública y los responsables políticos; especialmente con aquellos que están tal vez sólo perdidos, e incluso con vuestros enemigos, porque al hacerlo amasaréis ardientes brasas en sus cabezas.

“Yo tengo un sueño” (I have a dream) y ¡se está convirtiendo la realidad ahora! ¡Vapers y autoridades de la Salud Pública! ¡juntos! ¡Podemos, debemos y vamos a tener éxito en conseguir que el tabaco quede obsoleto!.

Gracias.

attila-danko-standing-ovation

GFN 2015

Ya de vuelta del magnífico evento que ha supuesto la segunda edición del Global Forum on Nicotine escribo esta nueva entrada para explicar las impresiones y conclusiones del congreso.

Una vez más, este año el GFN proporciona una plataforma de discusión y debate entre muchos sectores, con un gran número de delegados venidos de Europa, Oriente Medio, China, Asia, Norte América, África y Austral-Asia. Muchos son líderes clave o tienen un papel significativo en la promoción de la reducción de daño por tabaquismo. Este evento internacional único reúne consumidores, científicos e investigadores, reguladores, parlamentarios, analistas políticos y fabricantes, y les da la oportunidad de reunirse para desarrollar el debate común sobre el futuro de la reducción de daños.

El lema de esta edición del GFN es “A different Kind of Endgame”—“Otro tipo de final”, es decir, otra forma de acabar con el tabaquismo; una alusión a los nuevos productos de nicotina mucho más seguros, con el potencial para acabar con el tabaquismo de una vez por todas, pero no en el enfoque prohibicionista de muchos de los que se dedican al control del tabaco cuyo enfoque se basa en la presión sin medida sobre los fumadores y la industria.

De la multitud de ponencias desarrolladas durante el congreso, destacaré las que a nivel personal consideré de importancia y os las mostraré a modo de tormenta de ideas, imágenes etc:

La primera imagen que quiero mostrar estuvo presente en la ponencia del Dr. Tord F Vedoy del Norwegian Institute of Drug and Alcohol Research. La ponencia titulada: El elusivo efecto de puerta de entrada: ¿A qué nos referimos cuando hablamos sobre la nicotina como una droga de puerta de entrada?

snus

Prevalencia de fumadores y consumidores de SNUS en Noruega (hombres y mujeres) de 16 a 30 años desde los años 1985 a 2013. Como puede observarse, el consumo de cigarrillos desciende en la medida en que aumenta el consumo de SNUS. Esta imagen, es un claro ejemplo sobre cómo los nuevos productos de nicotina sin humo pueden cambiar el perfil del tabaquismo a nivel poblacional.

El segundo concepto que presento a continuación se mostró en la ponencia del Dr. Gunnar Saebo, también del Norwegian Institute of Drug and Alcohol Research, titulada: La noción de desnormalización en las políticas del tabaco: una evaluación crítica sobre los cigarrillos electrónicos y la posible renormalización de la conducta de fumar 

Conceptos extraídos de la charla:

La renormalización, según los datos obtenidos del usuario no se sostiene actualmente; por el momento sólo se refiere a “un miedo” a que el tabaco sea visible y aceptado socialmente otra vez

Desnormalización y ‘renormalización’ son conceptos no demostrados que se refieren a un marco normativo de referencia para el uso de cigarrillos y cigarrillos electrónicos, utilizado principalmente por representantes del control del tabaco que no apoyan la idea de la reducción de daño por tabaquismo.

La eventual contribución de los cigarrillos electrónicos a la renormalización de la conducta de fumar es difícil de estudiar empíricamente en sí misma. Es más útil buscar pruebas de ello.

Pero también podemos encontrar pruebas de que el uso del e-cigarrillo normaliza una alternativa al consumo de tabaco (y eso va ligado a una mayor desnormalización del tabaquismo)

En tercer lugar, merece la pena destacar la ponencia de los doctores Christopher Russell  y Tiffany Hamilton-Barclay del Centre for Drug Misuse Research, UK, titulada: Beneficios de reducción de daños percibidos de un breve primer uso, del e-cigarrillo en los fumadores actuales

En un estudio exhaustivo realizado sobre una muestra de 37 fumadores que nunca antes habían probado el Ecig, obtuvieron las siguientes conclusiones:

-El consumo de tabaco se redujo significativamente

-Los sujetos percibieron el Ecig como muy útil para dejar de fumar

-Efectos adversos del Ecig sobre la salud prácticamente despreciables

-Muchos participantes se motivaron para dejar el tabaco definitivamente después del intento con el Ecig

-Los fumadores sienten curiosidad sobre el Ecig pero los mensajes contradictorios sobre la seguridad del dispositivo suponen la principal barrera para que adopten la alternativa

-La disponibilidad de un amplio rango de sabores y concentraciones de nicotina es absolutamente vital para el éxito en la cesación tabáquica.

A continuación resumo las conclusiones de la ponencia del Dr. Farsalinos titulada:  Errores en la investigación sobre el e-cigarrillo; metodología, presentación e interpretación: lecciones de la literatura actual. En dicha ponencia el Doctor desgrana estudio por estudio los errores garrafales cometidos en el desarrollo de los trabajos realizados por los detractores del Ecig y que han sido los causantes  de la percepción de riesgo actual. Recomiendo un vistazo aunque esté en inglés, no tiene desperdicio. Sus conclusiones son las siguientes:

Muchos estudios (¡excluidos los míos, por supuesto!) son de mala calidad, debido a problemas en metodología, interpretación de resultados, presentación y campañas mediáticas posteriores:
• El E-cigarrillo es un campo de generación de publicidad enorme – universidades y profesores aman la publicidad
• Los estudios en células no presentan prácticamente ninguna relevancia a efectos humanos, sin embargo llegan a los titulares, presentados como efectos sobre la salud de las personas (por ejemplo, ¡un estudio en células concluye que los e-cigarrillos causan enfisema!)
• Existen dos razones fundamentales para este fenómeno: La falta de comprensión sobre la complejidad del e-cigarrillo, el modo de funcionamiento y los patrones de uso y la oposición ideológica hacia algo más allá que la cesación completa sin alternativas. No estoy seguro de cual de las dos motivaciones es peor.

Pasamos ahora a resumir las ideas presentadas en la ponencia de Louise Ross del Leicester Stop Smoking Service, UK; uno de los servicios para dejar de fumar que en UK han adoptado los Ecigs como herramienta de cesación tabáquica.

El servicio ha incrementado en un 20% sus tasas de éxito en abandono del tabaquismo desde que se introdujo el Ecig y las conclusiones importantes a las que han llegado son las siguientes:

-Los sabores son muy importantes

-No todos los ecigs se ajustan a todo el mundo

-Es importante comprender el uso recreativo de la nicotina

-Los vapers potenciales son muy sensibles a las historias que cuentan los medios de comunicación

En el siguiente enlace se muestra el Discurso de Hon Lik, inventor del cigarrillo electrónico moderno, en la sesión plenaria del congreso. Destaco una cita muy reveladora: “Lo que me mantuvo en mi idea durante largos años era el sueño de crear una nicotina libre de tabaco; un producto que atrajera a la gente como yo y mi padre, que en ese momento no podía ver ninguna alternativa a un vida sin fumar. Eso fue lo que me inspiró a seguir intentándolo a pesar de todos los obstáculos en mi camino – y es por eso que estaba tan contento cuando el producto se extendió primero a través de China, y luego incluso más lejos”….”El hecho de que tanta gente me esté escuchando aquí hoy, demuestra que los cigarrillos electrónicos se han convertido en una verdadera revolución impulsada por el consumidor en todo el mundo. Gracias a millones de personas dedicadas como ustedes, algo que comenzó como un producto acotado, ha crecido y está influyendo en la vida de todo el mundo”

En la misma sesión plenaria, el Dr. Derek Yach realizó el homenaje a Michael Russell “el padre de la reducción de daños”, en una magnífica ponencia de la que destacaré un comentario: “Habrá 1000 millones de muertes relacionadas con el tabaco antes de 2100. Los E-cigs y otros dispositivos de entrega de nicotina nos ofrecen la oportunidad de reducir ese total. Tenemos que mantener ese premio en mente mientras redoblamos los esfuerzos para compensar 50 años en que hemos ignorado una simple realidad; que fumar mata y la nicotina no “.

Destacamos ahora el importante papel de las investigaciones del Dr. Ricardo Polosa sobre el Ecig no sólo como herramienta de reducción de daños sino como herramienta de reversión de daños en fumadores con problemas respiratorios preexistentes. La importancia de sus estudios y la tendencia de sus resultados indican claramente que el llamado principio de precaución, el miedo a los efectos del Ecig a largo plazo, es cada vez más infundado. En la siguiente imagen extraída de su ponencia, se pueden evaluar los riesgos estimados de todos los productos de nicotina; se estima que el Ecig supondría una reducción de riesgo de un 96% con respecto al tabaco.

polosa

Respecto al uso de E-cigs entre niños y adolescentes, la ponencia de la Doctora Linda Bauld nos reveló las mismas obviedades que ya conocíamos. Existen multitud de estudios con datos dispares sobre el consumo en adolescentes pero en muchos de ellos las conclusiones son malinterpretadas en función de la pregunta realizada en la encuesta (ej. incluir a aquellos adolescentes que alguna vez han probado un Ecig como si fueran vapers habituales). La conclusión general es que, si bien es cierto que los adolescentes experimentan con los Ecigs, aquellos que realizan un consumo habitual de los mismos, son en su práctica totalidad fumadores previos. Respecto al efecto puerta de entrada, el número de adolescentes no fumadores que se establecen en el consumo de tabaco tras haber probado el Ecig sigue siendo anecdótico. Sin embargo, también es cierto que una cantidad significativa de adolescentes están experimentando una primera exposición a la nicotina a través de los Ecigs (lo que no significa que luego se establezcan como vapers habituales).

En la misma sesión, el Dr Farsalinos ofreció una interesante charla recorriendo la historia de todos los tipos de dispositivos desde las primeras patentes americanas hasta los nuevos dispositivos de cuarta generación y las especificaciones técnicas de cada tipo y uso por los consumidores. Destacó la importancia de innovaciones que ahora están en desarrollo como el control de temperatura, la mejora en la eficiencia de las baterías, atomizadores más eficientes que produzcan mayor cantidad de aerosol a temperaturas más bajas, que eviten contacto innecesario de líquidos y metales, etc. Todas ellas innovaciones destinadas a minimizar el ya de por sí reducido riesgo para la salud de estos dispositivos en comparación con el tabaco normal y que supondrán el futuro en el desarrollo del mercado.

Para concluir sobre las ponencias, os dejo un enlace al vídeo sobre la intervención del Dr. Attila Danko de Australia. Su actuación resultó en toda una revelación que levantó en aplausos al auditorio en pleno gracias a su firme defensa de la reducción de daños y mordaz crítica a las posturas extremistas que costarán millones de vidas. El video está, como es lógico, íntegramente en inglés pero aun sin saber inglés es todo un deleite verlo.

Finalmente comentaros que desde España y, como coordinadores internacionales de MOVE, acudimos al evento Arturo Ribes y una servidora en calidad de ponente sobre el desarrollo y establecimiento de la iniciativa. Durante el congreso se realizaron importantes avances en el futuro desarrollo de MOVE, con un gran apoyo por parte de todos los doctores en vistas a asentar MOVE como organización internacional, además del desarrollo de otras estrategias no relacionadas con MOVE. Todas estas estrategias de las que, por motivos obvios, aún no podemos dar detalles se irán revelando en los momentos oportunos. Os dejo algunas imágenes que tomamos en el viaje con activistas y doctores firmantes de MOVE; espero que las disfrutéis y muchas gracias a todos los que mostráis vuestro apoyo a estos pocos locos que están dando el 1000% para que los vaporizadores personales sigan salvando vidas.

Farsalinos

Farsalinos 2               Con el Dr. Farsalinos y el poster sobre MOVE que realizamos para el congreso

Linda Bauld

                                                                                Con Linda Bauld

Hon Lik

                                                                               Ponencia de  Hon Lik

Derek Yach1

                                                                             Ponencia de Derek Yach

Bernd Mayer

                                                                               Ponencia Bernd Mayer

Gerry y Clive 1

                                                               Gerry y Clive en el meeting de activistas

move pon

                                                                          En la ponencia sobre MOVE

Lou Ritter

                                                                          Con Lou Ritter de AEMSA

Rebecca Taylor

                                             Con Rebecca Taylor anterior Europarlamentaria y activista

Sarah Jakes

                                                                    Con Sarah Jakes de NNA

Los Ecigs generan altos niveles de Aldehídos sólo en condiciones de “dry puff” independientemente del wataje

Desde que hace meses surgiera el escándalo del formaldehído, el Dr. Farsalinos llevaba anunciando los errores de procedimiento garrafales en el diseño de experimentos para medir  las emisiones de aldehídos y otras sustancias en trabajos publicados por varios grupos de investigación. Ahora con el nuevo trabajo del Doctor y su grupo, los resultados y la credibilidad de todos esos estudios se desmoronan como un castillo de naipes.

Resulta cuanto menos deleznable, el hecho de que todos aquellos estudios, patentemente inválidos, coparan los titulares de grandes periódicos en toda Europa con titulares del tipo ” Los cigarrillos electrónicos contienen 10 veces más carcinógenos que los cigarrillos de tabaco”, provocando, como siempre, un temor infundado a los cigarrillos electrónicos en la opinión pública y que, quién sabe cuantas personas, se mantengan en el consumo de tabaco al hacerles pensar que los Ecigs son más perjudiciales que los cigarrillos normales.

Ahora propongo una apuesta: ¿Cuántos medios de comunicación calculamos que se van a hacer eco de este nuevo y esperado estudio del Dr. Farsalinos? y, rizando más el rizo, ¿Algún medio de comunicación se hará eco en España? Mi apuesta es uno o ninguno. Espero equivocarme. Sin embargo, durante los últimos días en todos los medios españoles (y sólo españoles) se han publicado noticias a toda página y en technicolor sobre comunicaciones relacionadas con estudios aún NO PUBLICADOS y que, por tanto, no pueden ser sometidos al escrutinio de la comunidad científica internacional. No es la primera vez que esto ocurre en nuestro país.

Uno de ellos es, por ejemplo, el de la inhibición del reflejo de la tos por la presencia de capsaicina en UN eliquid. Muchos científicos conocemos la Capsaicina y sus efectos y, los que realmente conocemos el mundo del vapeo, sabemos el motivo por el cual se utiliza sólo en algunos e-liquids específicos creados para un fin determinado. Ya tenemos el bagaje previo para adelantar conclusiones, sin embargo, por prudencia científica, guardamos nuestras opiniones para cuando, quien sabe cuando, podamos ver los resultados de dicho estudio publicados, antes de preparar grandes titulares.

Con esto, y para alegría de toda la comunidad científica, procedo a mostraros la esperadísima nueva entrada del Dr. Farsalinos en e-cigarrete research. Espero que la disfrutéis.

Los E-cigarrillos generan altos niveles de aldehídos solamente en condiciones de “dry puff” (independientemente de los niveles de potencia)

Un nuevo estudio realizado por nuestro equipo ha sido publicado hoy en la revista Addiction. El estudio evaluó las emisiones de formaldehído, acetaldehído, acetona y acroleína en el aerosol del e-cigarrillo (vapor), distinguiendo las condiciones generadas entre caladas normales y secas.

Este estudio es el resultado de una severa frustración personal al ver la completa falta de comprensión por parte de varios científicos sobre cómo funcionan los cigarrillos electrónicos y la forma en que son utilizados por los consumidores. Seguro que habéis visto informes, acompañados de campañas en los grandes medios, afirmando que los cigarrillos electrónicos generan niveles mucho mayores de aldehídos cancerígenos en comparación con los cigarrillos de tabaco. Siempre hemos respondido que dichos hallazgos fueron el resultado de un sobrecalentamiento grave del dispositivo, que los vapers saben identificar y evitar. Nos hemos referido en varias ocasiones al fenómeno de “dry puff” (calada en seco) como una explicación de estos resultados y por qué no tenían nada que ver con un uso realista de los dispositivos. Los autores de los estudios e informes deberían haber conocido la existencia del fenómeno de dry puff, puesto que ya lo había presentado en detalle en esta publicación en 2013! Sin embargo, es difícil de explicar esto a alguien que tiene un conocimiento limitado sobre cómo funciona un e-cigarrillo. Así, ha llegado el momento de presentar la verdadera evidencia que, como siempre, tiene el impacto más fuerte.

kayfun-lite-clone-[2]-605-p

En este estudio se utilizaron 2 atomizadores reparables idénticos Kayfun Lite. Deliberadamente preparamos uno con un set up de doble mecha, lo que resultaría en una mayor eficiencia y capacidad de soportar altos niveles de potencia sin generar condiciones de dry puff. El otro, portaba un set up de una sola mecha (sílice en ambos casos), que se esperaba que fuera menos eficaz en el drenaje que el primero. Inicialmente, pedimos a los vapers utilizar ambos atomizadores a diferentes niveles de potencia, para inhalaciones de 4 segundos, y les pedimos que informaran cuando detectaran la generación de inhalaciones secas. Los siete vapers informaron unánimemente de la generación de inhalaciones secas con el atomizador menos eficiente a 9 y 10 Watios, mientras que no hubo dry puff a esos niveles de potencia con el atomizador de doble mecha. A continuación, replicamos las condiciones exactas (caladas de 4 segundos, 30 segundos de intervalo entre caladas) en una máquina de fumar, utilizando una potencia de 6.5W, 7.5W, 9W y 10W.

Los resultados fueron reveladores. Se detectaron niveles mínimos de aldehídos a 6.5 y 7.5 Watios con ambos atomizadores. En 9 y 10 Watios, el atomizador de doble mecha (que podría ser normalmente utilizado a esos niveles de potencia) emitió de nuevo niveles mínimos de aldehídos. Dichos niveles resultaron ser de 30-250 veces menores que en el humo del cigarrillo de tabaco. Por el contrario, el atomizador de una sola mecha (que generó dry puff en esas condiciones) emitió grandes niveles de aldehídos a 9W y 10W, en algunos puntos superiores a los detectados en el humo del cigarrillo convencional.

Los resultados muestran claramente que, por supuesto, cualquiera puede generar tantos aldehídos como desee en un cigarrillo electrónico. Pero hay que abusar del dispositivo y sobrecalentar el líquido a niveles que ningún vaper podría resistir. Los niveles de potencia no están asociados con altas emisiones de aldehído, siempre y cuando los vapers los utilicen en condiciones normales y no en condiciones de dry puff. Obviamente, ninguno quiere vapear en condiciones de dry puff …

El documento estará disponible on line, con acceso gratuito al texto completo durante 1 mes. Les sugiero a todos leerlo; no sólo a los vapers sino también a los científicos que quieren participar en la investigación sobre el e-cigarrillo. En él se explica en gran detalle el fenómeno de dry puff, la ley de Ohm (así se entenderá que los niveles de potencia – watios – y la la duración de la calada en condiciones de dry puff han de ser informados, no el voltaje) y cómo los vapers están usando los cigarrillos electrónicos. Después de este trabajo, no habrá excusa para que cualquier persona informe de resultados que no son relevantes para un uso realista y que podría ser mal interpretado.

Los resultados son tranquilizadores pero, por supuesto, la investigación sobre este tema aún no ha terminado. Hemos probado sólo un atomizador. Tenemos que probar más, y tenemos que entender la consistencia en la detección de dry puff entre un grupo más amplio de vapers, así como los efectos del vapeo subohm, patrones de inhalación directa, etc. Tratamos de evaluar estos patrones y las emisiones de aldehídos resultantes hace unas semanas, pero aún sin éxito. Vamos a intensificar nuestros esfuerzos y vamos a volver a evaluar nuestras metodologías y montaje experimental con el fin de poder examinar este aspecto también.

En cualquier caso, yo y mi equipo estamos contentos y orgullosos de que hemos sido capaces de proporcionar información valiosa y de gran calidad para los vapers, los fumadores, los reguladores y la comunidad de salud pública. Nos gustaría dar las gracias a la revista Adicction por un proceso de revisión por pares vigoroso y constructivo que se tradujo en un paper de alta calidad que satisface los altos estándares de la revista.

La revista Addiction ha publicado un comunicado de prensa acerca de nuestro estudio, que se puede ver a continuación:

Un nuevo estudio desafía las reclamaciones sobre el contenido de aldehído de los cigarrillos electrónicos de tercera generación

En enero de 2015 un informe publicado como una carta para la revista New England Journal of Medicine (NEJM) (1) encontró que un e-cigarrillo de tercera generación (un cigarrillo electrónico con los ajustes de potencia variable) ajustado a la máxima potencia y con tiempos de calada largos, generaba niveles de formaldehído que, si se inhalaban de esta manera a lo largo del día, excederían varias veces los niveles de formaldehído que los fumadores obtienen de cigarrillos convencionales. Medios de todo el mundo informaron de este nuevo peligro para la salud de los cigarrillos electrónicos.

Un nuevo estudio publicado online en la revista científica Addiction echó un vistazo más de cerca a los hallazgos de NEJM en el contexto de las condiciones de uso en la realidad. Llegó a la conclusión de que los cigarrillos electrónicos de tercera generación, de hecho pueden producir altos niveles de aldehídos – pero sólo en condiciones extremas en que los fumadores humanos evitarían debido a los efectos sensoriales desagradables inmediatos.

El estudio de Addiction, dirigido por el cardiólogo Dr. Konstantinos Farsalinos, encontró que era posible conseguir que los cigarrillos electrónicos produjeran altos niveles de aldehídos, pero sólo en lo que se conoce coloquialmente como condiciones de dry puff. Como explica Farsalinos: “Nuestros resultados verifican las observaciones anteriores de que es posible que los cigarrillos electrónicos generen altos niveles de aldehídos; sin embargo, esto sólo se observa en condiciones de dry puff, que ofrecen un fuerte sabor desagradable que los vapers detectan y evitan, mediante la reducción de los niveles de potencia y la duración de la calada o aumentando el intervalo entre caladas. Cantidades mínimas de aldehídos se liberan en condiciones normales de vapeo, incluso si se utilizan niveles de alta potencia. En esas condiciones de uso normal, las emisiones de aldehídos son mucho más bajas que en el humo del cigarrillo de tabaco”.

Para inhalar más formaldehído que el producido por un cigarrillo estándar, un Vaper necesitaría deliberada y repetidamente experimentar lo que vaping blog (2) describe como “La temida calada en seco” . Este tipo de caladas producen un sabor horrible, que te puede hacer toser, y también pueden tener el efecto secundario de dejar un sabor horrible del e-líquido en la boca. Una vez que alguien lo experimenta, hace todo lo posible para evitar que suceda de nuevo! “

El profesor Peter Hajek, director de la Unidad de Investigación de la dependencia del tabaco en Barts (The London School of Medicine de Reino Unido), dice sobre el estudio de Addiction: “Estos resultados destacan la importancia de aclarar las condiciones en que se llevan a cabo pruebas de este tipo y evitar afirmaciones radicales que pueden inducir a error al público. Los vapers no están expuestos a niveles peligrosos de aldehídos. Mi lectura de la evidencia es que los cigarrillos electrónicos son al menos un 95% más seguros que fumar. Los fumadores deben ser alentados a cambiar al vapeo “.

(1) Jensen RP, Luo W, Pankow JF, Strongin RM, Peyton DH. Hidden formaldehyde in e-cigarette aerosols. NEJM [Internet].2015 [cited 30 April 2015].372:392-394. doi: 10.1056/NEJMc1413069.

(2) The dreaded dry puff. 20 Feb 2015 [cited 30 April 2015]. In Vaporfi [Internet]. Florida, USA: VaporFi. 2015. [27 lines]. Available from: http://blog.vaporfi.com/the-dreaded-dry-puff/

MOVE se posiciona en contra de la equiparación del eCig al tabaco

Hace unos días, ante la noticia sobre una posible enmienda procedente del Ministerio de Sanidad para la equiparación del eCig con el tabaco, MOVE envió una carta al Ministro de Sanidad D. Alfonso Alonso expresando su opinión argumentada ante esta posible equiparación, que podéis leer aquí. Hoy, el periódico La Razón, ha publicado el siguiente artículo que os reproduzco a continuación:

Primeras voces en contra de la equiparación del cigarrillo electrónico al tabaco

Cerca de 300 médicos, científicos y sanitarios envían una carta al ministro de Sanidad mostrando su oposición

Francia prohibirá fumar cigarrillos electrónicos en lugares públicos, imponiendo las mismas restricciones que rigen desde el 2007 para combatir el tabaquismo tradicional, dijo el viernes la ministra de Salud, Marisol Touraine. En la imagen, un propietario de una tienda muestra como funciona un cigarrillo electrónico en su tienda de París, el 31 de mayo de 2013. REUTERS/Charles Platiau

Médicos y científicos empiezan a movilizarse en contra de la medida que va a implantar el Gobierno por la que se va a igualar legislativamente el “e-cig” con el tabaco. La Organización de Médicos en Apoyo del Vapeo y los Cigarrillos Electrónicos (MOVE) a la que se han adscrito 300 profesionales exige una legislación propia. “La evidencia médica y científica nos muestra que ambos productos son totalmente distintos, por lo que a la hora de plantear la regulación del cigarrillo electrónico, se debe alejar de la equiparación con el tabaco MOVE pide una regulación proporcionada, coherente y responsable, que permita el desarrollo del vapeo como herramienta de salud pública”, afirma la coordinadora internacional del movimiento, Carmen Escrig, experta en Biología Molecular y Genética. De acuerdo con lo que defiende esta iniciativa, “el cigarrillo electrónico tiene el potencial de salvar 6.000 vidas al año por cada millón de fumadores”, aunque, desde el Comité Nacional para la Prevención del tabaquismo ponen en duda esta afirmación, ya que consideran que aún no existe evidencia científica a este respecto.

En la carta que enviaron el pasado 27 de abril aseguran al titular de Sanidad que “la finalidad de MOVE es dar a conocer, de manera ética y en base a la evidencia científica, la realidad sobre el cigarrillo electrónico”. AludEn a la enmienda que la Dirección General de Salud Pública, dependiente de este Ministerio, planteará al proyecto de ley de segunda oportunidad, reducción de la carga financiera y otras medidas de orden social para equiparar el “vapeo” con fumar. En esta misiva enumeran una serie de puntos según los cuáles explican, de acuerdo siempre con esta asociación, “los beneficios, efectos y riesgos asociados con el uso de estos dispositivos”. Sostienen que no existe combustión, “el principal elemento nocivo del tabaco”; los líquidos que utilizan “son ampliamente utilizados en multitud de productos de consumo humano”. También afirman que “no existe la figura del vapeador pasivo” y hace hincapié en que “varios ensayos demuestran que los cigarrillos electrónicos son de hecho muy eficaces”. A pesar de todas estas reticencias, lo cierto es que este dispositivo es relativamente nuevo -nació en el año 2000- y aún no existen suficientes estudios que reflejen las consecuencias para la salud de su consumo, éste es uno de los principales argumentos de los médicos que apoyan la propuesta del Gobierno de equipararlos.

En primer lugar agradecer que por fin los medios de comunicación se pronuncien al respecto de que existe un gran colectivo de médicos, científicos y profesionales de la salud que no estamos de acuerdo en absoluto en que el eCig sea tabaco y de hecho opinamos que estos dispositivos tienen un enorme potencial como herramienta de salud pública.

Sin embargo, debo hacer una puntualización al respecto de la declaración del CNPT en el artículo. Puesto que la carta va firmada por mí misma como Coordinadora Internacional de MOVE y el CNPT pone en duda la afirmación “el cigarrillo electrónico tiene el POTENCIAL de salvar 6.000 vidas al año por cada millón de fumadores”, les remitiré a la fuente de esta ESTIMACION:

West, R. B. J. (2014). Electronic cigarettes : fact and fiction. British Journal of General Practice, (September), 442–443.doi:10.3399/bjgp14X681253

Artículo escrito por el Dr. Robert West, reconocida autoridad de salud pública internacional y especialista en cesación tabáquica del University College de Londres. Referencia a este a este estudio hacía ya el Profesor emérito del Imperial College de Londres, Dr. Gerry Stimson, también reconocida autoridad de salud pública internacional, en una entrevista concedida el pasado octubre a una emisora de radio española.

Respecto a la argumentación final “aún no existen suficientes estudios que reflejen las consecuencias para la salud de su consumo”, sólo añadir un comentario; comentario que hemos repetido hasta la saciedad en multitud de espacios de información y que no representa más que los hechos:

El tabaco mata 6 millones de personas al año; un ser humano cada 6 segundos. En 12 años de consumo del eCig por millones de vapeadores no ha habido un sólo caso CORRECTAMENTE documentado de patología asociada a su consumo. No conocemos los posibles efectos a largo plazo, pero sí la tendencia que está demostrando el eCig en cuanto a su nocividad, basándonos en el bagaje previo que tenemos en ciencia, del conocimiento acerca de las sustancias que componen los e-liquids. La últimas referencias de los mayores expertos mundiales en la ciencia del eCig estiman que su consumo es de un 95 a un 99% más seguro que fumar cigarrillos de tabaco, en términos de riesgo para la salud a largo plazo.

Por tanto, lamentablemente, el tantas veces recurrido “principio de precaución” se desmorona ante la evidencia aplastante de la mínima nocividad del eCig comparada con el tabaco y la prohibición, destrucción de la imagen pública del producto y del sector “por si acaso”, usada tan a la ligera por ciertos representantes del sector médico, probablemente desembocará en miles de muertes innecesarias, para después llegar a la conclusión, con altísima probabilidad, de que efectivamente el eCig podría haber salvado muchísimas vidas. Ahora expliquemos esto a los millones de fumadores que no accederán al eCig y que morirán por enfermedades asociadas al tabaquismo y a sus familias.

Falsedades sobre el vapeo pasivo

En una nueva entrada de e-cigarette research, el Dr. Farsalinos insta al Instituto Noruego de Salud Pública a retractarse INMEDIATAMENTE sobre las declaraciones falsas vertidas acerca de la exposición pasiva al cigarrillo electrónico.

El Instituto Noruego de Salud Pública debe retractarse INMEDIATAMENTE de declaraciones falsas sobre la exposición pasiva al e-cigarrillo

Hace un par de días, el Instituto Noruego de Salud Pública (INSP) publicó un informe sobre los cigarrillos electrónicos. El informe admite que los cigarrillos electrónicos son utilizados principalmente por los fumadores y ex fumadores (utilizando datos del Instituto SIRUS y de Karl Erik Lund), pero hace algunas declaraciones gravemente erróneas y desinformativas sobre las materias relacionadas con la nicotina.

En primer lugar, indirectamente censuran la gran variación entre los diferentes productos, así como en los patrones de consumo. Bueno, yo no puedo entender la razón de que esto sea mencionado repetidamente en la literatura. Es más que obvio que esto es completamente normal que suceda. Dudo que cada zanahoria tenga la misma cantidad de vitamina A o cada naranja la misma de vitamina C, y dudo que cada consumidor coma la misma cantidad de zanahorias y naranjas todos los días, ni las mastique de la misma manera … La variabilidad está ahí para satisfacer diferentes preferencias por diferentes consumidores. Pero esto no es nada en comparación con otras notas en el informe.

El error más significativo en el informe se refiere a la exposición pasiva al e-cigarrillo. En particular, el informe menciona: “… los niveles de nicotina en el ambiente después de la exposición pasiva a aerosoles del e-cigarrillo causan igualmente altos niveles de nicotina en la sangre, similar a la de los fumadores pasivos de cigarrillos regulares. Esto significa que uno puede esperar efectos nocivos similares a la nicotina del humo del tabaco, tanto de los cigarrillos electrónicos como de los cigarrillos regulares. Esto no quiere decir que la exposición pasiva a los aerosoles de los e-cigarrillos provoque efectos cancerígenos, pero el tabaquismo pasivo puede afectar al sistema cardiovascular, tiene efectos estimulantes y contribuye a la adicción “. Ni una sola palabra de esta declaración es verdad. En primer lugar, los niveles de nicotina en el ambiente son al menos 10 veces superiores cuando se fuma tabaco que cuando se utiliza un e-cigarrillo. Por otra parte, la exposición pasiva al e-cigarrillo no causa “igualmente altos niveles de nicotina en sangre” comparable a los niveles de los fumadores pasivos, pero quizás sí similares a los niveles mínimos de nicotina encontrados en la sangre de los fumadores pasivos. Un estudio realizado por un grupo español encontró niveles de cotinina en saliva que eran cerca de 1200 veces menores en la exposición pasiva al e-cigarrillo frente al tabaquismo activo. Como calculé en mi comentario sobre el estudio español, el nivel de consumo de nicotina en la exposición pasiva al e-cigarrillo no sólo es inofensiva, sino que no tiene absolutamente ningún efecto biológico, incluso de acuerdo con los criterios regulatorios más estrictos.

El INSP está obligado (legalmente y científicamente) a retractarse de estas (y algunas otras) declaraciones falsas de su informe. Deben proporcionar información adecuada, fiable y basada en la ciencia para el público y para los reguladores.

Los cigarrillos electrónicos salvan vidas. Dr. Derek Yach.

Team_DEREK_YACH_500x334

Derek Yach ha centrado su carrera en la salud global avanzada. Actualmente es vicepresidente senior del Vitality Group y director del Vitality Institute; instituto centrado en la acción, siempre basada en la evidencia, sobre la promoción de la salud y la prevención de enfermedades para la mejora de la salud pública.
Previamente, el Dr. Yach fue profesor de salud pública en la Universidad de Yale y director ejecutivo de varios departamentos de la OMS, donde su trabajo le llevó a ser uno de los principales artífices del Convenio Marco para el Control del Tabaco, que actualmente se ha posicionado en contra del eCig.

“Entiendo por qué los activistas antitabaco desconfían tanto del vapeo. Yo soy uno de ellos. Sin embargo, la evidencia es clara”.

En la década de 1970, un grupo de estudiantes en Sudáfrica estaba planeando una campaña contra el tabaco. Yo era uno de ellos. Pagamos una visita a Rembrandt, el fabricante de cigarrillos más importante del país, para escuchar su versión de los hechos.

Nos mostraron suelos brillantes, nos presentaron a empleados bien pagados de todas las razas – una rareza en la Sudáfrica del apartheid – y, con orgullo, describían su amplio apoyo a las artes, la cultura y el medio ambiente. Les contestamos que todo eso era genial, sin embargo, no abordaban la cuestión principal: sus productos mataban a la mitad de sus consumidores habituales y perjudicaban a muchos más.

Así que la campaña se puso en marcha. Para mí, fue el comienzo de décadas de batallas con las compañías tabacaleras que llevaron a fuertes regulaciones en Sudáfrica – y culminaron con el CMCT (Convenio Marco para el Control del Tabaco), de la Organización Mundial de la Salud, actualmente en vigor en casi 180 países.

A lo largo del camino, he aprendido a desconfiar de cada movimiento de las empresas tabacaleras y sentía plenamente justificada cualquier investigación realizada por la OMS y el Banco Mundial, declarando que “La evidencia … revela que las empresas tabacaleras han operado durante muchos años con el deliberado propósito de subvertir el esfuerzos de la OMS para el control del consumo de tabaco. El intento de subversión ha sido elaborado y bien financiado, y por lo general invisible”.

No es de extrañar que la mayoría de las personas en materia de salud pública respalden firmemente la opinión del Dr. Neil Schluger, un especialista de pulmón y profesor de medicina en la Universidad de Columbia, que declaraba “Si alguna vez hubo un sector que no se merece el beneficio de la duda a la hora de proteger o promover la salud pública, es la industria del tabaco. Los engaños de esta industria han incluido el desarrollo de productos de bajo contenido de alquitrán con un mensaje astuto que sugería que hacían menos daño. Años después de su lanzamiento, sin embargo, la investigación mostró que los cigarrillos bajos en alquitrán tenían exactamente el efecto contrario“.

Ahora aparecen los cigarrillos electrónicos. ¿Es esta la última treta, o es realmente una innovación a la que debemos dar la bienvenida?

Repasemos las pésimas estadísticas. Hay alrededor de 1300 millones de fumadores en el mundo y aproximadamente seis millones de muertes relacionadas con el tabaco cada año. Sólo en el Reino Unido, el tabaquismo provoca 80.000 muertes al año. Eso es el 18 por ciento de las muertes. Es más, por cada muerte hay 20 fumadores que sufren de enfermedades relacionadas con el tabaco, lo que resulta en 450.000 hospitalizaciones cada año. Ninguna otra causa de muerte y enfermedad puede ser tan fácilmente prevenida.

El convenio marco de la OMS hace hincapié en el valor de las medidas impulsadas por el gobierno: el aumento de los impuestos al consumo, la prohibición de toda la mercadotecnia y la publicidad, y la promoción de lugares de trabajo libres de humo. Al principio de su desarrollo, invitamos a científicos de las compañías de tabaco para proporcionar evidencia de que sus medidas de reducción de daños eran reales y no meramente la comercialización estratagemas. Sus respuestas fueron poco convincentes.

Al mismo tiempo, emergió la primera evidencia pública manifiesta de que, durante décadas, las empresas tabacaleras habían tenido un conocimiento claro sobre el papel de la nicotina. Pero, a pesar de este conocimiento, habían decidido no actuar, pudiendo haber separado el daño causado por el tabaco en combustión, del “placer” que algunas personas obtienen de la nicotina.

Echemos un rápido vistazo a otro producto del tabaco que nunca se ha popularizado en el Reino Unido. El snus es un tipo de tabaco sin humo, que se vende en un pequeño paquete y que los suecos mastican con el fin de conseguir el golpe nicotínico. Durante muchos años, el aumento del uso de snus, sustituyendo el tabaco normal, ha sido un factor determinante hasta conseguir que Suecia tenga la menor tasa de mortalidad masculina en la Unión Europea.

De hecho, las tasas de mortalidad entre los hombres europeos son aproximadamente 2,5 veces superiores en comparación a las de los hombres suecos gracias, en parte, al snus. Además, debido al aumento en el uso del snus, el tabaquismo ha disminuido. El snus fue prohibido en todos los países de la UE, excepto Suecia (y Noruega, que no pertenece a la UE). En Finlandia, la prohibición ralentizó la caída del consumo de tabaco. En Noruega, por el contrario, el consumo de snus por adultos aumentó del 4 por ciento en 1985 al 28 por ciento en 2012 – y el uso global de tabaco disminuyó en un 20 por ciento.

30-SMOKELESS--JP1-articleLarge

Fabricante de SNUS

¿Qué llevó a estos cambios? La publicidad del tabaco (incluyendo el snus) había sido prohibida en los tres países. Las autoridades sanitarias hablaban en contra de todas las formas de tabaco, incluido el snus. No obstante, los consumidores, influenciados por el precio y la información de las redes sociales, aumentaron el consumo de este producto.

Entonces, ¿qué tiene esto que ver con el debate del cigarrillo electrónico?

Hemos visto que el snus está prohibido en la mayor parte de Europa a pesar de la abrumadora evidencia de que es un reductor de daño. Y ahora, los e-cigs y otras formas innovadoras de suministrar nicotina sin los peligros creados por la combustión del tabaco, se enfrentan al mismo reto.

Los tradicionalistas piden más de las mismas políticas que han reducido significativamente el consumo de tabaco: los impuestos sobre el consumo, la plena implementación de los lugares de trabajo libres de humo y la publicidad antitabaco más eficaz. Las proyecciones a largo plazo dicen que esto podría reducir el tabaquismo en los Estados Unidos desde el actual 20 por ciento al 10 por ciento en 2030. Todo esto es bienvenido, pero aún deja a millones de fumadores en riesgo.

Los impuestos al consumo más altos ignoran el impacto regresivo sobre los fumadores más pobres y más adictos. Ignoran los avances sobre la genética del consumo de nicotina, que sugieren que la mitad de los fumadores no responderán a la subida de impuestos debido a su potente necesidad de nicotina. En otras palabras, nuestro modelo unificado para el control del tabaco está condenado al fracaso.

Action on Smoking and Health (ASH) estima que 2,1 millones de adultos británicos utilizan actualmente los e-cigs. Alrededor de un tercio de ellos son ex fumadores, y dos tercios son aún fumadores. Mientras tanto, el uso regular de cigarrillos electrónicos por parte de niños y adolescentes se limita casi exclusivamente a los fumadores y ex fumadores. Los usuarios afirman que los e-cigs ayudan a dejar de fumar por completo (38 por ciento) o reducen la cantidad que fuman (25 por ciento). Robert West, profesor de psicología de la salud en el University College de Londres, informa que el uso del e-cig por los no fumadores es insignificante y similar a la de la terapia de reemplazo de nicotina (NRT).

En los últimos años, el aumento de la popularidad de los e-cigs ha compensado con creces la disminución del uso de NRT. Los intentos exitosos para dejar de fumar, aunque están aumentando, siguen siendo inicialmente bajos, entre el 5 y el 7 por ciento. Los e-cigs podrían desempeñar un papel importante en ayudar a los fumadores más adictos a la nicotina, que están cambiando, en número cada vez mayor, de los productos de NRT al vapeo como medio de dejar el hábito del tabaco.

e-cig2

Las preocupaciones de seguridad se abordaron recientemente. Dos análisis revisaron toda la evidencia ​​toxicológica y clínica sobre los riesgos potenciales. Llegaron a la conclusión de que los e-cigs son, con mucho, menos dañinos que fumar y que “se esperan beneficios para la salud en los fumadores que cambian del tabaco a los e-cigs “. Pero los gobiernos y la OMS no están convencidos de los beneficios de los e-cigs. Hay una profunda desconfianza de las empresas tabacaleras. Esto se ve confirmado por el artículo 5.3 del convenio marco, que exige que «para establecer y aplicar sus políticas de salud pública relativas al control del tabaco, las Partes actuarán de manera que proteja dichas políticas de intereses comerciales y otros de la industria tabacalera, de conformidad con la legislación nacional»- es decir, evitar cualquier interacción con las empresas tabacaleras. Pero esta política es imposible de aplicar en los países con procesos legislativos democráticos que requieren la interacción con todos los interesados, o donde el gobierno es dueño de una compañía de tabaco.

Además, limita la posibilidad de hacer uso de los descubrimientos científicos de las empresas tabacaleras. En la reunión del CMCT de la OMS en octubre pasado, los gobiernos hicieron hincapié en la necesidad de proteger las actividades de control del tabaco de todos los intereses comerciales y otros. Eso significa, de hecho, no hablar con los investigadores que desarrollan productos nuevos y más seguros. También empujaron a los gobiernos a considerar la prohibición o regulación de los e-cigs como productos de tabaco, lo que sería un gran impulso para el status quo mortal.

La Food and Drug Administration (FDA) ya ha anunciado su intención de regular los e-cigs como productos de tabaco. El año pasado se gastaron en USA cerca de 2.200 millones de dólares en e-cigs, superando la cantidad gastada en NRTs, pero todavía representan una pequeña parte del mercado de cigarrillos ($ 85 mil millones).

Al mismo tiempo, sin embargo, la FDA parece favorecer una transición hacia la reducción del consumo de productos combustibles letales. Mitch Zeller, director de su Centro de Productos de Tabaco, quiere que miremos a la nicotina de manera diferente. “La gente fuma por la nicotina pero mueren por el alquitrán“, dice, y los nuevos productos representan una oportunidad salud pública.

El enfoque comedido de la FDA está en contraste con el enfoque anticientífico continuado de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), cuyo director el Dr. Tom Frieden declaró el año pasado que “muchos niños están empezando con los e-cigarrillos y luego pasando a fumar cigarrillos convencionales” . Todavía tienen que presentar pruebas de que este es el caso. En noviembre, Woods Penny de la Fundación Británica del Pulmón dijo “los nuevos datos deben aliviar los temores expresados ​​por algunos sobre el efecto de puerta de entrada del e-cig“. Vamos a explicar esto: declaraciones sin evidencia se aceptan como verdad por los políticos y se utilizan como base para la regulación estricta de los e-cigs en muchas jurisdicciones.

Esto puede llegar a causar más daño que beneficio a la salud pública. Los beneficios de los e-cigs en ayudar a los fumadores a dejar o reducir su consumo de tabaco, deben sopesarse frente al peligro de reclutar nuevos fumadores o crear adictos al e-cig. Hasta ahora, no existe evidencia de que cualquiera de estas cosas está sucediendo. Los estudios realizados en Gran Bretaña y los Estados Unidos sugieren que, a medida que aumenta el uso de e-cig, los jóvenes disminuyen el consumo de cigarrillos.

¿Por qué estamos en esta posición? Una de las razones es que los gobiernos se han convertido en adictos al impuesto especial sobre el tabaco y pueden temer que, como los e-cigs despeguen, perderán una valiosa fuente de ingresos. Poderosas ONGs y académicos ejercen una fuerte influencia en la OMS, en los gobiernos, en los medios y entre el público en general. En el pasado, ellos ayudaron a llevar el control del tabaco de las sombras a la corriente principal de la política sanitaria. Ahora, por desgracia, su intransigencia amenaza el progreso más profundo.

Necesitamos claros mensajes inequívocos para los fumadores sobre la seguridad y los beneficios de los e-cigs. Un ejemplo es la declaración de marzo de 2014 del Real Colegio de Médicos en su página web: “el principal beneficio de los cigarrillos electrónicos es que proporcionan nicotina inhalable en una formulación que imita los componentes del comportamiento de fumar, pero tiene relativamente poco riesgo … El cambio completo del tabaco a los e-cigarrillos logra lo mismo, en términos de salud, que dejar de fumar completamente, pero sin abandono de la nicotina. Además … los riesgos asociados con la exposición pasiva al vapor del e-cigarrillo son mucho menores que los asociados con la exposición pasiva al humo de tabaco “.

Si los funcionarios de salud influyentes hicieran este tipo de declaraciones, la opinión pública hacia los e-cigs podría cambiar rápidamente. Y esto se puede hacer al mismo tiempo que el fortalecimiento de las medidas contra el tabaco.

Debemos elogiar a las empresas del e-cig “buenas” que se comprometen con la seguridad, para evitar la comercialización entre los jóvenes, y para hacer del tabaco algo obsoleto. Tienen que ser explícitas acerca de sus planes a largo plazo. ¿Están seriamente comprometidas con la reducción de daño, o persiguen la introducción de nuevos productos simplemente para lucrarse o retrasar el progreso y confundir a los responsables políticos, como muchos en la salud pública creen?

Por mis encuentros con las principales compañías de tabaco, está claro que ellos están cubriendo sus apuestas. Algunos de ellos han indicado, en privado, un objetivo a largo plazo de avanzar, hacia la fabricación de productos de tabaco no dañinos, pero estas declaraciones no son suficientes para inspirar confianza. La Intención de las empresas tabacaleras de cambiar, debe señalarse públicamente y con respaldo de la acción.

Otros sectores del mercado tienen que adaptarse a la realidad de los e-cigs como una fuerza para el bien. Los minoristas deben retirar voluntariamente los cigarrillos de sus tiendas, o al menos reducir su prominencia, a favor de los e-cigs y las NTR. CVS Health tiene que ofrecer e-cigs, a pesar del hecho de que funcionan mejor que los productos farmacéuticos. Las aseguradoras todavía tratan a los usuarios de e-cig como fumadores regulares cuando calculan las primas. Este comportamiento miope les hace perder una oportunidad de oro para explicar los beneficios de dejar de fumar y el impacto positivo de conmutación a los e-cigs sobre la longevidad de las personas.

Por el momento, se estima que habrá mil millones de muertes relacionadas con el tabaco antes de 2100. Esa es una perspectiva terrible. Los e-cigs y otros dispositivos de entrega de nicotina nos ofrecen la posibilidad de reducir ese total. Todos los que estamos involucrados en el control del tabaco necesitamos mantener ese premio en mente a medida que redoblamos los esfuerzos para dejar de ignorar la simple realidad de que durante más de 50 años hemos sabido que fumar mata y la nicotina no.

Un legado tóxico

La evidencia de que las empresas tabacaleras sabían de la importancia de la nicotina para los fumadores, hace 50 años:

– “La nicotina es adictiva. Estamos, pues, en el negocio de la venta de la nicotina, una droga adictiva pero eficaz en la liberación de los mecanismos de estrés“. 17 de julio de 1963, consejero general Brown & Williamson / vicepresidente Addison Yeaman.

– “Estoy convencido de que la nicotina … ayuda al cuerpo a resistir el estrés externo y también produce un efecto tranquilizante pronunciado… En las condiciones modernas de vida, las personas encuentran que no pueden depender sólo de sus reacciones subconscientes para satisfacer los diversos retos diarios con los que se enfrentan… Fumar tiene considerables ventajas psicológicas y un control integrado contra la absorción excesiva de la droga. Es casi imposible tomar una sobredosis de nicotina” 29 de mayo 1962, BAT memo “El tabaquismo y el problema de salud”.

Fuente: http://bit.ly/1zpZx9q

Pseudociencia en las políticas sobre el cigarrillo electrónico

Un artículo del Doctor Bernd Mayer. Profesor de Farmacología y Toxicología de la Universidad de Graz (Alemania).

pseudoscience

Las autoridades de salud pública están participando en una campaña mundial para restringir o incluso prohibir el libre mercado de los cigarrillos electrónicos. En vista de los beneficios obvios que estos sistemas alternativos de suministro de nicotina proporcionan a los fumadores, este objetivo puede parecer irracional y entra en conflicto con el Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco (CMCT). Sin embargo, la noble ambición de los defensores de la reducción de daño del tabaco (THR-Tobacco Harm Reduction), se opone a los intereses financieros de las industrias del tabaco y farmacéuticas, así como a la de los ministros de economía, quienes consideran a los cigarrillos electrónicos como una seria amenaza para su riqueza futura.

Además de estas sólidas y comprensibles cuestiones financieras, juega un papel fundamental el objetivo, ideológicamente motivado, de erradicar todo aquello que pudiera parecerse a un cigarrillo y re-normalizar la conducta de fumar. Independientemente de su motivación, para justificar las regulaciones restrictivas, las autoridades sanitarias necesitan argumentos para convencer a los políticos y al público de los supuestos peligros de los cigarrillos electrónicos. Como siempre, la pseudociencia entra en juego cuando los argumentos científicos son insuficientes. En este post, voy a describir primero algunos rasgos característicos de las pseudociencias y luego revelaré el fondo pseudocientífico de la campaña anti-ecig.

¿Cómo reconocer la pseudociencia?

Beli_Bobby-Car

Esta es una fotografía de mi hijo pequeño, Bernhard, corriendo a través de nuestra sala de estar con su Bobby-Car. Como pueden ver, su actividad se asemeja a la conducción real en muchos aspectos: él está sentado en un coche con 4 ruedas, que está dirigiendo con un volante, el coche tiene una placa de matrícula, y (lo que no pueden ver) está incluso haciendo los ruidos adecuados. Obviamente, Bernhard no conduce (porque aún no tiene licencia) pero se hace pasar por un conductor. Del mismo modo, las pseudociencias pretenden ser científicas sin cumplir con los criterios establecidos por el método científico. De hecho, el tema es más complicado, pero esta simple definición debería ser suficiente para lo que nos ocupa.

Las motivaciones para la aparición de disciplinas pseudocientíficas son múltiples, incluyendo la falta de educación, la búsqueda de misterio, el rechazo del realismo o el reduccionismo y la actitud anticientífica irracional. Además, la pseudociencia se utiliza a menudo como un medio para obtener dinero de los incautos vendiéndoles productos falsos o curaciones mágicas ineficaces, y también puede servir para la difusión de conceptos políticos e ideológicos. La pseudociencia impulsada por motivos financieros, políticos, ideológicos o de cualquier otra índole no científica, se denomina a menudo como ciencia basura. La siguiente es una lista de algunos rasgos característicos de las disciplinas pseudocientíficas:

  • Motivación política, religiosa o ideológica: Como por ejemplo la Teoría del Diseño Inteligente, el rechazo de la genética mendeliana o Lisenkoísmo o el programa eugenésico durante la segunda guerra mundial
  • Proposición de hipótesis infalsificables (indemostrables, ni siquiera incorrectas):  Diseño inteligente, campos de fuerza o rayos vibracionales indetectables
  • Lenguaje vago y ambiguo: predicciones de adivinos, horóscopos, curanderismo (fuerzas de autocuración, frecuencias no saludables, remedios que actúan sutilmente por vibraciones, etc)
  • Uso incorrecto de términos científicos: energía, información, entrelazamiento cuántico. Ej: entrelazamiento del terapeuta, el paciente y el remedio en la llamada homeopatía cuántica.
  • Referencia selectiva de los estudios de apoyo
  • Ignorar la evidencia contraria a nuestra hipótesis
  • Referencia a estudios no actualizados
  • Solicitar a otros la refutación de una afirmación (inversión de la carga de la prueba)
  • Alegar que los efectos (todavía no detectados) se detectarán en el futuro
  • Mala interpretación de estudios y citación fuera de contexto

Recorriendo esta lista (incompleta), se pueden reconocer varios trucos utilizados por los -defensores de la salud pública- para desacreditar a los cigarrillos electrónicos. Por desgracia, los medios de comunicación tienden a aceptar y difundir la información engañosa proporcionada por expertos en salud, ideológicamente sesgadas y sin control. A continuación encontramos una selección de afirmaciones ordenadas de acuerdo a las categorías pseudocientíficas. Las afirmaciones encajan en más de una categoría y se enumeran en la más apropiada. La mayor parte de las afirmaciones han sido desacreditadas anteriormente por otros, por lo que me abstengo de repetir los mismos argumentos y proporcionar enlaces para obtener más información en su lugar.

Inversión de la carga de la prueba

La seguridad de los cigarrillos electrónicos no ha sido probada.
Esta afirmación es una verdad eterna aplicable a todo y, por lo tanto, carece de sentido. Como señalé en mi anterior post “Los cigarrillos electrónicos y el monstruo del Lago Ness,” no se puede probar la ausencia de daño. Los cigarrillos electrónicos tienen que ser considerados como seguros, siempre y cuando no haya evidencia de daño.

Advertencias sobre efectos que podrían ocurrir (pero que todavía no han sido observados)

Ingredientes peligrosos podrían ser detectados en los líquidos.

¡Uno de mis favoritos! todo, incluyendo pequeños elefantes rosados “podría ser” detectado en los e-líquidos.

Productos químicos aprobados como aromas alimentarios podrían ser nocivos si se inhalan.

No hay evidencia de efectos nocivos de los aromas inhalados y no hay razón para creer eso. La afirmación de que la inhalación de aromas es beneficiosa para la función de las vías respiratorias (o lo que sea) sería igualmente válida.

El vapeo pasivo podría ser perjudicial.

El argumento de que el vapor exhalado “podría ser” perjudicial para terceros es tan válido como la afirmación contraria, es decir, el vapor “podría ser” beneficioso.

Los niños pueden ser atraídos por el aspecto afrutado o dulce de las botellas de e-líquido.

Posiblemente correcto, pero nadie discute la obligación de proteger a los niños contra el uso indebido de los productos que contienen nicotina (así como del mal uso de bebidas alcohólicas, limpiadores de baño, cuchillos, fósforos y muchos otros productos potencialmente peligrosos de la vida diaria).

La dependencia de resultados refutados o anticuados

Los cigarrillos electrónicos son una puerta de entrada al consumo de tabaco, lo que socava la reducción de la prevalencia del tabaquismo.

Los defensores de la salud malinterpretan sistemáticamente encuestas publicadas e ignoran los datos que refutan esta afirmación. Véase, por ejemplo The Rest of the Story.

Nitrosaminas cancerígenas se han detectado en los e-líquidos.

Esta afirmación se basa en la detección de trazas de nitrosaminas específicas del tabaco en algunos líquidos. Sin embargo, se barrió deliberadamente debajo de la alfombra que los alimentos contienen cantidades mucho más altas de nitrosaminas y que los análisis posteriores de e-líquidos fueron negativos. En el curso de las evaluaciones toxicológicas recientes de e-líquidos, he visto análisis certificados de decenas de líquidos, ninguno de los cuales contenían cantidades detectables de nitrosaminas. Para más información ver e-cigarette research

Referencia selectiva para apoyar los datos e ignorancia de la evidencia contradictoria

La nicotina es una droga altamente adictiva.

Hay pruebas abrumadoras que demuestran que la adicción al tabaco es causada por el efecto combinado de la nicotina y otros ingredientes del humo del tabaco, en particular, inhibidores de la monoaminooxidasa. En ausencia del humo del tabaco, la nicotina no induce la adicción. Los fumadores que cambian a cigarrillos electrónicos pueden seguir dependiendo de la inhalación de nicotina, pero no está claro si esto se debe a la perpetuación de la adicción a las drogas o refleja la dependencia de otras recompensas tales como la sensación en las vías respiratorias (golpe de garganta) o hábitos de comportamiento (movimiento de mano a boca, exhalación de vapor). Independientemente de esto, la nicotina, sin duda no es una droga altamente adictiva. Para obtener más información, véase: El Mito de la Adicción a la Nicotina.

La nicotina es altamente tóxica. La ingestión de 50 mg de nicotina puede matar a un adulto.

En el post “Los cigarrillos electrónicos y el envenenamiento por nicotina“, ya señalé que ni el consumo ni el manejo de e-líquidos se asocia con un riesgo significativo para la salud. Como he descrito en una publicación reciente, la famosa dosis letal de 50 mg se sugirió hace más de 100 años en base a auto-experimentos altamente dudosos realizados a mediados del siglo XIX. Casos documentados de envenenamiento por nicotina sugieren que la dosis letal real es al menos de 0,5 a 1,0 g. Para obtener más información, véase el artículo original.

Mala interpretación deliberada de los estudios

Cartas del Dr. Stanton Glantz a la FDA

Un ejemplo que ilustra esto en particular es un comentario que el Dr. Stanton Glantz presentó a la FDA, en el que destaca el riesgo cardiovascular del consumo de nicotina. Para justificar el título “La nicotina, un riesgo importante para la salud cardiovascular”, Glantz se refiere a un meta-análisis publicado recientemente, en el que los autores llegaron a la conclusión siguiente:

“Cuando examinamos los eventos cardiovasculares adversos, se encontró un efecto protector con Bupropion (RR, 0,45; IC del 95%, 0,21-0,85) y no hay evidencia clara de daño con Vareniclina (RR, 1,34; IC del 95%, 0,66-2,66) o con la terapia de reemplazo de nicotina (RR, 1,95; IC del 95%, 0,26-4,30) “.

Por lo tanto, Glantz alegremente convierte “no hay evidencia clara de daño” a “riesgos para la salud cardiovascular significativos.”

En respuesta a la carta de 53 científicos que apoyan los cigarrillos electrónicos a la OMS, el Dr. Glantz envió una carta en abierto similar y sesgada a la FDA, en la que – es bastante extraño – la participación de la industria del tabaco parece ser un argumento clave en contra de los cigarrillos electrónicos. Tengan en cuenta que la carta Glantz no fue firmada por científicos, sino por “autoridades médicas y de salud pública.” Es interesante comparar una carta basada en la evidencia, firmada por científicos de renombre con experiencia en investigación documentada en el campo de la nicotina, con la pseudocientífica basada en la ideología y firmada por autoproclamadas autoridades sanitarias y expertos, la mayoría de los cuales no están activos en investigación y carecen de reputación científica. Para obtener más información, véase: antiTHRlies

El glicol de propileno causa irritación de las vías respiratorias.

La repetición de esta afirmación, como Mantra, no significa que sea cierta. Esta afirmación se basa en un estudio que informó de un pequeño aumento en la resistencia de las vías respiratorias por inhalación de vapores de líquidos que contienen glicol de propileno (PG) y nicotina. El problema fundamental de este estudio es la falta de controles adecuados. En lugar de comparar la inhalación de PG con y sin nicotina, los autores compararon la inhalación de PG + nicotina con el aire y luego culparon al PG de causar el efecto. Es bien conocido que la nicotina causa broncoconstricción moderada y la sensación en la vía aérea de “golpe de garganta”; un efecto benigno que puede contribuir a la adicción al tabaco. Así, el estudio no proporciona ninguna evidencia en absoluto de un efecto irritante de las vías respiratorias por el PG pero, los defensores de la salud, obstinadamente se adhieren a esta afirmación injustificada.

Simplemente basura

Los ingredientes de los e-líquidos son desconocidos.

Esta afirmación es demasiado tonta como para ser debatida.

Los cigarrillos electrónicos son los productos del tabaco, ya que contienen nicotina purificada a partir de plantas de tabaco.

El aislamiento de un producto químico a partir de una determinada fuente no implica necesariamente idéntica clasificación de la fuente y el producto. Prácticamente todos los productos químicos orgánicos sintéticos, incluidos los medicamentos y los aromas alimentarios, se sintetizan a partir de los materiales de origen extraídos en aceite mineral. Aunque, nadie iba a clasificar la aspirina o los helados de sabores como derivados del petróleo; supongo.

Ideología

Los cigarrillos electrónicos pueden volver a normalizar la conducta de fumar.

Este es un argumento planteado con frecuencia en contra de la comercialización de los cigarrillos electrónicos. Teniendo en cuenta los riesgos para la salud indiscutibles del humo del tabaco inhalado, la OMS, el CDC y otros organismos de salud pública han estado librando una guerra contra el tabaquismo durante décadas. Y de pronto aparece un nuevo producto en el mercado, cuyo uso se ve como el tabaquismo, en términos de movimiento de las manos a la boca y la producción de “humo”. Ahora, los defensores de la salud encuentran desesperante la expresión corporal de los fumadores a pesar de no estar verdaderamente asociada con un riesgo para la salud. En lugar de alabar los beneficios obvios, continúan la batalla, en vista de que el enemigo original ha sido sustituido por un compañero amistoso.

Las organizaciones de salud están tratando de distraer al público de su verdadero objetivo ideológico, haciendo hincapié una y otra vez en las propiedades adictivas de la nicotina y su supuestamente alta toxicidad. Si esta fuera la verdadera preocupación, la inhalación de líquidos sin nicotina debería ser bienvenida. En cambio, los defensores de la salud apuntan también a los – inexistentes – riesgos asociados de la inhalación de propilenglicol, glicerol o aromas contenidos en los e-líquidos. El hecho de que los productos médicos incluso inhaladores (incluyendo aerosoles de nicotina aprobados por la FDA para el tratamiento del tabaquismo) contienen glicol de propileno es generosamente ignorado. El glicerol es un compuesto endógeno benigno y no hay razón para creer que los aromas utilizados para cocinar se convierten en toxinas peligrosas si se inhalan.

Por lo tanto, la preocupación por la salud pública se utiliza como excusa para ocultar la ideología política. Al igual que en las guerras de religión, la campaña contra los cigarrillos electrónicos es irracional e inherentemente anti-científica. Las autoridades sanitarias juzgan un comportamiento que no está haciendo ningún daño pero es políticamente indeseable; una interferencia penosa con un derecho humano fundamental, en mi opinión.

Información adicional
Clive Bates: http://www.clivebates.com
Konstantinos Farsalinos: http://www.ecigarette-research.com/web/index.php
Bill Godshall: http://www.ecigarette-politics.com/bill-godshall-thr-updates.html
Carl V. Phillips: http://antithrlies.com/about-cvphillips/
Michael Siegel: http://tobaccoanalysis.blogspot.co.at
ecigarette reviewed: http://ecigarettereviewed.com

REGULACIÓN, LOBBIES Y CONSPIRANOIA

Recientemente se ha destapado un caso sonado que se ha resuelto con la destitución de varios miembros del Comité Científico Asesor sobre Productos del Tabaco de la FDA (TPSAC), encargado de dictar la postura de la FDA frente al cigarrillo electrónico, entre otras cosas. Curiosamente, la FDA es el principal organismo asesor de la OMS, cuya postura radical en contra del cigarrillo electrónico y su urgencia instando a los países a una potente regulación, no se puede calificar de otra manera que surrealista. Podemos ir atando cabos.

Por una vez, parece que las garantías judiciales se imponen; al menos en EEUU. Desgraciadamente en España no tendremos tanta suerte. El juez federal Richard Leon, dictó el pasado Julio “La presencia de miembros con conflicto de interés en el TPSAC irrevocablemente mancilla su verdadero objetivo y el producto de su trabajo” “Los hallazgos y recomendaciones del comité son como mínimo sospechosas y, lo que es peor, indignas de confianza”

El 5 de Marzo de 2015, Mitch Zeller, director del Centro para los Productos del Tabaco de la FDA, anuncia que: “Como resultado del amplio conflicto de interés y por criterios señalados en el fallo del juez Leon, cada miembro del TPSAC con derecho a voto fue investigado de nuevo y cuatro miembros – Presidente Jonathan Samet, Claudia Barone, Joanna Cohen, y Suchitra Krishnan-Sarin – han cesado en sus cargos en el TPSAC”

El juez Leon dictaminó que Samet tenía conflictos de interés al haber recibido al menos seis veces, subvención por parte del gigante farmacéutico GlaxoSmithKline desde el 2010. También dirigió el Instituto para el Control Mundial del Tabaco, financiado por GSK y Pfizer.

Este último, Pfizer, concedió una beca en 2013 a Claudia Barone justo antes de su incorporación al TPSAC en 2014. El Doctor Samety Krishnan-Sarin, obtuvieron importantes subvenciones del departamento antitabaco del NIH (National Institutes of Health) $8 millones en 2014 y $5.800.000.

Hay otros miembros del TPSAC con financiación del NIH como son Kurt Ribisl ($9,2 mill.), Thomas Eissenberg ($3,9 mill.), Richard O´Connor ($0,5mill.) y Warren Bickel ($0,4 mill.).

Los expertos pueden ser influenciados por el apoyo financiero de organizaciones “comprometidas con una sociedad libre de tabaco”, o lo que viene a ser por las grandes empresas farmacéuticas. Para evitar incluso la apariencia de impropiedad, los expertos que son financiados por la Sociedad Americana del Cáncer, la Asociación Americana del Corazón, la Asociación Americana del Pulmón, los Institutos Nacionales de Salud, el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades, o la Fundación Robert Wood Johnson deberían ser no elegibles para ser miembro del TPSAC, ya que la financiación se ramifica a prácticamente todas las organizaciones médicas.

En nuestro país, cuyo sistema de seguridad social lo convierte en el patio de recreo de todas las grandes farmacéuticas, donde los políticos y consejeros de sanidad se peinan el pelo por las noches con los altos directivos de estas megacorporaciones, algunas de ellas con suficiente dinero como para comprar países completos, las cosas no son muy distintas.

Si analizamos sólo por encima las fuentes de las informaciones, el resultado es casi cómico. Las malas informaciones, poco científicas o desmentidas posteriormente como el famoso caso de neumonía lipoidea, provienen de los neumólogos o bien de su organización SEPARTras consultar su web, vemos que sus patronos y mecenas, tal como ellos los llaman o, es decir, las empresas financiadoras son AstraZeneca, Glaxo, Boehringer, Pfizer, Novartis o Menarini entre otras, empresas farmacéuticas que curiosamente, venden otros métodos para dejar de fumarOtra de las organizaciones que más han atacado al eCig en nuestro país es SEDET, patrocinada por Pfizer, como se puede ver claramente en su web. Esto sólo son dos de los muchos ejemplos. El Dr. Guillermo profundiza sólo un poco más en esta entrada de e-volutas.

Por otro lado, está el también todo poderoso Lobby del tabaco, que como ya explicábamos en esta entrada, consiguió llevarse el gato al agua en la aplicación de la TPD, a pesar del tremendo escándalo de presiones a los europarlamentarios destapado en Francia. Pero no lo olvidemos, con la connivencia de las farmas; ¿será que les interesa que la gente siga fumando?. Sí es curioso pero parece que estamos ante la cooperación entre dos Lobbies con poder y financiación ilimitados que de cara a la galería son enemigos naturales (tabaco y salud) pero que en los pasillos de las agencias de lobbismo y del parlamento europeo, también se peinan el pelo juntos por las noches. Por supuesto, todo esto no es más que conspiranoia….¿Verdad?

Los hechos son los siguientes:

Desde el 13 de Marzo de 2014, día en que se publicó a bombo y platillo (gracias EFE) la pretendida Neumonía Lipoidea, y la campaña de desprestigio orquestada por organizaciones como las arriba mencionadas se ensañaran con el eCig, el 95% del sector del cigarrillo electrónico ha echado el cierre en España.

La TPD fue aprobada en el Parlamento Europeo el 26 de febrero de 2014 y varios países están transponiendo ya la normativa, incluyendo el artículo 20 que regula los supuestos del cigarrillo electrónico.

El primero fue Holanda en Noviembre de 2014, prohibiendo los envases de mas de 10 ml de eliquid, los tanques de mas de 2 ml y las concentraciones de nicotina superiores a 20 mg/ml, todo ello en previsión a la entrada en vigor de la TPD en 2016.

El segundo fue Portugal, a principios de este 2015, quien se limitó a procurar por las arcas del estado con un impuesto directo de 0.60 € por mililitro de e-liquid.

Seguido de Italia con un impuesto de 40 céntimos por mililitro. El impuesto especial anterior, ya elevado, se ha incrementado aún más a la friolera de 0,37344 € por mililitro . Cada botella de 10 ml costará por lo tanto 3,73 € más , a lo que hay que añadir el IVA.

Dinamarca, un caso crítico

Acaban de redactar la propuesta de ley mas devastadora posible para su aprobación el próximo 20 de marzo y puesta en marcha presumiblemente en noviembre, bajo los siguientes supuestos:

Prohibida la venta a menores de 18 años
El ecig queda enmarcado bajo la ley del tabaco sean líquidos con o sin nicotina, por lo que la prohibición de los lugares donde se puede vapear se extiende a la misma del tabaco.
Todas las empresas deberán implementar los carteles de prohibido fumar con Prohibido Vapear.
Prohibición total de publicidad, patrocinio y utilización de nombre / marca fuera de las tiendas. Dentro de las tiendas no especializadas los productos deben ser puestos fuera de la vista de los clientes.
Reglamentación para el hardware (o partes del hardware) que puedan utilizarse para vaporizar líquido que puede o no contener nicotina:
Prohibidos tanques> 2 ml
Los tanques han de ser completamente libres de fugas o herméticos, con un mecanismo que garantice que no se produzcan fugas de llenado.
Los tanques y eCigs han de ser de seguridad para niños.
El e-líquido sólo puede ser vendido en envases de 10 ml de recarga o envases o cartomizadores de 2 ml precargados

Y ahora viene lo letal:

Todos los productos (y partes de productos) deben ser registrados en el órgano de gobierno correspondiente (Sikkerhedsstyrelsen). De no hacerlo, dará lugar a elevadas multas (50.000 coronas-unos 6000 euros de base, pero propuesta sobre la base de los ingresos) que se aplicarán automáticamente escudándose en que es un producto que podría poner a los niños en peligro.

Todos los productos (en forma individual) deben estar registrados desde 6 meses antes de su venta. Desde el próximo noviembre (cuando la ley entre en vigor), no hay derechos adquiridos para los productos pre-existentes.

Todo el hardware será ilegal si no es registrado a partir de los 6 meses después de que la ley entre en vigor y el registro debe ser de 6 meses previos de la venta.

Si una empresa de fuera de Dinamarca quiere vender a un cliente en Dinamarca, entonces sus productos deben pasar por el mismo proceso de registro, de lo contrario las ventas serán ilegales, y serán procesados bajo la TPD.

El Registro del producto se realizará para cada una de las partes de éste, y cada una costará aproximadamente 30.000 coronas danesas (unos 4.000 €) por cada producto para el primer año y 10.000 coronas danesas (~unos 1.300 €) para cada año subsiguiente si es comercializado – además los productos necesitarán reinscripción si se hacen cambios “importantes” –

Para los e-líquidos esto se aplicará a cada sabor. Esto significa que cada variante tendrá que registrarse de forma individual (es decir, si un fabricante tiene un 60:40 pg / vg, 40:60, y la variante 100% vg, cada uno de ellos tiene que estar registrado, así como para cada variante de concentración de nicotina, y cada variante de sabor).

Los productores de e-líquidos deben registrar todos los ingredientes, un informe de toxicología, y reportar las emisiones de cada variante.

Haciendo números:
Un fabricante, sea del país que sea, que quiera vender en Dinamarca tiene que pagar un impuesto leonino llamado Registro de 4.000 € el primer año y 1300 € el segundo año. Es decir un fabricante de eliquid con 20 sabores y 4 fuerzas pagará al gobierno danés 424.000 €. Un modder pequeño con 4 modelos comercializados pagará 21.200 €.

Esta claro que eso es calderilla para las grandes tabaqueras, incluso es una buena ley para ellos puesto que hasta ahora en Dinamarca la nicotina liquida estaba prohibida. El mercado danés queda adjudicado para BigTobacco.

Pero no queda ahí todo, la semana pasada en Suecia el ecig ha sido declarado medicamento. Punto para Big Pharma.

Es divertido ver cómo se reparten los mercados.

Pues atentos que nos toca:

La aplicación de la directiva puede ser tan devastadora como quieran los reguladores. El pasado 5 de marzo se reunieron la Directiva de la CNPT con el Director General de Salud Pública y la Subdirectora en el Ministerio de Sanidad para hablar de la trasposición de la directiva. Todos los médicos de las agrupaciones que mencionábamos al principio, se agrupan bajo este organismo. Es curioso que ellos mismos no se corten ni un pelo en definirse orgullosamente como lobby.

tweet cnpt

Bien ¿y qué va a ser? Impuestazo, impuestazo e impuestazo. La mejor manera de acabar con un mercado definitivamente.

Curiosamente, los gobiernos no se reúnen con expertos internacionales sin conflicto de intereses, ni siquiera con los vapers, que son los auténticos interesados, simplemente por conocer la opinión de aquellos para quienes legislan. Se reúnen directamente con los lobbistas financiados.

Y ahora intentamos recordar por qué estamos aquí. Unos pequeños detalles sin importancia pero que espero que el lector pueda analizar mediante las siguientes preguntas:

El tabaco sigue siendo perfectamente legal y al alcance libre de todos los consumidores ¿cierto?….Sí

¿Cuantos millones de muertos y enfermos provoca el tabaco cada año?… 6 y 120 millones respectivamente.

¿Ha matado a alguien el eCig hasta ahora en más de 10 años de consumo por millones de personas?….No

¿Ha provocado alguna enfermedad o patología documentada?….No

en cambio.. ¿Ha ayudado ya a millones de personas a reducir o abandonar el consumo de tabaco?….Sí

Entonces…¿Dónde está la justificación para la aplicación de estos supuestos leoninos al cigarrillo electrónico?         CONSPIRANOIA

MOVE: UN LLAMAMIENTO AL SENTIDO COMÚN

El manifiesto MOVE ha sido presentado en sociedad como un movimiento en defensa de la ciencia, la ética y el sentido común. Para ilustrarlo, os muestro a continuación el artículo publicado hoy en Nicotine Science and Policy sobre la motivación de la campaña.

move

CAMPAÑA MOVE: ORGANIZACIÓN DE MÉDICOS EN APOYO DEL VAPEO Y EL CIGARRILLO ELECTRÓNICO

Aunque la ciencia ha establecido sobradamente que los cigarrillos electrónicos son órdenes de magnitud menos dañinos que los cigarrillos de tabaco, estos dispositivos han sido sometidos en muchos países a una potente campaña de desprestigio. Uno de los muchos ejemplos recientes es la avalancha de noticias sensacionalistas sobre el estudio publicado en New England Journal of Medicine sobre los altos niveles de formaldehído, cuando los cigarrillos electrónicos son sometidos a sobrecalentamiento.

En España, poderosas organizaciones médicas (varias de ellas financiadas por la industria farmacéutica) han sido los artífices de una campaña de desinformación muy agresiva contra los cigarrillos electrónicos, que ha provocado en la opinión pública la creencia de que el uso de cigarrillos electrónicos es más dañino que fumar tabaco. Esto ha dado lugar a una grave caída en el mercado de cigarrillos electrónicos español.

Incluso, los médicos que recomienden los cigarrillos electrónicos a sus pacientes han sido amenazados con sanciones, a pesar de que millones de vapers han experimentado una clara mejora en su salud; no sólo por los beneficios físicos de dejar de fumar – la recuperación de la capacidad pulmonar, de los sentidos del gusto y el olfato, la mejora significativa de la actividad física y sexual , etc – sino porque la sustitución del tabaco se produjo sin pasar por la traumática experiencia psicológica de ‘dejar de fumar’, a través de la adopción de un nuevo estilo de vida. Muchos usuarios describen su experiencia en el vapeo como “un milagro” después de años de enfermedad derivada del tabaquismo y fracasos en los intentos de abandonarlo a través de otros tipos de tratamientos, a menudo muy costosos.

Los vapers ven con gran preocupación informes que influyen en la política de los estados, como los emitidos por la OMS y el COP6, o las legislaciones restrictivas como la Directiva Europea de Productos de Tabaco. La respuesta tanto a la desinformación orquestada como a este tipo de políticas restrictivas, ha sido el desarrollo de un potente movimiento de consumidores en defensa del vapeo en todo el mundo. Este movimiento, que comprende principalmente vapers que han conseguido dejar de fumar gracias a los cigarrillos electrónicos, también se ve soportado por el apoyo de un número creciente de médicos, científicos y profesionales de la salud, todos unidos en su creencia de que estos dispositivos son una herramienta legítima y eficaz de reducción de daños.

Debido a la desinformación, muchos profesionales de la salud no están debidamente informados sobre los avances reales en la ciencia del cigarrillo electrónico. Este es el origen y la necesidad de la iniciativa MOVE (Organizaciones Médicas en apoyo del vapeo y los cigarrillos electrónicos). Esta iniciativa, impulsada por los consumidores y los que los apoyan, tiene como objetivo destacar y promover la evidencia científica sobre los cigarrillos electrónicos entre los profesionales de la salud y generar un debate ético sobre la importancia de estos dispositivos como herramienta de reducción de daños con un potencial significativo para salvar vidas.

La declaración MOVE ha sido creada por importantes científicos, médicos, activistas y profesionales de la salud pública, para alentar a sus colegas a mostrar su apoyo y participar en el debate.

MOVE crea un marco internacional para el conflicto que se desarrolla en torno al debate sobre el uso de cigarrillos electrónicos en el ámbito socio-sanitario. Hace un llamamiento a la conciencia y el deber de los profesionales de la salud para que el debate se realice a la luz de la ciencia y de la ética, siempre teniendo en cuenta que el tabaquismo sigue siendo el principal problema de salud pública, causando millones de muertes evitables cada año.

Esperamos que los profesionales de la salud muestren su apoyo mediante la firma de la Declaración MOVE. Está disponible en diez idiomas. Debemos conseguir que los profesionales médicos y de la salud fomenten el uso de los cigarrillos electrónicos. Por favor, firmen y muestren su apoyo.

Carmen Escrig, PhD

De ratones y hombres

Os presento el artículo “científico” anti e-Cig de la semana, ¡publicado nada más y nada menos que en PLoS One!. No es el primero ni tampoco será el último.

Para comenzar, una vez más lo primero que expongo es el comentario del Dr. Farsalinos al respecto en e-cigarette research:

Un nuevo estudio en ratones no proporciona ninguna información para los fumadores, pero verifica que los e-cigarrillos son menos dañinos

Por el Dr. Farsalinos

Un nuevo estudio publicado hoy en la revista PLoS One, evaluó los efectos durante 2 semanas de exposición a los cigarrillos electrónicos, sobre la inflamación pulmonar y la respuesta inmune contra las bacterias y los virus.

Los autores evaluaron 2 grupos de ratones: uno expuesto a aire limpio y otro expuesto a los e-cigarrillos, reportando niveles de cotinina en la sangre de los ratones similares a los usuarios del cigarrillo electrónico. Evaluaron la respuesta pulmonar, antibacteriana (contra Streptococcus pneumoniae) y antiviral (contra la gripe H1N1), mediante la exposición de los animales a estos agentes. Además, midieron los radicales libres en el aerosol del e-cigarrillo recogidos en filtros de tipo Cambridge.

En cuanto a la respuesta pulmonar, el único efecto que resultó estadísticamente significativo fue una elevación de las células inflamatorias en el lavado broncoalveolar. Los mediadores inflamatorios no estaban elevados en el grupo del e-cigarrillo en comparación con el grupo control.

En cuanto a la infección, el grupo expuesto al e-cigarrillo mostró alteración en la depuración de los agentes infecciosos y una recuperación más lenta. La mortalidad fue elevada en el grupo e-cigarrillo, pero no fue estadísticamente diferente del grupo control.

En cuanto a los radicales libres, los autores encontraron 7x10e11 partículas / calada, en comparación con 10e14 partículas / calada para los fumadores (otros informes han medido hasta 10e17 partículas / calada para fumadores). Eso es cerca de 150 veces menor en comparación con los cigarrillos de tabaco.

Por tanto, ¿qué información nos proporciona este estudio? Muy limitada debería decir. En primer lugar, las conclusiones de los autores son completamente irrelevantes en relación con el diseño y los resultados del estudio. Los autores concluyen: “En conclusión, nuestros resultados demuestran que la exposición al E-cig presenta efectos inmunomoduladores que son similares a los observados después de la exposición al humo del cigarrillo. Las infecciones bacterianas y virales son los principales causantes de la progresión de la enfermedad de EPOC (Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica), este estudio plantea la preocupación de que los pacientes de EPOC que cambian de cigarrillos a E-cigs no pueden observar una mejora sustancial en su progresión de la enfermedad”. Esta conclusión es irrelevante porque no evaluaron el cambio del uso de tabaco al del e-cigarrillo. Sería necesario tomar muestras de un grupo de ratones expuesto a los cigarrillos de tabaco, y luego seleccionar aleatoriamente otro grupo de estos ratones y exponerlo a los cigarrillos electrónicos, mientras que los otros continuarán siendo expuestos a los cigarrillos de tabaco. Los autores no hacen esto. Por otra parte, ni siquiera se incluye un grupo de ratones expuestos a los cigarrillos de tabaco a modo de comparación. Estoy seguro de que habríamos visto algunas diferencias impresionantes. Por lo tanto, la información proporcionada por este estudio es limitada e irrelevante para la conclusión presentada. Parece que los investigadores todavía tienen que darse cuenta de que los cigarrillos electrónicos son comercializados como sustitutos para fumadores. Estudiar  poblaciones sanas, no fumadoras (sean humanos o animales) para evaluar los efectos de la exposición e-cigarrillo tiene un valor limitado.

Por otra parte, tengo serias dudas sobre los resultados de los radicales libres en el vapor de e-cigarrillo. Los estudios que evalúan el humo del cigarrillo han confirmado que los radicales libres son derivados del catecol (en la fase gaseosa del humo) y de la hidroquinona (en la materia particulada del humo). Recientemente, nosotros analizamos 21 e-líquidos para detectar la presencia de fenoles, incluyendo catecol e hidroquinona. La hidroquinona no se encontró en ninguno de los líquidos, mientras que el catecol estaba presente en sólo 2 de ellos y en cantidades mínimas (el estudio está actualmente en revisión para su publicación).

Además, a diferencia de lo que los medios de prensa han informado, el estudio no encontró que el uso del e-cigarrillo predispone a las infecciones. Los investigadores expusieron los animales a los agentes bacterianos y virales, y observaron la recuperación de la infección reducida. Esto no significa que en condiciones normales un usuario de e-cigarrillo desarrollaría neumonía más fácilmente que un no fumador. De hecho, teniendo en cuenta que se estudiaron ratones y la exposición al humo del cigarrillo no se evaluó, no estoy seguro de que alguna de las conclusiones del estudio sea válida para los seres humanos.

Las únicas conclusiones que se pueden extraer de este estudio es que los cigarrillos electrónicos sólo deben ser utilizados por los fumadores como sustituto de fumar y que son, con mucho, menos nocivos que los cigarrillos de tabaco (en base a la emisión de 150 veces menos radicales libres). Cualesquiera otras conclusiones sobre los efectos probables de uso del e-cigarrillo en pacientes con EPOC son totalmente irrelevantes.

Ahora añadiré una serie de comentarios para matizar un poco más el contexto del estudio:

  • Teniendo el material necesario para hacerlo, ¿Cuál es la motivación para no incluir en el experimento su control positivo natural, es decir, en este caso ratones expuestos al humo del tabaco? Resulta cuanto menos irónico, que la gran mayoría de estudios que concluyen que el eCig es un “arma de destrucción masiva”, rara vez incluyen el tabaco en la ecuación. Algo que, de estar disponible, es más que necesario incluir en el experimento y que, en muchas ocasiones, y más cuando se está evaluando toxicidad, da tanta o más información que el control negativo (en este caso, ratones expuestos a aire filtrado). Tal vez sea porque al incluir los resultados del control positivo en la estadística, los resultados de la toxicidad del eCig dejarían en la mayoría de los casos de ser estadísticamente significativos y si no podemos incluir el p<0.05 en las gráficas, nos hemos quedado sin paper.
  • Los niveles de cotinina en sangre de los animales alcanzaron las tasas de un fumador estándar. Examinemos el régimen de exposición que se muestra en el estudio: 2 caladas (70 ml de aerosol diluidos en 1,05 litros de aire por minuto) cada 10 segundos de eliquid (a 18 mg/ml de nicotina) durante 3 horas al día, 15 días.  En una cámara estanca muy reducida para que la exposición sea directa. Es decir, no hemos tenido en cuenta el pequeño detalle de que estamos sometiendo los pulmones de un animal de 40 gramos a la misma exposición que un animal de 70-80 Kg de media (es decir un vaper). Realizando los cálculos, estos ratones fueron expuestos a 1080 caladas en tres horas diariamente, durante el tiempo que duró el experimento. El número de caladas promedio al día que realiza un vaper se ha estimado entre 120 y 350. Esto sólo es una pequeña reflexión sin importancia.
  • Las caladas provienen de 6 cigarrillos electrónicos marca Njoy con sistema cartomizador montados en un carrusel que se activaban durante dos segundos 1 vez por minuto para un total de 6 inhalaciones por minuto. Los cartuchos se cambiaban cada semana. Si mis cálculos no fallan, estamos sometiendo el cartomizador de un cigalike a 180 caladas en 3 horas durante una semana. Está claro que una vez más no han oído hablar del sobrecalentamiento del cartomizador y desde luego no han medido los posibles niveles de formaldehído a los que han sometido a los ratones. Luego comentan que la vida útil de cada cartucho variaba considerablemente (¡qué sorpresa!) por lo que fueron sustituidos cada vez que el monitor de exposición en tiempo real detectaba una disminución de la salida de un E-cig específico, lo que no exime del sobrecalentamiento previo de cada dispositivo y la consiguiente formación de formaldehído que no se midió.

Y con todo esto, ¡lo único que obtenemos es una subida en la infiltración de macrófagos y radicales libres 150 veces inferiores al tabaco! Sería para celebrarlo si no fuera tan trágico:

ratones prensa

Formaldehído o el arte de Desinformar

Formaldehído o el arte de desinformar

Llevamos tiempo peleando con la nueva arma arrojadiza del colectivo anti-eCig. El Formaldehído. Para comprender esta problemática nada mejor que exponer el análisis al respecto del Formaldehído en los eCigs, del mayor experto mundial en la materia.

http://bit.ly/1yvS7Va

ecigarette-research Miércoles, 21 de Enero de 2015

El engaño de las medidas de Formaldehído en el aerosol del cigarrillo electrónico: diferencia entre las medidas de laboratorio y la exposición real.

Por el Doctor Farsalinos

Una nueva tendencia está emergiendo en la comunidad de investigadores del cigarrillo electrónico, que consiste en obtener dispositivos de voltaje/wataje variable, aplicar altas energías a los atomizadores y medir las concentraciones de aldehídos (principalmente Formaldehído) liberadas en el aerosol o vapor. La historia comenzó a principios del año pasado http://bit.ly/1kT9nJh http://bit.ly/1wpY3tr , continuó recientemente con un artículo desde Japón http://bit.ly/1xM0uYf http://bit.ly/1yIR4lh, y ahora continúa con la siguiente carta publicada en la revista New England Journal of Medicine.

http://bit.ly/1wpbMAR

Esta vez, los investigadores obtuvieron un dispositivo de voltaje variable y aplicaron 3.3 y 5 voltios a un (desconocido) atomizador durante 4 segundos por calada. A 3.3 voltios no encontraron formaldehído, mientras que a 5 voltios encontraron niveles de Formaldehído 15 veces superiores a los encontrados en el humo del tabaco. Sin embargo, existen enormes problemas en este estudio.

Para empezar, los autores no encontraron Formaldehído sino Hemiacetales de Formaldehído. Esta es una combinación de Formaldehído con alcoholes (Formaldehído-Propilenglicol, Formaldehído-Glicerol). Los autores los clasificaron como “agentes liberadores de Formaldehído”, en base a la referencia de un estudio que evalúa la dermatitis de contacto producida por estos agentes. Sin embargo, revisando el estudio referido http://1.usa.gov/1y221Jh , está claro que estos “agentes liberadores de Formaldehído” no tienen nada que ver con los Hemiacetales de Formaldehído encontrados en el aerosol del cigarrillo electrónico. Es más, no existe absolutamente ninguna evidencia de que estos Hemiacetales sean tóxicos o carcinogénicos. De hecho, es posible que la formación de estos Hemiacetales pueda proteger contra el daño inducido por el Formaldehído. No obstante, los autores consideran idénticos riesgos con ambas sustancias, calculando así el riesgo de cáncer.

Existen muchos otros problemas importantes con este estudio. Los autores no se dan cuenta de que los niveles de voltaje no proporcionan información sobre la carga térmica del dispositivo. Parece que ambos investigadores y los revisores que aprobaron el trabajo para su publicación, olvidaron que la energía debería ser expresada en watios. Como resultado, no conocemos cuántos watios de potencia fueron entregados al atomizador. Sin embargo, existe una manera de realizar un cálculo aproximado, a través de la información que nos proporciona el dato de consumo de líquido por calada. Los autores reportan que a 3.3 voltios se consumieron 5 mg de líquido. Basándonos en medidas realizadas en nuestro propio laboratorio, tal consumo es observado entre 6 y 7 Watios en caladas de 4 segundos. Además, la resistencia del atomizador, probablemente se encontraba entre los 1,6 y 1,8 Ohmnios. Esto significa que, en la medición a 5 voltios, la energía aportada se encontraba entre los 14 y los 16 Watios. Este valor resulta extremadamente alto para la gran mayoría de los atomizadores comerciales disponibles (excluyendo algunos reparables diseñados para soportar tales niveles de wataje). Así que, es más que obvio que una vez más, el atomizador había sido sobrecalentado, lo cual por supesto resulta en altos niveles de producción de Formaldehído. Lo que los autores ignoran es que estas condiciones, comúnmente llamadas dry-puff o fenómeno de calada en seco (explicado en detalle en uno de mis artículos http://bit.ly/1yMuq9Z ), son fácilmente detectadas por los vapers. De hecho, tal sobrecalentamiento resulta en un sabor desagradable que nadie puede soportar. Como consecuencia de esto, absolutamente ningún vaper usaría su eCig en tales condiciones y, por tanto, nunca serán expuestos a tales niveles de Formaldehído. La historia publicada en New England Journal of Medicine es similar a intentar encontrar carcinógenos en un filete de carne tan quemado que nadie se podría comer. Por supuesto, los hallazgos son ciertos; pero nadie será nunca expuesto a los niveles encontrados. 

Me preocupa el hecho de que muy a menudo nos encontraremos con historias como esta. La comunidad científica debe comprender que los dispositivos de wataje variable no pueden ser usados a cualquier nivel de wataje y con cualquier atomizador disponible. Incluso para los usuarios noveles, el sabor áspero del dry-puff es insoportable. Yo sugeriría a los científicos que prueben ellos mismos un e-cigarrillo en condiciones de dry-puff (es muy sencillo; basta con usar un atomizador que no lleve suficiente líquido) y así lo comprenderán por sí mismos. De hecho, es muy sencillo producir tantos aldehídos como se quiera en un laboratorio con uno de estos dispositivos. Sin embargo, no tiene nada que ver con la exposición real al e-cigarrillo.

Nuestro equipo está actualmente trabajando en identificar las temperaturas del fenómeno de dry-puff y evaluar los niveles de aldehídos liberados tanto a esas temperaturas como a las asociadas con el vapeo convencional. Tendremos los resultados disponibles en unos pocos meses, y esperamos que esto acabe con la especulación. Hasta ese momento, todo el mundo debería entender que medir aldehídos en el aerosol del eCig en condiciones de laboratorio, puede ser engañoso y que no necesariamente se puede asociar a la exposición de los vapers a tales niveles. 

Una vez expuesta la magnífica explicación del Dr. Farsalinos, paso a comentar algunas de mis reflexiones. En primer lugar, concluyo con este texto, que algunos de los investigadores que realizan estudios sobre la ciencia del eCig y que publican sus trabajos en magníficas revistas (haciendo parte también a los revisores), o bien carecen por completo de la formación y estudio previo necesario para utilizar dispositivos de tercera y cuarta generación (formación que tiene cualquier usuario avanzado del eCig y no es nada difícil de encontrar), o bien por algún extraño motivo son conscientes de que las medidas que están tomando no son en absoluto asociables al consumo real y aun así pasan ese “pequeño detalle” por alto.

De producirse el primer caso, es obvio que se enfrentan a una importante e insalvable tara en su trabajo cuyo origen es el absoluto desconocimiento del sujeto principal de su investigación: los vapers….no añadiré más.

Si se trata del segundo caso, tal vez habría que recordar a estos investigadores las consecuencias de olvidarse de ese “pequeño detalle” :

                            desinformación

Con un poquito de ayuda del periodismo “científico” de mala calidad obtenemos estos titulares dando la vuelta al mundo.

La consecuencia inmediata de esto es provocar un miedo injustificado del público a estos dispositivos motivando que muchos vapers noveles abandonen el eCig y que muchos fumadores descarten la idea de probarlo, permaneciendo ambos en el consumo de tabaco. Por tanto, una vez más debemos apelar al sentido de la responsabilidad de los investigadores. Su trabajo tiene consecuencias.

Actualización

El Dr. Farsalinos acaba de publicar una nueva entrada en ECR http://bit.ly/1y2Pu8v que confirma que el atomizador utilizado en este estudio (CE4 a 12 watios) se encontraba en condiciones de sobrecalentamiento. Cito el último párrafo de la entrada: “La falta de experiencia sobre los cigarrillos electrónicos y la ausencia de contacto con los vapers puede resultar en resultados erróneos y no realistas, que pueden crear confusión y desinformación tanto en la comunidad científica como entre usuarios y potenciales usuarios del eCig. Finalmente, es extremadamente importante que cada estudio sobre la química del vapor mencione en detalle el equipamiento utilizado”.

MOVE Medical Organizations supporting Vaping and Electronic cigarettes

Let´s Move!

MOVE 2

Hay una nueva iniciativa recorriendo las redes sociales que probablemente ya conoceréis, sin embargo, es de vital importancia promocionarla de forma adecuada. Se ha denominado MOVE Project. El proyecto MOVE surgió, como muchas otras iniciativas, como una llamada de auxilio de la Plataforma EFVI España, para hacer frente a los constantes ataques que el eCig ha sufrido en nuestro país. Motivado principalmente por una campaña de desinformación sin precedentes, orquestada por importantes organizaciones médicas del país, el 95% del sector español del cigarrillo electrónico ha echado el cierre.

Una bata blanca es un arma muy poderosa; con ayuda de los medios de comunicación, determina los patrones de consumo de toda la población. En nuestro país, el sector médico-farmacéutico tiene poderes prácticamente ilimitados por lo que se ha llegado hasta el punto de imponer sanciones a aquellos médicos que apoyaran el eCig como una alternativa al tabaco. Sin embargo, nosotros sabíamos que, desde las sombras, multitud de médicos, científicos y personal sanitario nos apoyaban. Y la única manera de luchar contra una bata blanca, es con otra bata blanca.

Desarrollando esta idea, en EFVI España nos pusimos a trabajar. Nos dimos cuenta de que la mayor parte de los médicos de a pie, los médicos que realmente están en contacto directo con los pacientes y no desayunando a diario con ministros y CEOs de farmacéuticas, no tenían el conocimiento sobre los avances reales en la ciencia del eCig y su potencial para salvar vidas. Es más estaban siendo bombardeados a diario con noticias completamente erróneas sobre el producto. Teníamos que hacerles llegar información de calidad como fuera.

En un principio, se pensó en desarrollar la campaña sólo en España; sin embargo, cuando estábamos aplicando la idea, se publicaron los informes de la OMS y el COP6. Ese golpe de gracia fue lo que nos motivó para realizar el lanzamiento a nivel internacional. Pero necesitábamos ayuda.  Tras ser amablemente recibidos en Varsovia, Londres y Barcelona por los doctores que firman el manifiesto y gracias a su impagable trabajo, conseguimos hacer que MOVE fuera una realidad.

Ahora llega el momento de hacer que triunfe y para eso contamos con la ayuda de numerosos activistas provaping de todos los rincones del mundo que están trabajando duro para que el proyecto funcione. Necesitamos hacer llegar el manifiesto a la mayor parte de médicos, científicos, personal sanitario y de salud pública de todos los países. El vapeo salva vidas. Los buenos médicos salvan vidas. Nuestra propuesta es hacerles llegar esta importante información para que puedan desarrollar su trabajo.

En el siguiente enlace podéis acceder a la iniciativa. Se trata de difundir el manifiesto lo más posible entre el colectivo de los profesionales de la salud. Muchas gracias por vuestra colaboración.

https://ecigciencia.wordpress.com/inicio/

Profesor Carl V. Phillips

ENTREVISTA CON EL PROFESOR CARL V. PHILLIPS

                                           carl v

  • 1995 PhD degree in Public Policy from Harvard University.
  • 1995 – 1997 two-year post-doctoral fellowship in Health Policy Research as a Robert Wood Johnson Foundation Scholar at the University of Michigan.
  • 1997 – 2000 Assistant Professor of Environmental & Occupational Health at the University of Minnesota;
  • 2001 – 2005 Assistant Professor at the Center for Clinical Research and Evidence Based Medicine at the School of Public Health, University of Texas Health Science Center (Houston, Texas);
  • 2005 – 2009 Associate Professor in the Department of Public Health Sciences, University of Alberta, Canada;
  • 2009 – present self employed (see Philips’ Private Undertakings);
  • 2012 – present merged activities with the Consumer Advocates for Smoke-free Alternatives Association (CASAA).

El Profesor Carl V. Phillips habla sobre cigarrillos electrónicos para ecigarettedirect 

ECD: Dado lo que sabemos acerca de los ingredientes y sustancias cancerígenas contenidas en el cigarrillo electrónico, ¿hay razones para creer que podría ser una alternativa más segura a los cigarrillos tradicionales?

Carl Phillips: Creo que eso es un eufemismo. Creo que no hay absolutamente ninguna duda de que es una alternativa más segura a los cigarrillos tradicionales. Ahora, seguro, eso es una palabra que implica que no hay absolutamente ningún riesgo para la salud de algo, y en realidad ese término no se aplica a absolutamente nada. Sin embargo, nuestra estimación es que es probable, que en un orden del 99 por ciento,  sea menos nocivo que fumar; creo que no hay ninguna duda.

ECD: El Profesor Michael Siegel ha sugerido que si prohibimos cigarrillos electrónicos basándonos en los carcinógenos encontrados por  el estudio de la FDA, tendríamos que prohibir la mantequilla de maní. ¿Eso es algo  en lo que estaría Usted de acuerdo?

Carl Phillips: ¡Por supuesto! Tendríamos que prohibir la mitad de los alimentos que están disponibles. Quiero decir, que el estudio de la FDA en realidad no  encontró ningún riesgo de cáncer. Ese estudio fue básicamente pura propaganda.

ECD: ¿Hay algún peligro similar al tabaquismo pasivo con los cigarrillos electrónicos?

Carl Phillips: Probablemente no. Por lo que sabemos, el vapor de glicol de propileno, no tiene riesgos para la salud humana en bajas concentraciones, por lo que es posible que haya algún riesgo minúsculo, demasiado pequeño para que lo tengamos  en cuenta cada vez anotamos o medimos. La cantidad de nicotina que se escapa al aire también es bastante trivial y la nicotina en sí tiene un perfil tan bajo  de riesgo … así que de nuevo, en ciencia nunca es apropiado decir que no hay absolutamente ningún riesgo de algo, al igual que no es correcto que la  ciencia diga simplemente que existe un riesgo de algo sin intentar cuantificarlo. Pero supongo que no hay un riesgo grave en el vapor de segunda mano, como supongo que tendría que ser llamado.

ECD: En su opinión, ¿podría  ayudar a dejar de fumar el cigarrillo electrónico o ser de utilidad como un producto de reducción del daño del tabaco?

Carl Phillips: Sí,  pero no sólo podría,sino que está claro que ya está siendo utilizado para exactamente eso. Informes independientes sugieren que miles, decenas de miles de  fumadores han dejado de fumar cambiando al cigarrillo electrónico que es la prueba perfecta de que  funciona como ayuda para dejar de fumar y una herramienta de reducción del daño del tabaco.

ECD: Los cigarrillos electrónicos se han venido utilizando desde hace varios años, y hay algunas organizaciones que se preocupan por ellos. ¿Qué efectos secundarios se han encontrado hasta ahora?

Carl Phillips: Por lo que yo sé, no ha habido ningún descubrimiento de efectos secundarios agudos, que por supuesto es una buena noticia. No hay razón para esperar ninguno, pero nunca se sabe exactamente qué va a suceder con una nueva exposición. Puedes tener noticia de algunos informes que  llegan de algún muy extraño suceso aquí o allá. No estoy al tanto de tales cosas .

Nosotros, por supuesto, sabemos que el uso a largo plazo de la nicotina plantea un muy pequeño riesgo de algunas enfermedades cardiovasculares, así que supongo que se podría llamar a eso un efecto secundario que es previsible a largo plazo, pero eso es un riesgo que está en el mismo rango que beber café,  y nada remotamente similar al riesgo de fumar cigarrillos.

ECD: ¿Cuál es su mayor preocupación con respecto al cigarrillo electrónico?

Carl Phillips: Bueno, no sabemos demasiado sobre el proceso de fabricación y no hay control de calidad suficiente, o al menos no hay suficiente garantía de control de calidad en el proceso.

Esto por supuesto varía de un fabricante a otro, pero hay una posibilidad razonable de que casi todo el mundo con una fábrica adecuada en China puede empezar a fabricar cigarrillos electrónicos  y ponerlos en el mercado bajo un nombre de marca; existe la preocupación acerca de una posible contaminación. Quiero decir que esto no es un juguete de plástico o algo así, es lo único que genera cierta preocupación acerca de los fabricantes chinos.

Es algo que está entregando químicos al cuerpo en una forma que definitivamente va a ser absorbida por lo que no se necesita mucho para que un accidente de producción cree algo que sea perjudicial. Y realmente temo que esto vaya a pasar uno de esos días si no conseguimos alguna regulación eficaz porque esto dará a la línea de productos entera un mal nombre que desde luego sería inadecuado, pero bastante comprensible.

ECD: A raíz de estas preocupaciones sobre la calidad de la producción, hablemos de la FDA. La FDA llevó a cabo pruebas sobre los cigarrillos electrónicos en los que se encuentran dietilenglicol  y trazas de nitrosaminas específicas del tabaco, tanto en ecigs como en  los cigarrillos electrónicos NJOY. Entonces ¿qué importancia  tienen estos descubrimientos?

Carl Phillips: Desde el punto de vista científico o de salud, estos hallazgos no tienen un significado importante. Desde un punto de vista político el uso que de que ellos se hizo fue muy importante.

El hecho de que en los cigarrillos electrónicos haya niveles detectables de pequeñas moléculas (trazas) que se pueden encontrar también en la planta del tabaco no sorprende en absoluto. La nicotina viene del tabaco y tenemos alta capacidad para detectar moléculas y trazas de contaminantes. También se van  a encontrar en NicoDerm, Nicorette y en cualquier producto que contenga nicotina que se haya extraído de una planta de tabaco. Así que ese argumento es completamente un sin sentido – las cantidades a nivel de trazas encontradas de  nitrosaminas en el cigarrillo electrónico son tan bajas comparadas con las que encontramos en el tabaco, que se ha demostrado que no provocan un riesgo apreciable de cáncer, que es lo que importa.

Ahora, hay algo aún más importante. Encontrar posibles contaminantes que puedan portar los productos químicos del eCig, procedentes del proceso de fabricación – un problema de fabricación en algunas circunstancias podría ser una cosa muy mala-. Este es realmente el mayor problema de la política que se está llevando contra el eCig. En todo tipo de situaciones y hablado de política de reducción de daños, la regla básica nos dice que si se prohíbe o se trata de prohibir algo,  y se le declara una guerra abierta, pierdes el poder para regularlo, es decir, de convertirlo en un producto seguro. Así, si se declara la guerra contra el uso de drogas inyectables y simplemente se prohíben por no admitir lo que realmente sucede, no se evitará el intercambio de agujas, algo que ahorraría muchas vidas. Si se declara una guerra contra la prostitución y se prohíbe totalmente, pretendiendo que no existe, entonces es imposible imponer normas que obligan a las prostitutas a hacerse exámenes de salud y así sucesivamente.

Del mismo modo, si la FDA tiene la intención de declarar la guerra a los cigarrillos electrónicos simplemente forzándolos a salir  del mercado, ¿cómo van a obviar su responsabilidad de asegurarse de que los cigarrillos electrónicos son lo que deben ser y mantenerlos seguros ciñendo este problema al control de calidad?. La FDA sería realmente la entidad perfecta para ayudar a imponer algún tipo de control de calidad en la fabricación de los ecig a pesar de que son fabricados en un país diferente, pero parece bastante improbable la posibilidad de que hagan eso.

ECD: ¿Qué beneficios de salud, en su caso, podrían encontrar los fumadores si se cambian a los cigarrillos electrónicos?

Carl Phillips: Los beneficios del cambio son casi exactamente los mismos que los beneficios para la salud de dejar de fumar, y esto se aplica a los cigarrillos electrónicos, tabaco sin humo y nicotina farmacéutica. Si un fumador consigue pasar de fumar a cualquiera de estos otros productos, los beneficios serán – reducir su riesgo de cáncer, reducir su riesgo de enfermedad cardiovascular, deshacerse de los síntomas agudos de pulmón y los problemas de las vías respiratorias y enfermedades pulmonares-. El cambio es tan bueno como dejar de fumar y desde el punto de vista sanitario no hay por qué preocuparse de la diferencia.

Fuente:

http://www.ecigarettedirect.co.uk/carl.html

Entrevista al Dr. Konstantinos Farsalinos

EL DR. KONSTANTINOS FARSALINOS , ES INVESTIGADOR DEL CENTRO DE CIRUGIA CARDIACA ONASSIS  Y DEL DEPARTAMENTO DE FARMACOLOGÍA DE LA UNIVERSIDAD DE PATRAS, GRECIA

El Dr. Konstantinos Farsalinos es cardiólogo, y trabaja como investigador en  el Centro Onassis de Cirugía Cardiaca en Atenas-Grecia y en el Centro de Investigación de Imagen Médica del Hospital Universitario Gathuisberg en Lovaina-Bélgica. Sus principales áreas de investigación son las nuevas modalidades de imagen cardiovascular y ha recibido una beca de la Sociedad Griega de Cardiología para la investigación y la educación en este campo. Ha realizado estudios de los efectos del tabaco sobre la disfunción cardiaca subclínica utilizando nuevas técnicas de imagen desde 2010.

Él ha estado llevando a cabo activamente la investigación sobre los cigarrillos electrónicos desde 2011 como investigador principal, tanto en el ámbito clínico como de laboratorio, siendo el mayor experto mundial y con mayor número de publicaciones sobre el eCig. Ejemplos de su obra incluyen el primer estudio sobre los efectos citotóxicos del vapor de los cigarrillos electrónicos en células cultivadas y los efectos inmediatos de los cigarrillos electrónicos en la función cardíaca y la circulación coronaria. Además, ha realizado una encuesta mundial en línea de casi 20.000 vapers. Ha presentado su investigación en los principales congresos internacionales y ha publicado sus trabajos en revistas científicas de alto índice de impacto.

Extractos de la entrevista realizada en la Television de Grecia

“Los ecig son un método alternativo al cigarrillo convencional , se mantiene la costumbre que incluye los rituales y la ingesta de nicotina sin estar expuestos a las toxinas del humo del cigarrillo.”

“Todo en esta vida contiene toxinas , incluso el agua que bebemos”

“No hay ninguna posibilidad de que el eCig se acerque al potencial daño que provocan los cigarrillos convencionales, es claramente menos perjudicial”

“No existe ningún producto , ni siquiera medicamentos, que necesiten 10 -20 años de estudios poblacionales antes de entrar en el mercado. Todos los medicamentos se comercializan después de estudios a corto plazo y luego hacemos un seguimiento del uso por la población . Luego se observa si hay efectos adversos, nosotros debemos hacer lo mismo con los eCig’s.”

“Después de tantos años ya sabemos qué contiene el e-liquid y el vapor por lo tanto podemos estar seguros que es menos perjudicial que fumar. Por supuesto mediante el control de la utilización de los eCig’s por los fumadores vamos a definir los posibles efectos a largo plazo.”

 “En cualquier caso,  estamos casi seguros de que no habrá consecuencias y sí beneficios porque estamos hablando de fumadores que sufren importantísimos efectos adversos por fumar.”

VIDEO SUBTITULADO CLIKAR AQUI

ENTREVISTA A LOUISE ROSS EN ECIGARETTEDIRECT. UK

                                  497362847_640

Louise Ross es jefe del Servicio para dejar de fumar de Leicestershire y Rutland, trabaja para el Leicestershire Partnership NHS Trust (Sistema Nacional de Salud inglés). Ha trabajado en el abandono del tabaco y el control del tabaco durante más de diez años. Anteriormente había dirigido la creación y desarrollo de un hogar de cuidado para personas con discapacidades de aprendizaje durante casi 30 años; un ejemplo que refuta la teoría de que se necesita un plan de vida para ser feliz, se centró en la oportunidad de influir positivamente en la salud de las personas.  

Inicialmente detractora de los e-cigs, su momento de epifanía ocurrió en el e-cigarette SUMMIT 2013 y desde entonces ha sido una comprometida defensora de estos dispositivos, después de escuchar lo que los usuarios hablaban acerca de sus experiencias en el vapeo.

ECD : ¿Cuál fue su primera impresión de los cigarrillos electrónicos?

LR : Los primeros que vi fueron los cigalikes, y pensé que eran bastante preocupantes, me imaginaba todas las cosas habituales que preocupan a la gente, al igual que el riesgo de poner en peligro los progresos realizados hacia la reducción de las tasas de tabaquismo.

ECD : ¿Qué influyó en su primera impresión?

LR : El hecho de parecerse tanto a los cigarrillos, y por supuesto, al mismo tiempo, la gente estaba empezando a utilizar estos dispositivos  en lugar de venir a nosotros en busca de ayuda para dejar de fumar, por lo que de momento era frustrante.

ECD : ¿Qué te hizo cambiar de opinión?

LR : fui a la cumbre e-cig en Londres, y me di cuenta de que estaba equivocada. Hablé con los vapers y me dieron una nueva perspectiva.

ECD : De repente el eCig pasó a ser amistoso “¿Cuándo tomó usted esta decisión?

LR : me di cuenta de que podíamos abrazar esta nueva tecnología, y recomendarlo a la gente en nuestro Servicio para dejar de fumar; muchos exfumadores nunca habrían recurrido a nosotros si no hubiéramos tenido la mente más abierta.

ECD :  ¿Experimentó reacciones contra su decisión? Si es así, ¿de quién?

LR : El equipo era inicialmente muy escéptico, pero tuvimos un par de reuniones muy productivas con un profesional, que era muy servicial e informativo, y el equipo se apresuró al ver que lo podíamos añadir a nuestra “oferta”. Hubo respuestas mixtas entre los altos directivos y los comisionados también, y todavía están trabajando respecto a eso, pero el NCSCT (nuestro organismo de formación nacional) ha publicado artículos, que nos ayudaron mucho. También, hemos podido recopilar datos reales sobre el uso de ecigs como parte de nuestra colección de datos. Esta es una útil herramienta de recopilación de datos y obtención de información a nivel nacional.

ECD : ¿Cómo superó las objeciones?

LR : Lo he hecho (al igual que el equipo) mediante un gran esfuerzo en persuadir e influir, y nos hemos mantenido constantemente informados de las últimas noticias del mundo de los ecigs, sobre todo con los mitos que asustan al público sobre su uso.

ECD : ¿En qué etapa aconseja usted a alguien que está tratando de dejar de fumar que lo intente con los cigarrillos electrónicos?

LR : Es una conversación que tratamos que salga del usuario; rara vez tenemos que sugerirlo y preguntan mucho antes de que nosotros saquemos el tema, a menudo porque han oído hablar de él por medio de la familia y amigos que lo han conseguido con ecigs, o quizás debido a que han intentado todo lo demás y no lograron dejar de fumar .

ECD:  ¿Su servicio para dejar de fumar en realidad proporciona e-cigs, o  los fumadores deben comprarlos ellos mismos?

LR:  No podemos proporcionar ecigs; los usuarios del servicio tienen que comprarlos ellos mismos. Sin embargo, esto da a la gente la opción de elegir.

ECD:  La calidad puede variar enormemente entre los diferentes e-cigs. ¿Usted proporciona directrices sobre cómo elegir e-cigs?

LR:  Por lo general, aconsejamos a la gente que eviten cigalikes baratos y que compren un producto de segunda generación a partir de un proveedor confiable, es decir, que tengan una reputación que proteger y nunca de algún vendedor desconocido en una tienda de coches. Les aconsejamos que hablen con el vendedor acerca de las opciones disponibles y lo que mejor les conviene. También aconsejamos que hagan su propia investigación, a través de amigos y de internet, para que puedan informarse adecuadamente.

ECD : ¿Has visto una mejora en las tasas de éxito, asesorando a las personas a probar los cigarrillos electrónicos?

LR : Nuestra colección de datos muestra que cuando las personas toman la elección del ecig, ya sea con o sin NRT (Terapia de Reemplazo de Nicotina) suministrados por nosotros, consiguen tasas un 20% superiores en términos de dejar de fumar.

ECD : ¿Cuál fue la tasa de éxito de las NRT de antes de la introducción de los cigarrillos electrónicos como parte del servicio?

LR : Nuestras tasas de éxito con productos con licencia (NRT, Champix y en un grado mucho menor Zyban) eran un promedio del 50%; superior a las tasas medias nacionales. Esto incluye a las personas que quieren darle una oportunidad, pero en realidad no están dispuestos a dejar de fumar.

ECD: ¿En qué se basa su tasa de éxito? Los estudios que hemos visto han demostrado que las tasas de cesación de fumar utilizando ayudas NRT (sin soporte adicional) indican que a los 12 meses han tenido poco o nada de éxito inicial y no duradero.

LR:  Nuestras tasas de éxito se basan en la combinación de un producto para dejar de fumar y apoyo conductual. Esto plantea una tasa de éxito significativamente mayor que el uso del producto solo o intentar dejarlo de golpe sin ayuda.

ECD:  ¿Es su prioridad máxima que la gente deje de usar la nicotina en su totalidad, o piensa en los e-cigarrillos como una alternativa aceptable para las personas que no pueden o no quieren dejar de usar la nicotina?

LR:  Nos hemos dado cuenta de que dejar la nicotina depende totalmente de la persona. Estamos muy contentos de que ya no están arriesgando su salud mediante el uso de tabaco combustible. Las personas que trabajan en nuestro campo tendrán diferentes puntos de vista, pero me gustaría pensar que podemos mantener un punto en común en los beneficios de dejar de fumar, no preocupándose por el uso a largo plazo de la nicotina (que de hecho puede ayudar a las personas  a evitar recaer en una crisis y encender un cigarrillo).

ECD: ¿Cuál es su opinión sobre los sabores , cree que deben  autorizarse variedad de sabores, o cree usted que estos deben ser limitados?

LR:  Oímos una amplia gama de opiniones de los usuarios del ecig sobre qué sabores les gustan – frutas, tabaco, café – así que sin duda no deben restringirse los sabores.

ECD : En Gloucester, una clínica para dejar de fumar ha estado aconsejando a la gente a no utilizar los cigarrillos electrónicos. ¿Por qué cree que toman este enfoque?

LR : No puedo hacer comentarios sobre un servicio individual, pero he hablado con muchos otros gestores de servicios que no ven seguridad sobre la inclusión de productos sin licencia.

ECD : ¿Cuál es su reacción a esto?

LR : Creo que los “Servicios para dejar de fumar” tienen que escuchar a las personas sobre lo que funciona para ellos. Los ecigs no se adaptan a todos, pero ofreciendo un servicio centrado en la persona, y dando apoyo conductual con el objetivo común de ayudar a la gente a dejar de fumar, cuando eso es lo que han dicho que quieren hacer, podemos conseguir un gran cambio en las tasas de  tabaquismo.

ECD : ¿Cómo ve el futuro de los cigarrillos electrónicos?

LR : Me gustaría que nos alejasemos de una regulación restrictiva, medicalización y juicios moralistas, hacia un verdadero entendimiento de que éstos deben ser productos de consumo de alta calidad, accesibles a todos los que quieran utilizarlos. Las personas que escuchan a los fumadores y vapers, podrían ayudar a hacer de esto una realidad. La gente que ve los ecigs como parte del problema y no parte de la solución a la epidemia de tabaquismo, serán obstáculos para que se haga realidad.

LR más comentarios:   Puedo decir con certeza que si los ecigs fuesen más fácilmente accesibles a las personas con problemas de salud mental, esto tendría el potencial de mejorar significativamente su salud física. Desde hace tiempo se sabe que las personas con problemas de salud mental son más propensos a tener problemas cardíacos y respiratorios,  y el acceso a la reducción del daño que proporcionan los ecigs debe ser un derecho absoluto.

Una vez más, me gustaría dar las gracias a Louise Ross por tomarse su tiempo para responder a estas preguntas. Con suerte, este es un paso en la dirección correcta para los servicios para dejar de fumar en el Reino Unido.

Fuente: ecigarettedirect.co.uk

El Dr. Jacques LeHouezec habla sobre el eCig

Cigarrillo electrónico: Una alternativa ideal al tabaco

JACQUES LE HOUEZEC / PROFESOR HONORARIO DEL CENTRO DE ESTUDIOS DE CONTROL DE TABACO DE LA UNIVERSIDAD DE NOTTINGAM EEUU

Francia prohibirá los cigarrillos electrónicos en lugares públicos

A pesar de la desconfianza de las autoridades sanitarias y los gobiernos, los cigarrillos electrónicos se sitúan, por ahora, como la mejor solución para luchar contra los efectos nocivos del tabaco.

Michael Russell y Murray Jarvik, dos investigadores de la vanguardia de la investigación sobre el abandono del consumo de tabaco en la década de 1970, probablemente habrían acogido con satisfacción el desarrollo del e-cigarrillo o vaporizador personal (VP) de nicotina. Además del hecho de que son de ayuda a los que tratan de dejar de fumar, estos nuevos dispositivos de administración de nicotina podrían ser alternativas sostenibles al cultivo de tabaco y, por tanto, permitir una erradicación casi total del consumo de productos de tabaco.

Prevenir los riesgos de salud

Sabemos desde hace mucho tiempo que la gente fuma por la nicotina, pero mueren debido al humo. De hecho, la gran mayoría de las enfermedades y muertes relacionadas con el tabaco son causadas por la inhalación de partículas de alquitrán y gases tóxicos como el monóxido de carbono. Aunque la terapia de reemplazo de nicotina (TSN) ha ayudado a muchos fumadores a dejar de fumar, el tabaquismo sigue siendo generalizado en muchos países.

La absorción de la nicotina a través de medios sin combustión, como el vapor del ecig, permitiría a millones de fumadores reducir significativamente los riesgos que supone el humo del tabaco para su salud. En Suecia, el uso generalizado de snus – polvo de tabaco húmedo que se consume por vía oral con una menor concentración de nitrosaminas cancerígenas – ha reducido drásticamente la incidencia de cáncer de pulmón, convirtiéndose en uno de los países con las tasas de este tipo de cáncer más bajas del mundo .

Adicción a la nicotina

Los beneficios de una eliminación gradual del consumo de tabaco son evidentes. Por esta razón, las autoridades deben alentar activamente estos dispositivos como una alternativa a los productos del tabaco, aprobada por las autoridades de salud y con beneficios fiscales y apoyo del movimiento anti-tabaco.

Pero ninguna de estas propuestas ha sido llevada a cabo por el momento, en gran parte porque la nicotina se percibe como una sustancia altamente tóxica que es altamente adictiva hasta el punto de que algunos fumadores son reacios a utilizar las mismas TSN o VPs por esta razón. De hecho, la nicotina ha sido el principal objetivo de las campañas contra el tabaco durante más de treinta años.

Pero la nicotina es sólo parcialmente responsable de la dependencia del tabaco. Otras sustancias que se encuentran en el humo del tabaco – incluyendo inhibidores de la monoaminooxidasa, que tienen efectos antidepresivos – refuerzan la adicción al tabaco. Sin embargo, estas sustancias están ausentes en la nicotina vaporizada, debido a lo cual se ha documentado en varios estudios con usuarios de VP que, usada en estos dispositivos, la nicotina es menos adictiva.

Precauciones

De hecho, la nicotina es un alcaloide relativamente inofensivo en las cantidades inhaladas por los vapeadores, con un efecto similar a la cafeína. Además, los usuarios controlan precisamente, calda a calada, la dosis absorbida de nicotina, lo que elimina el riesgo de sobredosis.

La dosis letal de nicotina es en realidad muy superior a los 30-60 miligramos que presuponen numerosas publicaciones científicas.Tras estudiar los informes de casos de envenenamiento e intentos de suicidio por nicotina, el farmacólogo Bernd Mayer llegó a la conclusión de que la dosis letal de nicotina en los seres humanos es de entre 500 mg y 1 g de nicotina, no sólo ingerida sino absorbida.

Y, como uno de los primeros síntomas de envenenamiento son vómitos, el 70 por ciento de la nicotina permanece en el tracto digestivo y se metaboliza por el hígado antes de llegar a otros órganos; esto hace que en realidad no sea fácil absorber tal cantidad de nicotina.

Éxito popular de e-cigarrillo

Siendo los riesgos de salud más bajos que los provocados por el humo del tabaco, el único verdadero obstáculo que se opone al uso de VPs es la elección de los fumadores sobre si vapear o no. Incluso a este nivel, los cigarrillos electrónicos han tenido un éxito considerable con un crecimiento exponencial de su uso en los últimos años.

Mientras que en un mundo ideal, las personas simplemente podrían dejar de fumar y depender de la nicotina, la experiencia demuestra que muchos fumadores no pueden – o no quieren – dejarlo y seguirán fumando, siempre y cuando no exista una alternativa segura y aceptable. Si los fumadores deciden aceptar los VPs como una opción viable, el consumo de tabaco de alto riesgo podría pasar a pertenecer al pasado.

Hasta ahora, los fumadores convertidos en vapers son los primeros en promover la transición a los VPs, compartiendo sus experiencias on line en foros de internet, Facebook y twitter. Ellos son responsables de la difusión de la noticia de que por primera vez en la historia, la gente puede dejar de fumar sin renunciar al placer inducido por la nicotina.

La desconfianza de las autoridades

A su vez, las autoridades sanitarias y los gobiernos han adoptado un enfoque basado en el miedo, tratando de regular rápidamente, o incluso prohibir, los vaporizadores personales. La Directiva de la Unión Europea sobre los productos del tabaco (TPD) y el Organismo regulador británico de las Drogas y Productos Sanitarios (MHRA) planea introducir regulaciones estrictas, en base a las disposiciones de venta de medicamentos; sin embargo, los cigarrillos electrónicos, no son ni productos del tabaco, ni productos médicos. Incluso la Organización Mundial de la Salud ha publicado un informe sobre la grave situación que supone la comercialización y el uso de los inhaladores electrónicos de nicotina.

Esta desconfianza no se basa en la evidencia científica. De hecho, un número creciente de publicaciones científicas muestran que el uso de los VPs es mucho más seguro que fumar tabaco.

“Salvar millones de vidas”

En enero, un grupo de científicos (entre ellos yo) envió una carta a la Comisión Europea, instándole a adoptar una legislación proporcionada y basada en la evidencia, que permita a los usuarios utilizar VPs de manera que el producto y la dosis de nicotina se adapten a sus necesidades.

La carta concluía: “Si están debidamente regulados, los cigarrillos electrónicos tienen el potencial de eliminar los cigarrillos de tabaco y salvar millones de vidas en todo el mundo”. “El exceso de reglamentación, por el contrario, sería sólo para ayudar a mantener los niveles actuales de enfermedad, muerte y los costes sanitarios debidos al consumo de tabaco.”

Russell dijo una vez “no es el tabaco lo que la gente no puede abandonar fácilmente, es la nicotina”. Estaba en lo cierto. Y es el humo del tabaco el que mata, no la nicotina. Por esta razón, el vaporizador personal es una solución ideal. Es hora de que las autoridades sanitarias tomen conciencia.

Jacques Le Houezec / Asesor de salud pública y adicción al tabaco. Profesor Honorario del Centro de Estudios de Control del Tabaco de la Universidad de Nottingham, EEUU.

Articulo original:  http://bit.ly/1HT8RZn